Adrián Monserrat
23/05/2017 14:11

En el marco del estreno de Madraza (2016), Hernán Aguilar, su director y guionista, nos cuenta todo sobre la película, donde una ama de casa se convierte en sicaria. Su producción, sus sensaciones y sus influencias, entre otras cosas, nos presenta el panorama para disfrutar de uno de los estrenos de la semana. “Estaría bueno generar que cada uno se replantee su vida y piense en que cosas podría cambiar”, afirma sobre el propósito del film en una entrevista exclusiva con EscribiendoCine.

Madraza

(2016)

A horas del estreno de Madraza, ¿Cómo estás viviendo este momento, Hernán?
Estoy muy bien y tranquilo. Tranquilo por como se recibió al film en el 31 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Ese evento nos disparó sensaciones increíbles, lo cual nos dejó el sabor de que la película le gustó a la gente. Ahora el reto es el estreno comercial, por lo que apostamos mucho a la difusión boca a boca. La distribución en el país la realiza Disney, un hecho histórico para productos argentinos.

Loren Acuña se destaca en la película en su rol de Matilde, la madraza, ¿Cómo diste con ella?
Concurrí a un seminario de actuación en la escuela de Eliseo Subiela y ahí conocí a Loren. Pasó un tiempo y luego coincidimos en una muestra de pintura. Apenas la vi dije: “Es mi madraza”. No tenía dudas. Loren tiene la mezcla exacta de lo que pretendo: una mirada inocente pero que a la vez puede esconder algo.

Los actores que completan el reparto son de gran calidad, ¿Cómo fue trabajar con ellos?
Al ser un operaprimista lo único que podía tener para convocar a un reparto estelar era el guion. Me gusta dirigir actores. A todos les gustó el guion y se coparon. Sofía Gala Castiglione hizo la prueba y me convenció. El personaje es casi ella, iba perfecto. Es suelta, dice lo que piensa y le aporta mucho humor a la película. Gustavo Garzón tiene esa manera de actuar sutil que me encanta, es uno de los mejores actores que conozco. Osmar Núñez es un gigante de la actuación, su personaje no es nada fácil y es increíble como lo hace. Chunchuna Villafañe tiene humor, luz e inteligencia. Le va perfecto el personaje y es muy graciosa. También está Mónica Ayos, quien se vino desde México por un papel y eso demuestra su profesionalismo. Todos los personajes están bien. Yo me ocupe de los castings para que los actores elegidos sean los mejores para esos roles.

Indicaste que te gusta dirigir actores, ¿Te destacas por encima de todo como un director de actores?
Uno trata de estar preparado y de capacitarse día a día. Voy a clases de teatro para estar en contacto con actores. Trato de seguir entrenando ya que podes pasar tiempo sin filmar. Puede ser que sea un director de actores pero tengo mi fuerte en guion y en el hecho de contar historias. Me gusta contar historias. En Madraza no pude lucirme del todo en lo estético pero descansé en el guion y lo importante de contar bien la historia.

¿Cuáles son tus principales influencias como director?
Tanto Wong Kar Wai como Jean-Pierre Jeunet me gustan mucho, al igual que David Fincher. Tony Scott me gustaba como dirigía. Tenía toda una estética que me encantaba. Quien me parece un maestro contando historias es Lars von Trier. Para mi se relaciona con Madraza ya que él se mete en la oscuridad humana, tal como lo que busqué al desarrollar un personaje con un costado sombrío.

Madraza realiza una crítica a la sociedad, ¿Buscaste ambientarlo en la actualidad del país?
Hay un poco de hacer catarsis de mi parte y descargar la impotencia que sentimos. Lo que sucede en las ciudades grandes es la acumulación. Te roban, te cortan la luz y te suceden más cosas. Ante todo esto estás solo, tal como le pasa a Matilde en el film. No busqué hacer una película de queja social. Traté de hacer una película lo más real posible y para mí la realidad tienen todas estas cosas: inseguridad, agresión física, corrupción. Está bueno mostrar que la acumulación puede hacerte estallar. Por suerte, que yo sepa, por ahora no hay ninguna asesina a sueldo en Argentina, ja ja.

¿Cuánto tiempo pasó desde que se gestó el guión hasta que pudiste terminar la filmación de la película? ¿Mutó sustancialmente el mismo?
Transcurrieron cinco años. Por suerte conté todo lo que quería contar y todas las escenas que filmé están en la película. Desde que concebí la idea y escribí el primer guion no cambió mucho. Respeté lo que quería contar originalmente.

Con respecto al título del film, ¿Por qué el nombre de Madraza?
La película es sobre una ama de casa que se transforma en asesina a sueldo. Matilde es como una madre para Vanina, el personaje de Sofía Gala Castiglione. Trabajo mucho cada personaje y se ideó que se hayan conocido en un comedor denominado "Las Madrazas". Por ahí vino la mano. Todo cerró para que ese sea el nombre.

Estás enfocado en esta película actualmente pero pensando en el futuro, ¿Tenés algunos proyectos en mente?
Si, tengo varios proyectos. Madraza no es mi primer guion. Por el momento preferí esperar y dedicarme de lleno a esta película. Es distinto encarar un proyecto sin haber estrenado una película que encararlo con un film que pasó por las salas. Es muy difícil producir y dirigir. Me parece mejor esperar un poco, ver que sucede con Madraza, la cual le tengo mucha fe, y desarrollar nuevos proyectos desde otro lugar, más enfocado en dirigir y escribir y no tanto en la producción.

¿Cómo ves la televisión? ¿Te gustaría realizar un proyecto para ese formato?
Me gusta mucho la televisión. Quizás no haría una tira diaria pero el formato de series de una hora, que por ejemplo está en Estados Unidos, es el que me gusta. Ese tipo de series me encanta. No es tan alejado ya que de a poco se está haciendo acá. Hacer esos tipos de proyectos me entusiasma. Prefiero hacer cine y este tipo de series que para mi es casi cine por la estructura de guión y lo tan cinematográficas que son.

Para concluir, ¿Qué sensación te gustaría dejarle a la gente luego de que vean tu película?
La verdad que un montón de sensaciones. Se me cumplió el sueño en Mar del Plata donde la gente salía muy contenta y me agradecía. Ese sentimiento está bueno. La película trata muchos temas y dispara varias conversaciones. El hecho de la opresión de la mujer, elegir buscar la felicidad de la manera en la que puedas, entre otros. Estaría bueno generar que cada uno se replantee su vida y piense en que cosas podría cambiar. Me parece que eso estaría bueno. Al cine hay que ir, disfrutar y salir fresco.

Tal como el slogan, “Nunca es tarde para cambiar de oficio”, ¿no?
Nunca es tarde para cambiar cosas que uno ve que no están bien en tu vida. Sería genial que la película pueda ayudar a alguien a hacer esos cambios.

Comentarios