Matías E. González
08/06/2017 12:18

EscribiendoCine dialogó con Lucas Distéfano, director de Crimen de las Salinas (2016), documental que retrata, a través de diferentes puntos de vista, el crimen que conmovió San José de las Salinas, donde una mujer de 33 años, con la ayuda de su hermano, asesinó a su marido de 77 años. “No me interesa hacer un documental de un registro periodístico”, sostiene el cineasta.

Crimen de las Salinas

(2016)

Crimen de las Salinas (2016) es un documental que relata el asesinato de Ramón Cáceres con una estructura de rompecabezas, en la que pieza a pieza permiten ahondar el caso ¿cómo conociste la historia del crimen? ¿qué viste en ella para llevarla a la pantalla grande?
La conocí a través de una noticia en el diario en el 2010. Lo que vi es el desenlace trágico de una pasión: la de Ramón Cáceres. La necesidad de un hombre de 80 años de acostarse con una mujer. El impulso vital. La necesidad de una mujer de 33 años por sobrevivir a través de una miserable jubilación. Una historia de necesidades con el fondo del Salar.

El film no se centra únicamente en el asesinato y sus momentos previos sino también en la vida cotidiana de los habitantes de San José de las Salinas ¿a qué se debió esta decisión de contar más allá de los hechos puntuales del crimen
El crimen en sí es la anécdota para involucrarme en otras cosas. Es tratar de descubrir ese crimen a través de otros puntos de vista: a través de las necesidades de los habitantes del pueblo. No de las víctimas, sino de los que observaron. Así, pude ver que la historia de Ramón Cáceres se repite con otros habitantes. Es común que mujeres jóvenes se casen con hombres mayores para cobrar su jubilación. Acaso tratar de intuir también cuales son los verdaderos valores que promovieron ese crimen.

El documental se enmarca en los paisajes de las salineras, con un cuidado trabajo de fotografía ¿qué criterios utilizaste para las decisiones estéticas de la película?
No me interesa hacer un documental de un registro periodístico. Creo que los travelings del salar me gustan como para decir cual es la influencia del paisaje con sus habitantes. Creo que cada plano es único, preciso. Me gusta que la fotografía de la idea de un fuera de campo más importante que lo que se está hablando. El juego entre esas dos partes. Lo que se dice se relaciona con el afuera. Dar el tiempo para pensar de lo que se está hablando.

La historia se construye a partir de los testimonios de habitantes del lugar como Bety, Antonio y Rafael, además del abogado de la causa ¿cómo contactaste y te involucraste con cada uno de ellos?
A través de las visitas que hice a San José de las Salinas y a las cárceles de Bouwer y Cruz del Eje, les expliqué claramente lo que quería. No venía a juzgar a nadie por los hechos. Quería conocer sus opiniones y sus puntos de vista. Esperando, conociendo, realizando entrevistas: viendo, para después armar ese rompecabezas.

¿Cuáles son tus expectativas? ¿Por qué los espectadores deberían ver el film?
Porque es una película muy cuidada y trabajada tanto en los planos como en el contenido. Porque es una película hecha con mucho trabajo. Tanto en la parte estética como en el contenido. Es una película franca, abierta, que interroga sobre este caso, que no establece complicidades afectivas con los involucrados. Una película de supuestos, donde observamos con naturalidad la realidad cotidiana, la realidad que precisamente hizo desencadenar un crimen. Quisiera que vayan a verla no pensando quién es el culpable, sino viendo los supuestos que desencadenaron ese crimen.

Quizás mi expectativa es el interés de mostrar una película en un lugar distinto al hecho donde ocurrió. Como me pasó en el Festival de Málaga: cómo se involucra el espectador ante un hecho de otra geografía. Ser capaces de percibir algo más del hecho narrado en sí. El crimen en sí, si bien es importante, y de hecho se cuenta al comenzar la película, no es lo esencial.

En cuanto a tu futuro en la industria cinematográfica ¿Estás trabajando en algún otro proyecto cinematográfico actualmente o tenes alguna idea desarrollada en mente?
Sí, estoy trabajando en un proyecto que se desarrolla en el Impenetrable chaqueño sobre la vejez en el campo y las curas de sanación a través de una pareja de ancianos que visitan a curanderos. Esto, entremezclado con la evangelización que es sometida la población wichi, buscando relacionar los dos mundos: el de las fe, o creencias sobrenaturales y el desarraigo de las mitologías wichis frente al auge de la evangelización.

Comentarios