Rolando Gallego
04/08/2016 13:46

Protagonistas de la nueva comedia de Ariel Winograd, Permitidos (2016), Lali Espósito y Martín Piroyansky interpretan a Camila y Mateo, una pareja en crisis por culpa de la exposición de la relación a un juego que termina enfrentándolos a algo que no querían ver. EscribiendoCine dialogó en exclusiva con los actores sobre el film y sus impresiones.

Permitidos

(2016)

¿Cómo fue trabajar en Permitidos?
Lali Espósito: Muy divertido, llegó en un momento genial, yo estaba un poco golpeada por el trabajo el año anterior de Esperanza Mía, el guion me llegó un año antes y el desarrollo tardó un año, siempre sabía que iba a hacerla con Martín, y el proceso de cambio de guion y las reuniones fueron muy fructíferas, fue un proyecto muy esperado, hasta llegar al rodaje en febrero, Ariel Winograd es todo, adoración total, y lo mismo con Martín, todos mis compañeros, creo que es una gran peli y creo que tiene dos cosas power, uno el tema, para hablar con amigas, y si vas en grupo más, no hay límites de público, si hay restricción para menores de 13, pero nada más, y lo otro, me encanta que se pueda apostar a una comedia con actores jóvenes, porque estamos acostumbrados a verla con gente como Adrián Suar, Valeria Bertuccelli o Guillermo Francella pero que hayan convocado a una piba de 24 o un pibe de 30, nos encanta ese lugar en películas grandes y más en una comedia en actores jóvenes.

¿Por qué elegiste Permitidos?
Primero por Ariel Winograd, soy fan de Cara de queso (2006), me encanta como piensa él la comedia y me gustó el guion, lo leía y me reía con muchas carcajadas, y eso no es muy común, enseguida me involucré en ese proceso, tuvimos reuniones, se desarrolló el guion y todo ese año estuve pendiente que se haga.

Martín, ¿cómo te sentís al poder participar de películas que reflejan a una generación que no es tenida en cuenta por la industria cinematográfica?
A mí me gusta la idea que una comedia, más allá de hacerte reír 90 minutos te deje con algo, y creo que con Ariel Winograd tenemos una búsqueda parecida en ese sentido. Permitidos toca un tema y es lindo más allá de la película que se lo toque en otros lugares como la radio, donde ya se está hablando del tema de los “permitidos”, la gente ya se está preguntando sobre esto, y también que hablamos de la fama, lo efímero de esta, lo idealizada y lo solitaria que es, y no se queda sólo en la comedia, y en Permitidos y en mi caso con Vóley (2015) quería profundizar en otros temas.

¿Y por qué crees que no hay una comedia generacional?
Creo que es una decisión de la gente que venía produciendo con protagonistas más grandes, y a mí siempre me llamó la atención, de por qué no hay comedias de pendejos con excesos de pedos, que toman drogas y pasan cosas, por eso hice Vóley, y Ariel Winograd también es un pionero de muchas cosas en el cine nacional porque le pintó, no sé si hay una razón.

Pero hay una generación de actores y realizadores que ven esto…
Somos todos un poco directores, de cortos, series, pelis. Todo está más al alcance, cuando estamos en el set y tenemos curiosidad, si nos preguntamos qué pasa si me pongo a dirigir, que es lo mismo que le debe pasar a Iair Said, y por suerte tengo mucho talento alrededor mío y a la hora de escribir una comedia digo bueno la llamo a Violeta Urtizberea o a Inés Efron, conocí a Vera Spinetta, a Chino Darín y a Justina Bustos, megatalentosos, es muy fácil, mirás un poco afuera y ahí mucho potencial, no sólo de actores y se hace muy fácil generar estos proyectos.

Lali, yendo a lo obvio ¿vos qué harías en la situación presentada en la película?
Yo soy Camila, yo te rompo todo.

Y vos podrías ser una de las atacadas ¿verdad?
Claro, yo me río de mí, hago gráficas de cosas y de marcas y mucha gente me puteara a mí, pero me parece un lugar muy verdadero, como el tema de los famosos, que nos reímos de esto, son temas medio darks y la comedia te permite eso, tocarlo con humor.

Martín ¿qué le aportaste a Mateo?
En realidad me involucré un poco en el guion en general más allá del personaje, antes de empezar a filmar durante dos semanas nos juntamos dos semanas todos los días con Ariel a pulir el guion juntos, más allá de mi rol de actor como amigo de él. Y Mateo es un personaje que podría ser muy distinto según quién lo interpretara, yo lo hice de esta manera porque fue como apareció este pibe que es bastante identificable y es bastante malo, miserable, todas las bajezas las tiene a flor de piel y lo gracioso es que siempre cae parado, si quiere ahogar a un nene en una pileta sale ileso, y un poco hacia el final se redime y se da cuenta que todo lo que perdió era lo mejor.

¿Cómo fue el trabajo con Lali? ¿Tenías prejuicios de actuar con ella?
Yo a los actores argntinos los respeto mucho y sobre todo si hicieron mucha tele porque tienen un entrenamiento muy grande, porque pudieron probar miles de cosas en la tele y a Lali se le ve el talento a la distancia, habíamos trabajado juntos en dos episodios de Tiempo Libre y ya ahí nos llevamos muy bien y cuando empezamos a trabajar en los ensayos de Permitidos todo fluyó y hablamos el mismo idioma, ella es muy talentosa y es muy lindo trabajar al lado de alguien como ella.

Lali ¿Qué tipo de comedias te gustan? ¿Verías Permitidos?
Sí, totalmente, creo que es un gran momento del cine argentino, no soy muy ducha en el asunto, sé que se está yendo mucho al cine y se eligen películas argentinas y como actriz argentina creo que no estamos explorando mucho esto, hay mucho por hacer, hay varios temas para tocar. Permitidos es una comedia moderna, con mucha influencia de las redes sociales, logrando un acercamiento con el público, y mucha empatía, pero me parece que hay mucho por hacer.

Comentarios