Rolando Gallego
16/11/2016 12:39

Luego de idas y venidas Nafta Súper: La serie (2016), spin off de Kryptonita (2015), que supo adaptar el universo de Leonardo Oyola inspirado en grandes íconos del comic, de la mano de Nicanor Loreti, ahora llega a la TV en una superproducción de Space y Turner International. EscribiendoCine pudo dialogar con Juan Palomino, “Nafta Súper”, antes del estreno del envío para conocer sus expectativas y anhelos sobre esta particular y esperada producción local. “A mí no me cabe Iron man - El hombre de hierro oCapitán América, porque sabés a dónde van”, afirma el actor.

Kryptonita

(2015)

¿Cómo te sentís con la posibilidad de seguir profundizando en las características de este personaje?
Es la primera vez que nos pasa, no que un libro se transforme en una película, porque ya ha sucedido, pero que una película de un libro se transforme en una miniserie, creo que es la primera vez. Me pone muy contento que Nicanor Loreti y Leonardo Oyola hayan concretado el sueño de juntarse para lograr plasmar esta historia y sumar personajes, porque en la película está todo más ceñido, y a pesar de eso  tiene una identidad propia. Acá se dan el lujo de desarrollar más los personajes, el vínculo, humanizarlos aún más y de armar más escuadrones del mal, que dependiendo del lugar en el que esté parado Nafta Super podría ser un marginal.

¿Qué te atrajo de esta adaptación ahora para la TV?
La clave está en esta posibilidad que da la tele de hacer más masiva la historia y de enfrentarnos a lo que plantea la película y el libro de entender la realidad de los superhéroes de un lugar tan marginal y violentamente dulce como el conurbano y eso está bueno para poder los actores poner el cuerpo y es un privilegio poder hacerlo rodeado de amigos, a los 55 años, feliz y además de poder seguir trabajando con Nicanor que empezamos hace tiempo con Diablo (2011).

¿Cómo ves la realidad de que empresas extranjeras produzcan aquí?
Me parece fantástico, yo tuve la posibilidad de participar en Magnifica 70 de HBO en Brasil, donde las cadenas deben tener en su programación un 20 por ciento de producción local, esto desde 2011, y me parece genial, cuando Nicanor me contó que Space había tomado las riendas de esto me encantó. Ojalá que suceda a otro nivel de producción con otras historias, porque tenemos excelentes guionistas, actores, directores, realizadores, y hay como un aparato de generar ideas que puede, y sería interesante, que se magnifique con estas productoras importantes, más en un momento que el cine está en crisis, con los guionistas, y las historias, está todo más encapsulado en películas de superhéroes, Pero acá hablamos del amor, del amor entre hombres y mujeres, y sus variaciones, porque esta historia no le escapa al afecto entre hombres, entonces cuando hay una crisis de identidad en el cine la televisión está dando pelea porque se atreve a apostar a otras historias, y celebro que Space apuesta a una segunda temporada de esto o a un Diablo tres ó cuatro, que gracias a la pantalla la propuesta se multiplicó, porque llegó a lugares impensados, eso habla de la originalidad que tenemos también a la hora de pensar historias y está bueno que las majors estén viendo qué pasa por estos lugares y produzcan historias como Magnifica70, o Nafta Súper. Magnifica 70 es como si acá hablaran de Aries y que lo hayan tomado es un avance a nuestra identidad de guionistas y actores y ojalá se pueda seguir invocando para estas historias.

¿Cómo era tu relación de pequeño con los superhéroes?
Mi relación iba más allá de los poderes, en eso de ayudar a la gente y que los delincuentes no dañen al otro, y el último delincuente común creo que fue el Guasón, como el personaje que hacía en Poliladrón, que venía a saldar cuentas sin dogma. Después el villano se transformó en otra cosa, en referentes de una mirada de construcción política. Cuando era niño quería ser eso, si bien ví Batman, me comí muchas historietas, Tony, D’artagnan, etc., también historias de Poe y mucho cine, y en esa mezcla o cóctel aparecen los superhéroes, mirándolos siempre para saber hacia dónde apuntaban, y en la adultez me encontré con el atractivo que representan en esencia, por eso Kryptonita me gustó porque la justicia la liga, no somos la liga de la justicia, estamos del lado de los invisibilizados y venimos a bancarla, del lado de la gente que sobrevive el día a día en beneficio de los demás, en historias que te identifican desde otro lugar.

¿Tuviste algún héroe en particular?
Yo era muy fanático de Batman por su historia, la parte oscura, eso siempre me atrajo, no el de la serie de los ’60, por eso cuando Tim Burton hizo su versión me acerqué nuevamente, hay personajes que según cómo se relaten te pueden atraer.

¿Te interesaban otros personajes?
Me gustaban mucho los investigadores o detectives, no como Harry El Sucio, sino más como Columbo, que para mí fue un llamado de atención para lo que venía viendo, que tenían una sola forma de resolver las cosas, yo le escapaba a eso, pero Columbo, un policía que deducía, se han ido diluyendo, de afuera no estuvo más esto. También estaba Perramus, personaje nuestro e interesante, y tuve la oportunidad de participar de una tesis de la ENERC haciendo de Meneses y decir “soy policía no represor de trabajadores”, esa frase me pareció muy potente, hablando de que el policía no quería hacer cosas para las que no estaba preparado y eso me parece interesante rescatarlo en una época en donde la época y la moral están degradadas, a mí no me cabe Iron man - El hombre de hierro o Capitán América, porque sabés a dónde van. Cuando aparecen estos personajes en Nafta Súper es increíble, porque jugamos con los límites, quizás me gustó de lo reciente Deadpool, creo que hay que ir por ahí, con humor, claro oscuros, políticamente incorrectos, por ahí hay que ir en el cine, me pareció muy inteligente el guión y la realización.

Comentarios