Rolando Gallego
29/03/2017 11:24

Tras Naturaleza muerta (2013) el realizador Gabriel Grieco avanza en el cine de género con Hipersomnia (2016) una película que se destaca por su cuidada producción y propuesta, un film de género pero que busca ir más allá incorporando temáticas de urgencia como lo es la trata de mujeres. "Esto es género, no es una película social, pero me gusta sumar un granito de arena sobre ciertos temas", dice en una charla exclusica con EscribiendoCine.

Hipersomnia

(2016)

¿Qué te atrae del cine de género?
Todo, nada en particular, me gusta cuando al género se le puede encontrar algo más complejo, una vuelta de tuerca más, o cuando se fusionan varios géneros en él. En algún punto una experiencia traumática de la infancia, yo de chico tuve un accidente y mi psicólogo me dijo que iba a hacer historias siniestras, igual se fue dando, no es que lo busqué, tengo ganas de hacer una comedia musical, trabajo con la música, pero siento que me apasiona trabajar con atmósferas siniestras y oscuras.

Además vos encarnas los miedos en figuras particulares en tus películas, ¿cómo surgen?
De estar empapado en el género, muchas referencias están en el inconsciente, en esta película hay varias, por ejemplo en la secuencia de los bichos, recuerdo haber visto El Coleccionista y querer mostrar más que ahí, además de otras referencias que hay a cine negro no sólo de género. Hay cosas que surgen natural, sin mucha referencia clara, sino cosas que salen, me imagino que en la música debe ser lo mismo y hay cosas que están en el inconsciente y que uno las adapta. Muchos ahora me decían que esta película tiene cosas de Sucker Punch, pero yo no la ví, o tal vez el cine de Darío Argento, pero esto es un trabajo grupal y capaz que varios trajeron propuestas, y por suerte también trabajé muy bien con el equipo, con química, es fundamental eso porque te lleva a un buen camino.

Decías que el género también te sirve para sumar temáticas, ¿por qué?
Esto es género, no es una película social, pero me gusta sumar un granito de arena sobre ciertos temas, hablar de algo, el género es el puntapié perfecto para estas temáticas porque te abre ciertas propuestas, climas, atmósferas, y acá encima los monstruos no son del 1700, son actuales, reales, y en algún punto sirve el género para contar esto y producir tantas sensaciones.

¿Fue complejo trabajar con tanta gente y con energía tan dispar?
A nivel producción fue complicado para poder combinar las agendas de todos, no pude ensayar como me hubiese gustado, hablamos, pero no ensayamos, hicimos todo en cinco semanas, y es complejo, para Fabián Forte, el asistente de producción, fue complicado hacer el plan de rodaje, pero el oficio ayudó mucho. El casting fue buscado, y acá todo parte de una historia que quería aportar algo más, como el abuso de poder, la trata de personas.

Es una película actual
Sí, con temas a flor de piel como la violencia de género, y uno está movilizado, pero quiere narrarlo igual desde el género. Pienso en La Vida es Bella, criticadísima por el humor que usa para hablar del holocausto nazi.

Y acá vos acercás además a nuevas generaciones o millenials a la problemática…
Sí, y ojalá que uno pueda hacer algo más, como hacer pensar y por eso utilicé un casting aspiracional, y parte del target de la película será adolescente o joven, que creció viendo Teen Angels, por ejemplo. Es un riesgo, sé que a algunos les gustará y a otros no. Para mí la obra es para la gente pero también tenés que ver qué querés generar. A las actrices las viste en productos ideales, de Disney y Cris Morena, con vidas cuasi perfectas e ideales y sacarlos de eso, que sus seguidores no se esperan, y chocar así, es la manera de generar algo. Quise mostrarlo con crudeza para que el espectador se sorprenda con esas chicas cambiadas de paradigma y esa es la idea para generar reflexión. Es un riesgo y siempre esta bueno arriesgar, tirarse a la pileta.

¿Por qué crees que la gente apoya al género?
Porque para mí hay un proceso de cambio, más viniendo de la industria para ayudarnos, y creo que no hay tanto. A la gente le gusta el género, y todo se precipitó en tres años. Igual venimos desde el 2000 hablando de este tipo de películas.

¿Cómo sigue la película por festivales?
Estuvo en el 31 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, vamos a ir ahora al 70 Festival de Cannes, ganó en la India algunos premios, vienen varios lugares. Me voy a Cannes al Blood Window, la van a pasar en una de las galas. Hay interés por lo que se está haciendo con el género, no solo por el INCAA, sino desde afuera principalmente por su mirada autóctona.

Comentarios