Rolando Gallego
23/11/2016 13:43

Amateur  (2016) del debutante realizador Sebastián Perillo, luego de una larga trayectoria en producción, marca el regreso al cine argentino de la referencia como posibilidad cinematográfica y narrativa. Siguiendo los pasos de un editor de TV (Esteban Lamothe), disconforme con su vida y trabajo, y que a partir del encuentro con una bella y misteriosa mujer (Jazmín Stuart) ve como toda su suerte cambia, el director propone una interesante visita al cine de género más clásico con una propuesta que lo homenajea y que además, por su cuidada producción, posiciona a este tipo de cine en otro lugar dentro de la cinematografía local.

Amateur

(2016)

¿Cuánto cine de género viste para condensar tantas referencias en la película?
Mucho, toda mi vida vi películas, de chico recuerdo las tardes en canal 7 con películas argentinas clásicas, ahí me obsesioné con un par de títulos, además las salidas con mi padre eran siempre ir al cine, medio que no había otra, la verdad es que casi todos los días veo cine. Antes que nada soy cinéfilo, tengo todo lleno de películas, las compro, y me parecía interesante que mi primera película sea sobre eso.

¿Y cómo lograste encauzar todo acá?
Me gusta todo tipo de cine, y al ser productor estaba buscando hacer aquellas que quería por gusto, y en la búsqueda me pareció interesante escribir un guion que disfrutara como espectador, y como son films que me gustaban y me marcaron, son de género pero yendo al policial quise ir a ese lado, además quería mostrar que el cine es todo, y que hay cosas más solemnes dentro del género y cosas muy populares.

Muchas veces por ser populares justamente se las defenestra…
Claro, mirá con Chicos ricos (2000) con la famosa escena de la cocina son películas que han quedado en el imaginario, por ahí no las más clásicas.

¿Fue difícil conseguir las imágenes para pasarlas en el film?
A muchos de los directores los conozco, a Néstor Paternostro director de Paula contra la mitad más uno (1971), a Turner fuimos a buscar más cosas, y no había un catálogo sino que fui a buscar cosas que me marcaron realmente a mí personalmente, es un anhelo que haya más cultura de restauración, hay cosas en Youtube pero se ven mal, afuera comprás una película de 1930 y está como si fuera de ayer.

Acá perdimos eso…
Sí, cuando estudiaba cine un profesor nos contó que antes si hacían un homenaje a Niní Marshall por ejemplo cortaban el fílmico, armaban algo con los pedazos más importante de la película y después no se recuperaba más y es una pena, ahora INCAA TV está haciendo algo de recuperación.

¿Cuáles son tus expectativas ante el estreno? ¿Querés que vaya el cinéfilo?
El cinéfilo me parece que va a encontrarse con un montón de guiños, sobre todo al que le gusta el cine clásico argentino o el cine clásico en general, pero me parece que es una película que cualquier público la puede disfrutar y un poco el objetivo a la hora de pensarla fue eso. El objetivo número uno fue hacer una película entretenida y atractiva para el espectador, fuerte, con sexo, no sórdida, para que se la disfrute más allá de lo retorcido que propone, que sea una invitación al disfrute, no que preocupe ni que diga qué asco.

Es que además la película va desandando su camino por partes y multiplicando las referencias…
Sí, y es un poco hacerse cargo también, en Hollywood es muy común referenciar a la cultura, y acá no, no está tan visto, y me parece que está bueno, tuvimos una industria muy grande con películas muy importantes y creo que había que evocarlas porque son parte de nuestra historia del cine.

Comentarios