Nacho Artigas
14/07/2017 16:13

Legado del mar (2017) relata la historia de los Iglesias, la familia precursora de flotas en Rawson. En un íntimo encuentro entre sus integrantes y la cámara, los Iglesias cuentan las luchas y los sacrificios que mantienen día a día en mar abierto y en tierra, al enfrentarse al avance corporativo en el puerto. EscribiendoCine charló con su director y guionista, Gastón Klingenfeld, quien debuta en este film documental como realizador.

Legado del mar

(2017)

¿Por qué elegiste documentar la historia de la familia Iglesias?
Los elegí porque, como ellos se hacen llamar, son la gran familia de Rawson. Don Juan Iglesias es el precursor del puerto de Rawson, un hombre de 87 años y hace casi 70 años que vive frente al puerto. Es el personaje ideal para que me cuente las historias. Además, por su forma de ser y sus valores que representan la flota original a Rawson. Es lo que quería utilizar como contrapunto para el desarrollo tecnológico que ocurrió después.

También encontré en Leo Iglesias, el hijo mayor, personaje muy rico, quien lleva hoy todo adelante y que fue un sostén para que pueda contar esta historia a través de su apellido.

¿Cómo llegaste a ellos?
Fui haciendo viajes periódicos al puerto de Rawson, y cada vez conociendo distintos personajes, hasta que en un momento me dijeron que tenía que ir a hablar con Juan Iglesias porque era el precursor del puerto y me iba a llenar de anécdotas. En otro viaje posterior, conocí a Leo, el hijo. Fue un casting de forma natural, y por insistencia mía, tratando de encontrar una familia que represente y tenga los valores que quería contar a través de la película.

Ellos me abrieron la puerta de su casa, me invitaron a navegar con ellos. Todos nos sentimos parte de la familia, así nos hicieron vivirlo. Fue muy cómodo estar con ellos todo ese tiempo.

¿Cómo caracterizarías la relación de los pescadores y sus familias con el mar? ¿Qué significa el mar para ellos?
Los marineros y gente del puerto tienen al mar como un ámbito completamente naturalizado ya que desde muy chicos juegan en los barcos y salen a navegar. Las mujeres sí tienen más temor del mar porque ven cómo sus esposos, hijos y familiares se embarcan para conseguir recursos y podrían no volver. Estamos hablando del mar de la Patagonia, en donde es muy posible generar un principio de hipotermia en pocos minutos.

El mar es un territorio en el que ellos van a buscar el sustento y no es un ámbito de disfrute, en mi percepción, como podría pasar cuando uno hace turismo o deporte. Es su medio para pescar langostinos.

¿Cuál es para vos el legado del mar?
El legado que me dejó a mí fue haber convivido con la familia Iglesias y ver cómo ellos mantienen firmes los valores éticos y morales de generación en generación. La convivencia me hizo ver cómo defienden esos valores con armas ante el avance industrial de corporaciones.

¿Qué te dejó esta experiencia a nivel personal y profesional?
Pude saciar mi curiosidad, mi primer interés en conocer estas historias. Soy muy curioso y pude embarcarme en un barco pesquero es una experiencia increíble, ver el sacrifico que es, es increíble. Uno es consciente de lo que cuesta conseguir y tener un pedazo de pescado en la meza.

Es muy lindo ver cómo la familia sostiene su moral a pesar del avance corporativo. Valoro su firmeza y pienso un poco de la misma manera que ellos.

El rodaje fue muy físico e intenso. Embarcarse exige mucho sacrificio, uno sale a las 4 AM y retorna a las 10PM, y el barco se mueve mucho y genera mareos cuando uno no está acostumbrado, encima uno está ocupado en filmar, eso genera mucho estrés. Además, debíamos ir con un equipo técnico reducido. Pero esa experiencia fue totalmente enriquecedora.

¿Qué expectativas tenés para el film?
La película inició su emisión publica en el mes de marzo. La estrenamos en Rawson e hicimos un recorrido de cines en la Patagonia, desde Tierra del Fuego hasta Río Negro. Un montón de localidades que sentimos que eran prioridad a la hora de exhibir la película por cuestiones de afinidad y pertenencia con la historia. Luego estrenamos en Gaumon para exhibirla con la gente que participó en Buenos Aires en el montaje. Estuvimos en el Museo del Mar para exhibirla en a fines de junio. Ahora nos enfocamos en la plataforma OnDemand porque está muy pedida.

Comentarios