Rolando Gallego
17/08/2016 14:16

Es una de las actrices que más películas ha filmado en el país, y además realizó interpretaciones icónicas en la TV (Okupas, Malicia) que la posicionan como un referente para la Industria. Vuelve a los cines de la mano de Gabriel Árbos con No me mates (2016), en la piel de Corina Fernández, una mujer que pudo sobrevivir su intento de asesinato, víctima de violencia de género. “Creo que hay que ser feminista y pelear todos los días por la igualdad del género, me preocupa la mujer, los espacios, por poder finalmente erradicar el aborto clandestino”, afirma Ana Celentano en una charla con EscribiendoCine.

No me mates

(2016)

¿Cómo llegaste al proyecto?
Me llamó Gabriel Árbos, hace mil años habíamos trabajado juntos en La noche de los lápices (1986), me contó el caso, conocía algo muy vago, me junté con el, me pasó la entrevista de Corina y me había quedado la idea que ella estaba muerta, quedé muy conmovida, porque generalmente estas historias terminan de la peor manera y acá puso sobrevivir.

¿Cómo fue el encuentro con ella?
Muy fuerte, estaba muy nerviosa porque sentía mucha responsabilidad de interpretarla, quería hacerlo bien, y por otro lado sabía que ella podía ser la fuente del saber para conocer sus sensaciones, qué había sentido en las cosas que iba a interpretar, más allá de las licencias de Gabriel.

¿Sentías presión?
No, para nada, y ella además estaba viviendo todo con mucha emoción y fuimos muy respetuosos de aquello que a ella le pasaba al rodar las escenas, al principio sentía la necesidad de reaccionar y ella me explicaba que eso no servía, porque del otro lado sino venía más violencia psicológica y física. Me sirvió que estuviera para preguntarle cosas.

¿Viste primero la entrevista?
Sí, y luego me pasaron el guion, con las escenas que se iban a ficcionalizar. Es duro, porque más allá que entras y salís del personaje, transitas igual el miedo, la angustia, el dolor. Es un personaje que podés hacerlo pero no con otras cosas al hilo porque te genera un cansancio sobre esos sentimientos que tenés que administrarlos.

¿Te gustó la mezcla de ficción y realidad? ¿Qué sentiste cuando la viste?
Como actriz me pasa que la primera vez estoy muy pendiente de mi trabajo, soy muy autocritica y trato de ver si estoy bien, y la primera vez me pasaba eso, de ver si la entrevista cansaba sobre el relato, pero me parece que no es lo mismo, creo que una cosa ilustra a la otra, además hay algo de cómo cuenta Corina, de una manera muy reflexiva que ella tiene, muy pensada, no fría, propia de ella, con mucha perspectiva sobre lo que pasó y logró salir muy entera.

Estamos en un momento en el que la problemática de la violencia de género está en la agenda mediática de manera muy fuerte, y vos también participaste de Chicas nuevas 24 horas (2015), que también posee una mirada sobre la mujer y su realidad, ¿sos una actriz comprometida con estos temas?
No soy una activista del tema, mi activismo pasa por otros lados, estoy comprometida como mujer, creo que hay que ser feminista y pelear todos los días por la igualdad del género, me preocupa la mujer, los espacios, por poder finalmente erradicar el aborto clandestino, y desde la actuación me interesa aportar aquello que pueda desde mi lugar de actriz. Chicas nuevas 24 horas Mabel Lozano es una especialista, y ahí pude también hacer algo.

¿Qué aporta No me mates a la problemática?
La ficcionalización y la palabra del protagonista ofrece una mirada muy específica sobre la problemática, muy clara, desde el primer encuentro al último y que ofrece cómo una mujer por un condicionamiento social machista puede entrar en una relación de maltrato casi sin darse cuenta. Todas las mujeres que participamos del film hemos, en mayor o menor medida, hemos sufrido esto. No me mates empieza idílico y luego es cada vez más siniestro. La película tiene una claridad y contundencia para mostrar eso apabullante, y no se regodea en el morbo, o la sangre, es justa y debe ser vista por todos, ese es el aporte, que desde el cine se pueda tener una mirada sobre eso sin morbo.

¿Estás con algún nuevo proyecto?
En unas semanas comienzo con la nueva película de Alberto Lecchi, protagonizada por Dario Grandinetti, con Jorge Marrale, hago de una fiscal.

Siempre te tocan roles fuertes…
Sí, es secundario, pero cuando leí el guión no podía parar de leerlo, es como una mamushka que vas descubriendo todo el tiempo cosas. Además estoy en teatro haciendo Ser Ellas, de Erika Halvorsen (El hilo rojo) y en unas semanas comienzo con una obra en un ciclo de obras cortas, donde además escribí una y dirijo otra, estoy incursionando en la dramaturgia.

¿Qué expectativas tenés para el estreno de No me mates?
Creo que hay un recorrido de la película como película, que creo que le va a ir bien, porque es potente y atractiva y va a funcionar por el boca a boca, pero luego tiene otro recorrido educativo, me parece que será fundamental. Para mi tiene un muy buen futuro, entre organismos, instituciones, escuelas, hay mucho trabajo.

Antes en la tele había más espacios así, de reflexionar sobre casos verídicos…
Sí, pero la tele está complicada, la ficción ha caído mucho.

No hay trabajo…
No, ha bajado mucho, mucho, este año, está muy difícil, para actores, el trabajo bajó, hay mucha lata, lo mismo que en otras áreas de la Industria, bajó el trabajo en un 40 o 50 por ciento, esperemos que esto cambie.

Comentarios