Rolando Gallego
31/10/2016 10:49

Con una larga trayectoria como editor Alejandro Parysow debuta en cine con un proyecto particular Campaña antiargentina (2016) película que bucea en el “sentimiento” argentino sobre temas que han permanecido en el imaginario popular por mucho tiempo. Protagonizada de manera excluyente por Juan Gil Navarro, el film transita la comedia y el drama por igual y aborda diversos tópicos desde la particular óptica de una ex estrella infantil. “Quería pensar una película donde el montaje fuese el protagonista”, afirma en una charla exclusiva con EscribiendoCine.

Campaña antiargentina

(2016)
4.0

¿Cómo surgió la idea de la película?
El proyecto viene de larga data, más de 10 años, surgió primero con charlas de café con mi socio, tirando ideas, editamos juntos muchas cosas, y en una época surgió esta idea como acercarnos a un programa de radio al estilo de Orson Welles como ficciones apócrifas sobre argentina, avanzamos en el tiempo, escribimos algunas cosas para formato documental simil La era del ñandú y luego se sumó Pablo Marchetti y presentamos un guion al concurso del INCAA, ese fue el origen.

¿Fue difícil el paso de la edición a la dirección?
Por un lado yo soy un bicho de montaje y paralelamente estudié cine pensando en dirigir, soy de la primera camada de la FUC del ’91, con muchos directores que están trabajando, hice mis cortos en esa época y luego seguí trabajando como compaginador. All empezar el film tenía esa experiencia y quería pensar una película donde el montaje fuese el protagonista, y a la hora de dirigir tuve la idea de plantearlo pensando generar mucho material que me permitiera luego editar, ya sabiendo qué me iba a servir y que no. Obviamente luego atravesé todos los procesos de enamoramiento y desenamoramiento con el material, que muchas veces lo presencié desde el otro lugar.

¿Hubo muchas versiones del guion?
No sé cuántas, cuatro o cinco seguro, y las mismas fueron cambiando según el protagonista, Juan Gil Navarro llegó al final, pero el guion se adaptaba a quién fuera el protagonista, siempre con la misma impronta, pero variando esto. Cuando llegó Juan ya estaba claro qué iba a ser, nos presentamos al concurso de ópera prima, ganamos y seguimos luego trabajando en él.

Hay una serie de personajes secundarios importantes, ¿Cómo surgieron?
De casting, salvo algunas participaciones que yo convoqué, todos aparecieron en castings, algunos fue más fácil y otros más difíciles de encontrar.

¿Pensaste en algún momento que parte de los espectadores criticarían el germen de la película?
Sí, en un punto, pero no nos detuvo eso. La idea siempre fue reírnos, utilizamos el momento y la campaña para hablar de otras cosas, la idea fue reírnos de nosotros mismos y el proyecto tiene que ver con eso. No me preocupa que a la gente le llegue a incomodar. Campaña antiargentina es una comedia incómoda, soy consciente de eso y me satisface.

¿Cómo fue el trabajo con Juan?
El rodaje con él fue un placer, como realizador buscaba a un actor que me ayudara a hacer mi trabajo, y que tenga ganas, porque era un proyecto particular, y necesitaba que se enganchara.

¿Se enganchó desde un primer momento?
Nos sentamos en un café, le conté el film, me pidió que le mandara el guion, me contestó un lunes con un mensaje de Whatsapp de cinco minutos, que lo tengo guardado, en el que me dijo que le encantaba, que le re divirtió, no le importaba nada, quería estar. Es lo que necesitaba y eso que dijo lo mantuvo hasta ahora. El rodaje fue un placer y en gran parte tuvo que ver con él, en parte del rodaje él hacía teatro con Priscilla y venía después de actuar con purpurina todavía y metía pilas, super dispuesto, amable y divirtiéndose, y fue fundamental, además él está toda la película y yo atravesé la filmación preocupado por otras cosas y no por él.

¿Te costó convencer a los que brindan testimonios en la película?
No, son personas super cercanas, tuve suerte que no tuve que convencerlos, Adrián Suar, por ejemplo, sigo trabajando con él, nos conocemos hace más de 20 años, le dije si podía hacer una participación y no lo dudó y se divirtió con el personaje y con el resto también.

¿Por qué la gente tiene que ver Campaña antiargentina?
Porque es muy sano reírnos de nosotros, es fundamental tomarnos en chiste las cosas que nos pasan, hay que bajar un poco con la solemnidad, es la idea de la película, porque es divertida, es para disfrutar y para pensar.

Comentarios