Matías E. González
31/05/2017 14:39

EscribiendoCine dialogó con Lorena Yenni, directora de BirriLata, una vuelta en tren (2015), documental que plantea un viaje, de tantos posibles que transcurren en el tiempo, atravesando un diálogo entre George Méliès y Fernando Birri acerca de los sueños. “La idea nunca fue hacer una biografía sobre Fernando Birri, nos interesó su legado”, sostiene la cineasta.

BirriLata, una vuelta en tren

(2015)

La afirmación “el cine tiene la capacidad de atrapar los sueños” del ilusionista y cineasta George Méliès, y el interrogante “¿cuáles son los sueños que aún no hemos soñado?” del poeta y cineasta Fernando Birri son los disparadores del documental ¿cómo surge la idea de la película?
El diálogo entre George Méliès y Birri surgió en la etapa donde el documental se vuelve a guionar, en la edición. No estaba planteada desde el comienzo. Es una de las etapas más fascinantes de la realización documental. Uno arranca con una premisa pero debe ir a filmar, sin perder el norte, con una plasticidad particular y dejarse llevar por la realidad para hacer frente al objeto a narrar.

La idea del documental surge como resultado de una búsqueda de una idea mayor, de hacer un documental por cada realizador de cine argentino que teníamos a mano, y de los latinoamericanos que habían sido parte del Nuevo Cine Latinoamericano, ¡algo gigante!. En esa búsqueda nos enteramos de que Fernando Birri volvía a Santa Fe para hacer, según él, su último film. Y para ello volvía a su ciudad natal, y juntaba a realizadores de las dos escuelas que él había sido parte responsable de su fundación, la escuela de Santa Fe y la de San Antonio de los Baños. Entonces de ese primer sueño gigante pusimos los pies en la tierra y nos fuimos a filmar a Fernando Birri filmando. Su planteo de producción nos cantó el hilo conductor del film, volvía al método film escuela, método qua había planteado con el Tire Die (1960) y Los Inundados (1961), volvía a su ciudad natal juntando las dos escuelas. (El director de fotografía fue Raúl Perez Ureta, un cubano con el que ya habían trabajado juntos, Docente de la escuela de allá. También el film se post produjo en Cuba). No había mucho más que pensar. Cargamos equipos y nos fuimos a filmar un rodaje.

En el documental se desarrolla la trayectoria del cineasta Birri ¿cómo se generó el contacto con él? ¿en base a qué criterios definiste en qué aspectos de su vida centrarte?
Conseguimos su correo un año antes de que comience el rodaje (aún hoy a sus 93 años, tiene un fluido contacto por mail). Le escribimos y enseguida nos apoyó, a medida que se acercaba la fecha íbamos intercambiando correos. Le gustó la idea de que todo eso quede registrado y con eso hacer una película. Durante el montaje le enviamos algunas versiones para que de su opinión.

La idea nunca fue hacer una biografía. A todo el equipo (somos documentalista de DOCA) nos interesó siempre su legado, y fuimos descubriendo que no solo es cinematográfico. Un ejemplo es que cuando llegamos a Santa Fe para filmarlo a él filmando vimos como gran parte de la comunidad artística que vincula al arte en su función social, estaba involucrada en el film. Allí, conocimos a los integrantes del Centro social y Cultural El Birri. En los años 90 Birri intenta armar una Fundación que, como tantas veces le pasó, no consiguió apoyo económico y se fue. La comisión cultural quedó y siguieron sosteniendo esa idea. Todo eso está anclado en una estación del tren abandonada, la estación de donde salía el tren del Tire Die. El legado entonces se ampliaba muchísimo, no solo es cinematográfico. Ese centro cultural hoy trabaja con los niños de los barrios del Tire Die, les enseñan a construir instrumentos musicales y arman los carnavales. Entonces focalizar cada vez más en los legados que en la biografía era muy importante. En Cuba nos pasó algo parecido. Fue una de las cosas más difíciles, quedó afuera muchísimo material. Como para hacer dos películas más.

BirriLata, una vuelta en tren es tu ópera prima ¿cuáles fueron los mayores desafíos que debiste afrontar para su desarrollo? ¿y cuáles son los principales aprendizajes que te dejó?
Los desafíos se plantearon en cada una de las etapas. El de ahora es convencer a los espectadores que es un film sobre cine latinoamericano, y que no es aburrido.

Primero que nada el diseño de producción. Es mi ópera prima pero algo de experiencia en producción tenia. Lo importante era una especie de tetrix de optimización de los recursos. Tampoco contábamos con equipo, entonces si debíamos alquilar por mucho tiempo (en La Habana filmamos por 20 días) mejor era comprar, para luego de la etapa de rodaje venderlo y con ello hacer la post. Y luego conseguir la mayor cantidad posible de apoyos para ahorrar gastos. Eso era más real que conseguir que alguien ponga plata. Así la escuela de San Antonio de los Baños, por ejemplo, nos facilitó alojamiento y comida y el material de archivo. Varios realizadores (los que son parte de la corriente conocida como Nuevo Cine Latinoamericano), cedieron fragmentos de sus films.

El aprendizaje que me dejó….es tanto, que no encuentro las palabras.

El film cuenta con una gran variedad de testimonios que permiten ir construyendo la historia ¿cómo fuiste seleccionando a quienes dieron su voz en el documental?
Como te decía quedó muchísimo afuera., entonces nos focalizamos en los que pasaron por la escuela de Santa fe, de una u otra manera y en los que formaron la de San Antonio de los Baños y que hoy siguen siendo parte del presente de este cine.

En referencia a los tiempos, ¿cuánto de producción, desarrollo y post producción llevó el documental?
Los tiempos de esta película son muy largos, por esto de no contar con dinero suficiente. El tema es demasiado grande y el monto que entrega la Vía Digital Documental del INCAA es muy pequeño.

Arrancamos en el 2011 la producción y entregamos el film terminado en octubre del 2015 al Festival de Cine de Mar del Plata que fue la primera proyección. Hubo muchas pausas en todas las etapas, y esperas que supimos poner a nuestro favor. Por ejemplo cuando viajamos a Cuba la escuela de cine cumplía 25 años y es por ello que nos encontramos a todos reunidos en un momento determinado en un mismo lugar.

La película ya estuvo presente tanto en festivales nacionales como internacionales, y debutó comercialmente en la ciudad de Santa Fe ¿cuáles son tus expectativas para el estreno en Buenos Aires? ¿qué mensaje buscas transmitir a los espectadores?
El estreno mundial comercial fue en noviembre del año pasado en la ciudad de Santa Fe, donde había arrancado literalmente la historia del film y que contó con la infinita colaboración de toda una ciudad orgullosa de su historia, ahí se cerraba el círculo. Ahora en el estreno en Buenos Aires, por supuesto que la expectativa es que lo vea la mayor cantidad de gente posible, con la certeza de que la película es una introducción de cómo nace este tipo de cine, que función cumple como expresión artística y por los momento complejísimos de debió atravesar, hasta un punto tal que parecía extinto. Hoy se estrena en un contexto político en que los realizadores estamos en asamblea permanente en defensa de nuestro cine y le da una urgencia mayor, ya que el film trae esa problemática al presente y plantea, un increpe desde el mismísimo Fernando Birri que nos pasa la posta.

En cuanto a tu futuro en la industria cinematográfica ¿estás trabajando en algún otro proyecto actualmente o tenes alguna otra idea desarrollada en mente?
Actualmente estoy colaborando con documentales de otros y como proyecto personal tengo una ficción escrita, pero no puedo evitarlo, está basada en hechos reales. Recién la terminé de escribir.

Comentarios