Ezequiel Obregón
20/11/2016 18:14

En un encuentro con periodistas durante su visita al 31 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, el realizador de Irma Vep (1996), Los destinos sentimentales (2000), El otro lado del éxito (Sils Maria, 2014) y la más reciente Personal Shopper (2016), aportó su mirada y pensamiento sobre el cine.

Personal Shopper

(2016)

“Como cineasta, lo que a mí me interesa es la realidad y el mundo. Ese es el objeto de toda expresión artística; representar el mundo y representar la percepción humana del mundo”, sostuvo Olivier Assayas en diálogo de la prensa. Y, en efecto, su amplitud de mirada le ha permitido concentrarse en historias muy disímiles, en producciones con actores europeos y también norteamericanos. Diversos géneros son los que abordó su filmografía; no es difícil comprobarlo si se asiste a la retrospectiva que presenta el Festival, en esta edición.

Assayas también se refirió a las consecuencias de ser un director cuya mirada rompe con lo hegemónico: “Ser rupturista es al mismo tiempo un beneficio y un maleficio. Considero que mis películas marcan una ruptura desde lo estético pero también desde la financiación. Para mí siempre fue muy difícil conseguir financiamiento para mis películas, al punto tal que al día de hoy yo utilizo para un presupuesto mejor. Filmo películas en inglés y eso produce que no pueda ingresar al sistema de subsidios francés. Lo que siempre me ha interesado es cuestionar al cine como medio y las reglas que existen en el cine, no solamente en el cine como industria sino también en el cine independiente. Es importante considerar la experimentación y la búsqueda para encontrar nuevos espacios.”

Sin lugar a dudas, la proyección de su más reciente film, Personal Shopper, fue uno de los eventos del Festival. No sólo para los que aprecian su cine desde hace años, sino también para los que desean ver a la estrella Kristen Stewart en esta producción en donde lo trascendente ocupa un lugar central. Sobre esta película, el director sostuvo: “Es un film que muestra una tensión que existe entre lo material y lo espiritual, el mundo de la imaginación. Yo no profeso una fe religiosa, tampoco creo en los fantasmas. Pero, para el caso, tampoco creo en la realidad. Se equilibran ambas cosas. En cuanto a lo real, para mí está filtrado por nuestra subjetividad. El exterior como tal no existe más que como una entidad habitada por nuestras ansiedades, nuestros sueños, nuestras fantasías. Y en cuanto a los fantasmas, yo creo que se pueden definir como un diálogo que nosotros entablamos entre el inconsciente y el exterior. Entonces, desde ese punto de vista, no creo en la existencia de la vida después de la muerte, pero sí creo en el diálogo que se entabla con los muertos. Ese diálogo nos constituye, forma parte de nosotros”.

Sobre la actriz, fue sumamente elogioso: “Tengo la sensación, a veces, de que las películas existen porque hay una actriz que puede desempañar un papel en ellas. Yo me puedo sentir lo suficientemente seguro para confiarle esa historia a alguien. En el caso de Personal Shopper, si yo hubiera decidido filmar en francés, se me hubiera hecho extremadamente difícil encontrar una actriz francesa que pudiera representar ese personaje. Kristen Stewart tiene una personalidad increíble y un talento que se complementa con mi inspiración, y además algo muy importante; ella está muy anclada en la verdad, en lo real, y eso se proyecta a todo lo que toca.”

EscribiendoCine formó parte del encuentro e interpeló al director sobre la libertad que se permite a la hora de escribir. Assayas respondió a partir de su trabajo en Carlos (2010), una de sus películas más contundentes, tal vez por el material histórico con el que trabaja. “En el caso de Carlos me autolimité en cuanto a emitir opinión, pero no dejé que a la hora de filmar eso se dejara traslucir. Cuando uno trabaja con temas políticos, sensibles, la idea es ser fáctico. Y a mí me interesó ser muy exacto con lo que yo presenté; las entrevistas, los recuerdos de las personas, los documentos. No correspondía tener un punto de vista subjetivo sobre lo que estaba narrando”, consideró el realizador.

También lo interpelamos en relación a los distintos estilos y géneros de sus films, que lo han convertido en uno de los creadores más eclécticos en la actualidad. Su reflexión excedió su obra para concentrarse en los directores en general: “Hay diferentes tipos de cineastas. Está el cineasta que siempre hace el mismo tipo de películas. Y muchos de ellos son grandes cineastas, que de esa manera representan lo universal. Y hay otro tipo de cineastas, dentro de los que me inscribo yo, que abordan la complejidad y la diversidad del mundo. Y, en realidad, lo que es diferente no son mis películas. Lo que es diferente es el mundo. Cada uno representa el mundo de forma particular y no unidimensional. Siempre veo el mismo mundo, pero desde ópticas diferentes. Lo que siempre me ha interesado es el desplazamiento en el lugar y en el tiempo.”

Comentarios