Matías E. González
09/05/2017 14:30

La segunda película de Daniel Hendler como director, El candidato (2016), gira en torno a Martín Marchand (Diego de Paula), definido por su campaña política como un líder carismático, brillante y comprometido. Martín es un candidato que junto con su equipo de asesores y creativos intentarán a lo largo de largas e intensas jornadas de trabajo diseñar su perfil, aunque ciertos individuos intenten dinamitar sus aspiraciones y fantasías. “Ser actor y director sirve para querer más a los actores, para valorar su entrega y generosidad cuando confían y saltan a la pileta”, sostuvo el cineasta en una charla exclusiva con EscribiendoCine.

El candidato

(2016)

El candidato narra las acciones que transcurren durante las jornadas de trabajo entre un exitoso empresario que busca lanzarse como candidato político y su amplio equipo de asistentes y asesores, entre otros ¿cómo surgió la idea?
Bueno, ya no me acuerdo bien cómo surgió, pero tuvo que ver con el terror que me provoca el mundo de las operaciones mediáticas alrededor de las campañas políticas. También formó parte de la idea inicial mi deseo de trabajar con Diego de Paula y Matías Singer en roles que los espejara o los enfrentara como antagonistas.

En primera instancia puede interpretarse que El candidato apela solo al humor, pero con el correr de las escenas, también se presentan situaciones que resultan tensas y preocupantes ¿en qué género catalogarías el film y por qué buscaste contarlo de dicha manera?
Creo que se mezclan varios géneros. Comedia negra, thriller político, o comedia trágica de espionaje local…. No sé si busqué contarlo así; lo fui encontrando en el camino. Siempre hubo humor en la propuesta, pero lo que había en el fondo, como decís, me resultaba preocupante o perturbador.

La película aborda la universalidad de la figura del político, ya que las características de Martin Marchand pueden trasladarse a varios sujetos reales que ejercen la política ¿en qué elementos te basaste para construir a Martin?
En esos elementos universales a los que hacés referencia, se repite un modelo de empresario que llega a la política disfrazado de emprendedor, casi de filántropo, como alguien desinteresado en la política o en obtener beneficios de la misma, que quiere mejorar la vida de la gente simplemente porque es capaz de hacerlo. Luego descubrimos que no era así, notamos que en realidad tenían otras intenciones, pero igual nos cuesta creerlo porque la imagen de esos líderes se mantiene siempre bastante cuidada y desdibujada por los medios de comunicación.

En el film expones la actuación del candidato durante su campaña, “preso” del marketing político. A partir de tu experiencia como actor, ¿qué cosas te sorprenden de las campañas?
Me parece buena tu definición, enfocada en la falta de libertad del candidato Martín. De las campañas me sorprende todo, pero me altera cuando un candidato interpreta bien su personaje, cuando “entra” en el personaje; aquello de que a los actores se nos pega el personaje por un tiempo y nos cuesta desprendernos de él, le sucede a algunos políticos, con la diferencia de que los políticos hacen varios personajes al mismo tiempo, porque los resultados de las encuestas les van disparando nuevas escenas a representar.

Este es tu segundo largometraje como director ¿qué cuestiones consideras que aprendiste de la primera experiencia y que te sirvieron para aplicar en este nuevo film?
Aprendí muchas cosas, no podría resumirlas, tampoco concientizarlas. Pero si tuviera que decir algo, diría que una vez más constaté que lo principal es rodearse de gente con buenos valores, que además suelen ser los más talentosos.

Si bien en esta película sos el director, tenes un largo camino recorrido como actor ¿qué beneficios (y si hay contras) tiene el haber pasado previamente por la actuación, es decir, algo que solo puede aportar en la dirección alguien que haya desempeñado previamente personajes delante de cámara?
No sé. Creo que ser actor y director sirve para querer más a los actores, para valorar la entrega y generosidad cuando confían y saltan a la pileta. Y, quizás, para saber acompañar su proceso y estar atento a las posibles dificultades que surjan en el camino. Pero igual no tenemos garantía de nada.

Cuando te sentás en la butaca de cine y ves tu propio producto terminado ¿cuáles son las primeras sensaciones que te surgen?
Paso por muchas butacas y voy viendo la película muchísimas veces antes de sentarme en la sala con la película terminada, así que esa sensación de verla de repente lista, no la tengo; la voy procesando de a poco. Lo que sí cambia mucho es la percepción de verla con público. Eso me resulta muy emocionante, bah, me conmueve cuando siento que el público atraviesa la experiencia y se apropia de la propuesta. Y, cuando siento risas, me contagio y me río como uno más, porque me ayuda a volver a conectar con la gracia que me causa.

El candidato es la primera película uruguaya que contiene subtítulos y lenguaje de señas para personas sordas, además de auto descripción para no videntes ¿cómo surgió esta posibilidad de accesibilidad audiovisual?
Fue una propuesta de la Intendencia Municipal de Montevideo en conjunto con el Ministerio de Educación y Cultura del Uruguay, como un paso para entender lo necesaria que es la accesibilidad a la cultura, que es un bien básico, y cuando el estado es socio en la producción de películas debe garantizar su accesibilidad más allá de las reglas del mercado, que en general no son muy amigas de la cultura.

La película ya participó en festivales como el de San Sebastián y Miami, en el cual fue premiada. Luego del BAFICI llega a su estreno comercial en salas ¿cuáles son tus expectativas?
Trato de no hacerme expectativas concretas, pero el paso por esos festivales me hizo confiar en que la película genera complicidad con diferentes públicos.

Respecto a tu futuro en la industria cinematográfica ¿estás trabajando en algún otro proyecto actualmente o tenes alguna idea desarrollada en mente?
Estoy terminando la post-producción de una serie web que dirigí y actué, que se llama La División y se emitirá en el canal UN3.TV a partir de junio. Es ciencia ficción local, y actual. También voy a empezar los ensayos de El Inestimable Hermano, obra de Heidi Steinhardt que se estrenará en septiembre en el Espacio Callejón.

Comentarios