Matías E. González
26/10/2016 18:04

EscribiendoCine dialogó con Gastón Girod, quien dirige junto a Mariano Fernández, El hijo de Dios, un western bíblico futbolero (2016), película que se sitúa en un pueblo imaginario donde el fútbol espontáneo fue prohibido y resulta ser una fábula divertida sobre el totalitarismo, la pasión y la mística en el deporte más popular del mundo. "Los tres protagonistas eran amigos nuestros y casi desde el comienzo los personajes fueron escritos para ellos”, explica el cineasta antes del estreno.

El hijo de Dios, un western bíblico futbolero

(2016)

El hijo de Dios, un western bíblico futbolero es una parodia futbolera en forma de western, ubicada en el contexto religioso de los textos bíblicos ¿cómo surge la idea de combinar todas estas ideas, presentes en varias películas por separado, pero ninguna en su conjunto, siendo El hijo de Dios, un western bíblico futbolero la pionera con este combo?
La historia surge de una viejo proyecto de serie en donde tres amigos comenzaban cada capitulo de la misma manera y por distintas decisiones que tomaban cambiaba la historia y con ella el género de cada capítulo. Así había un policial negro, un musical, una de vampiros y El hijo de Dios, un western bíblico futbolero era el western. Partiendo de ahí, se nos ocurrió que el elemento “duelo” del western en lugar de con pistolas podía ser resuelto en un partido de fútbol y de allí también surgen la idea del típico pueblo corrompido y tiranizado en nuestro caso por una suerte de tiranía futbolística impuesta por el comisario que además es el arquero y capitán del equipo local. Como en todo western teníamos que tener un héroe que libere al pueblo y salve al fútbol, una especie de "mesías maradoniano" (de ahí el nombre de la peli) por lo cual tomamos de la Biblia algunos nombres y por sobre todo el tema del relato mesiánico; esto de que en una comunidad hay impuesto un orden establecido y llega una especie de mesías a romper con ese orden así nace el personaje de Jesús. Así pienso que los tres elementos definen la película y se integran de modo orgánico conformando nuestro Western Bíblico Futbolero.

La película está dirigida a “cuatro ojos”. ¿Cómo fue la experiencia de la dirección en equipo?
Con Mariano Fernández nos conocemos hace muchos años y también hacia mucho tiempo que veníamos trabajando juntos en la peli. Cuando llegamos al momento del casting y la preparatoria ya teníamos todo muy claro y muy discutido esto hizo que tengamos muchísimas coincidencias y que las diferencias sean enriquecedoras para la película. En el rodaje nos desdoblamos un poco en funciones yo más ocupado en la parte técnica ya que además hice la dirección de fotografía y Mariano Fernández con los actores y el guion.

La historia toma lugar en un pueblo imaginario llamado Betania, donde el fútbol espontáneo fue prohibido ¿cómo fue la selección de locaciones que exponen a la perfección el ambiente western?
Necesitábamos dar con un pueblito que no quedara muy lejos de la Capital Federal por cuestiones de logística y sobre todo de presupuesto, por lo que tomamos como limite algo así como 100 o 150 km de la ciudad y comenzamos el scouting, así fue como dimos con Azcuénaga en el partido de San Andrés de Giles. Rápidamente nos dimos cuenta que era perfecto ya que contaba con la iglesia, la estación del ferrocarril la cancha de fútbol, etc. Todo a escasos metros de distancia. El bar lo recreamos en un viejo galpón y la comisaría/calabozo en una antigua carnicería abandonada.

La parte técnica del film, en cuanto a la fotografía y la música, transmiten la pasión del fútbol complementándola con la mística de lo religioso y la acción del western ¿qué criterios utilizaron para la estética, tanto en la imagen como el sonido, de la película?
Como director de fotografía tomé como referencia las películas de Sergio Leone pero con una especie de atmósfera más pesada de cielos plomizos y locaciones oscuras y sórdidas para el pueblo. Para el partido de fútbol utilizamos muchos guiños y planos del documental Héroes sobre México 86 para generar esa identificación con nuestra idiosincrasia futbolística

En cuanto a la música estuvo a cargo de Maxi Prieto, integrante de Los Espíritus, con quien llegamos a la conclusión que la película debía tener una mezcla de estilos entre el surf rock westernesco y otra con órgano y un poco más orquestada que se relacionaba más con la épica futbolera y el personaje de Jesús.

Respecto a los personajes, tienen características bien marcadas que los diferencian a unos de otros inmediatamente ¿cómo fue la elección del reparto?
Juan (Paulo Soria) personifica al hincha del fútbol del ascenso, que vive para hacerle "el aguante” a su club y que está mas pendiente de lo que hacen las hinchadas que los jugadores. Tomás (Ignacio Ballone) representa al hincha que no va a la cancha y mira los partidos por TV, que está más pendiente del show que rodea al fútbol, los pases millonarios, las fotos de los jugadores en Instagram y que consume más fútbol europeo. Y finalmente Santiago (Juan Lo Sasso) encarna al hincha de paladar negro, que tiene la mirada más puesta en el juego y en reivindicar al fútbol en su esencia, por encima del fanatismo y el negocio. Es quien de alguna manera lleva las ideas escritas por Dante Panzeri en “Fútbol, Dinámica de lo impensado”, es quien tiene la mirada más filosófica. Queríamos que estén representadas en los protagonistas, tres miradas distintas sobre el fútbol, de esta manera podíamos generar identificación con los distintos tipos de públicos y además generar un contraste muy marcado en los personajes, lo cual nos permitía diálogos y discusiones más ricas y graciosas típicas de tres amigotes.

En cuanto a la elección del reparto además de que debían reunir ciertas características de juego cada uno, los tres protagonistas eran amigos nuestros y casi desde el comienzo los personajes fueron escritos para ellos especialmente el personaje de Tomás que está prácticamente basado en la vida real del actor.

El hijo de Dios, un western bíblico futbolero viene a sorprender por su combo de géneros en el cine nacional ¿Qué expectativas tienen con la película? ¿qué buscan generar en los espectadores a través de esta historia?
Llegar a la mayor cantidad de espectadores posibles y que a partir de esta película puedan surgir otros proyectos. Uno no sabe bien como va a reaccionar el público pero la idea es que la gente se divierta y entretenga sin perder de vista la crítica al fútbol actual que intentamos plasmar en la película; principalmente los conceptos del libro de Dante Panzeri, el cual en este caso sería nuestra “Biblia”.

Respecto a su futuro en la industria cinematográfica, ¿van a seguir dirigiendo en equipo o van a dedicarse a proyectos individualmente?
No lo sé, la experiencia fue buenísima y enriquecedora así que ojalá se repita, mientras tanto voy seguir trabajando profesionalmente de director de fotografía.

Comentarios