Rolando Gallego
03/01/2017 13:41

Terror 5 (2016) es el debut en el largo de los hermanos Sebastián y Federico Rotstein, quienes buscan con varias historias entrelazadas hablar de un estado de violencia latente que arrastra a todos hacia el apocalipsis. Protagonizada por Rafael Ferro, Nai Awada, Walter Cornás y Gastón Cocchiarale, entre otros, el film fue estrenado en el 31 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y esta semana finalmente llega a los cines argentinos. “Terminás la película y todo el tiempo estás peleando con la película",, afirman en una entrevista exclusiva con EscribiendoCine.

Terror 5

(2016)

¿Cómo viven la expectativa generada alrededor del film?
Federico Rotstein: La expectativa es como echarle gasolina al fuego de los nervios. Eso está bueno igual, como que se planteó bien la película, cómo armamos la estrategia de comunicación, tirando de a poco todo, un tráiler, por ejemplo, generando la expectativa para el estreno.

Sebastian Rotstein: Estrenamos en el 31 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, el contexto fue bueno, fue muy favorable, nos acompañó el elenco, el equipo técnico, mucha gente, y en el Festival no vi tanta gente acompañando un film, lo que tienen los festivales es un universo que sólo existe allí.

¿De qué manera surgieron las historias de Terror 5?
Sebastian Rotstein: Es un proyecto viejo de hace diez años que involucraba a varios directores, siete historias diferentes, luego no prosperó, y devino en esto, pero las historias en sí estaban ya, aunque tengo difuso el origen, algunas como la del Congreso de los no muertos surgió cuando acababa de ver Homecoming (2005) de Joe Dante, y el guion de 105 surgió cuando iba al estreno en el Abasto de Filmatron (2007). Después el paso siguiente fue ordenar las historias para que cada una tuviera una relación, en principio estaban escritas para otros directores y hubo que repensarlas con su momento de revolución, conceptualmente buscábamos el punto hasta donde todo iba a estallar y los motivos, por ignorancia, desidia, y los personajes.

Muchos hablan de la Relatos salvajes (2014) de género, ¿qué opinan de esto?
Sebastian Rotstein: Es un honor, ojalá nos vaya el 10 por ciento de lo que le fue.

¿Cómo es trabajar de a dos?
Federico Rotstein: Muy natural, y para mi tiene que ver, que además que hablamos todo el tiempo de cine, el cine se hace de a dos, nunca estás solo, siempre trabajás con otro, dialogando y colaborando con alguien.

Sebastian Rotstein: Nunca lo hacés solo, es cierto, hay una confusión sobre la soledad del director, siempre hay vínculos.

¿Ayudó que se conocían?
Federico Rotstein: Si, sino no podés, es un vínculo estrecho dirigir de a dos, no se puede hacer con cualquier persona.

Siendo hermanos, ¿alguna vez pensaron o quisieron largar todo porque no soportaban más al otro?
Federico Rotstein: No, tenés algún momento que pensas diferente o tenés otra postura y en el calor del rodaje la discusión se pone caldeada.

Sebastian Rotstein: Pero no es diferente a otra discusión que tengamos.

Federico Rotstein: Hay cosas que no te ponés de acuerdo, es imposible ponerte de acuerdo en todo.

¿Cómo dividieron tareas?
Federico Rotstein: Quizás él con los actores y yo con la técnica, pero las decisiones las pensás antes, hay cosas que pensás fuerte antes del rodaje, y la charla la tenés que tener, que eso retoma lo que decía sobre que siempre se dirige de a dos, por eso no es tan raro.

¿Cómo seleccionaron a los actores? ¿Fue difícil encontrar a los intérpretes que querían?
Sebastian Rotstein: Hay de todo, tenemos gente con la que queríamos trabajar, otros que salieron de casting, otros históricos como Walter Cornás, de hecho el personaje que interpreta siempre estuvo escrito para él, siempre iba llamarse Gene, pensamos en que nunca íbamos a buscar una figura. Sí queríamos como Scream (1996) actores generacionales de veinte y pico para que hagan otra cosa.

Veo que citan muchas otras películas, ¿repasaron clásicos antes de rodar?
Sebastian Rotstein: Creo que vimos todo, me gustan las películas que me gustan y creo que quizás no veo lo que me gustan, como por ejemplo El señor de los anillos (Lord of the Rings, 2001), amo a Brian De Palma, es el cine que me gustaría hacer, con un lenguaje único, que piensa la forma y que siguen siendo emocionalmente cerebrales. Veo Doble de Cuerpo (Body Double, 1984) y para mí es una comedia también, veo todo menos la saga de los anillos.

Federico Rotstein: Un poco lo que te decía Seba, no soy fanático del género de terror, me gusta, pero no es mi preferido, por eso te decía que más allá del género esta película necesitaba otra cosa, no está primero el terror antes que otra cosa.

Sebastian Rotstein: El título lo asocia, pero va más allá del cine de “terror”, por ejemplo Amateur (2015) podría entrar en el género, pero es algo engañoso, entiendo al género de terror más como El exorcista (The Exorcist, 1973) o más de la persona, el terror es el que está sentado y no sabes que piensa, ese monstruo es el que me gusta, el corto del estacionamiento viene por ahí en referencia a Liebre 105). Hay algo de una búsqueda para que en la película entiendas qué pasa con la gente.

¿Cuál fue la escena más complicada de rodar?
Federico Rotstein: Lejos la del Congreso, un equipo pequeño con mucha gente, como 70 personas, entre actores y técnicos, pero también la escena del telo, porque pensando que iba a ser fácil, los actores estaban desnudos todo el tiempo, mover al equipo, las cámaras en un espacio tan reducido era un lío.

Sebastian Rotstein: También la de los autos, que la hicimos en el Puente Irigoyen, con escenas entre tren y tren, y también otras escenas que técnicamente eran complejos.

¿Qué piensan del boom del cine de género?
Federico Rotstein: Es bueno,  pero no hicimos una película porque había auge, por alguna razón pensamos este film como primero y hay viento de cola y buena predisposición para que se hagan este tipo de películas un poco más profesionalmente y tal vez lo aprovechamos, pero sin quererlo.

¿Cómo ven la distribución y exhibición actual del cine argentino?
Federico Rotstein: Salvo las de Ricardo Darín, las películas argentinas necesitan el boca a boca, funcionan si están un tiempo, el público argentino lo necesita, tal vez no va esta semana pero va la otra, necesitamos que las películas perduren en las salas.

¿Qué expectativas tienen ante el estreno?
Federico Rotstein: Que la gente la disfrute básicamente.

Sebastian Rotstein: Terminás la película y todo el tiempo estás peleando con la película, un vínculo que siempre perdés. Así que esperar el estreno es un poco de amor, algo así.

Comentarios