Rolando Gallego
11/10/2016 18:20

En su tercer largometraje, el realizador Pablo José Meza (La vieja de atrás, Buenos Aires 100 kilómetros) trabaja con la comedia desde una idea vectora que toma un hecho posible para generar una historia disparatada que funda su verosímil en la verdad. Las Ineses (2016) parte de una confusión, o no, acerca de dos vecinas (Valentina Bassi, Brenda Gandini) que dan a luz el mismo día y, aparentemente, por un error del obstetra, mezclan a sus hijas. Decididas a llevar delante de la crianza de aquellas a quienes creen, por sus rasgos, sus hijas, el film potencia la propuesta con una puesta sencilla y honesta en la que el elenco secundario termina por configurar el relato coral. Días antes del estreno EscribiendoCine dialogó con el realizador para conocer más de la historia y cómo configuró su relato.

Las Ineses

(2016)

¿Cómo surge la idea de Las Ineses y el trabajo para recuperar el equívoco o la confusión como disparador de la narración?
Eso es trabajo de la guionista, acá somos dos, Victoria Mammoliti y yo, y todo el tiempo tratamos de manejar una estructura narrativa para no caer en lo burdo, no caer en el golpe bajo, es un guion que se trabajó mucho tiempo, más de dos años trabajamos en él para llegar al momento del rodaje tener todo listo. Lo que yo siempre pensé es que las buenas comedias siempre tienen un germen dramático y es de donde parte todo, luego son atravesadas por la comedia. Esta historia se podía tranquilamente contar con otro tono desde el drama.

¿Cómo aparecieron los personajes tan arquetípicos de la historia y el lenguaje que utilizan?
Todo apareció en el guion, te puedo decir que desde la construcción primaria de los personajes hay un tono autobiográfico. Mi infancia pasó en los 70 y 80 y muchos personajes están por haberlos vividos, Dominga (María Leal) es la madre, la abuela argentina, y pienso en como mi familia se relacionaba, luego fuimos construyendo los personajes para que sean como tal.

¿Y los diálogos?
Los diálogos siempre estaban pensados en el guion, es lo que más trabajamos con Victoria, no queríamos nada de subtítulos, trabajamos mucho con eso, y además lo que más disfruto cuando dirijo es la dirección de actores, escucho y no me cierro. Los actores en esta película fueron muy generosos conmigo y con la película y no solo le agregaron el cuerpo a la película, sino la esencia, Luciano Cáceres por ejemplo venía con propuestas y me preguntaba si lo podía sumar, y yo lo dejaba, siempre fue él y el resto muy respetuosos, esto tiene que ver con un director que escucha, primero hago eso y luego decido, no sirve decir que no porque por ahí le haces mal a la película, esto lo aprendí mientras dirijo.

El personaje de Dominga es la guía del film… con la mirada pendiente y siempre buscando pistas. ¿Fue pensado para María Leal?
Para nosotros siempre Dominga iba a ser la protagonista, el hilo conductor, para nosotros su mirada era clave. Cuando escribo no pienso en un actor, porque eso limita, por ahí lo generas para alguien y si no lo puede hacer no calza en otro, hicimos una búsqueda, y cuando apareció María fue amor a primera vista, como revelador. Sabíamos que tenía que ser alguien que maneje la comedia sin que se note que tenía que hacerlo alguien con mucha cintura.

¿Por qué la gente tiene que ver Las Ineses?
Es una película muy sincera desde los personajes, desde la construcción de los personajes, no quiere ser más que lo que es y es una película que yo intenté que emocione y que el espectador pueda transitar por la risa, la emoción, que lo haga recordar algo de su vida y su pasar y algo que de la familia, que cuando se es buena gente, hacés las cosas como podés para salir a flote.

Comentarios