Rolando Gallego
02/08/2016 16:49

Con Permitidos (2016) Ariel Winograd regresa al cine con una comedia generacional protagonizada por Lali Espósito y Martín Piroyansky que trabaja ideas sobre la fama efímera, el consumo y, la fidelidad. “Hice cinco películas de comedia y no laburé ni con Adrián Suar ni con Guillermo Francella, afirma en una charla con EscribiendoCine para demostrar que se puede hacer otro tipo de cine en el país.

Permitidos

(2016)

¿Cómo te llegó la idea de Permitidos?
Nos llegó el guion de Gabriel Korenfeld, un primer guion, nos gustaba como escribía, le pedimos si tenía material de comedia, queríamos hacer algo con Lali Espósito, hablando con mi mujer, (Nathalie Cabiron) que es productora le dije esto, que Lali tenía que protagonizar en cine y con Martín Piroyansky, que también tenía que hacerlo.

El viene de ser tu eterno secundario…
Sí, y no lo veo como algo malo, más que en las comedias que hago para mí los secundarios tienen tanto protagonismo como los principales, y a veces los secundarios tienen más notoriedad.

¿Qué pensaste al leer ese primer guion de Permitidos?
Gabriel nos trajo el guion y a partir de otro proceso de escritura fuerte, contratando a un script doctor que nos asesoró, y sumamos a Julian Loyola, y así terminamos la idea.

¿Cómo aparecen los temas de tus films?
No sé, me pasó que cuando me ofrecieron Sin Hijos (2015) dos años antes de filmarla yo pensé que podía hacer una película sobre el amor de un padre por su hija desde mi propia experiencia de ser padre, no creo que la podría haber hecho sin esto, ni tocar tanto la tecla como creo que se tocó allí, y con Peretti trabajé sabiendo que es padre también.

Y contaste además ahí con Maribel Verdú que tiene una posición bien marcada sobre la problemática…
Sí, pero eso es por cómo se van dando las cartas y en el caso de Permitidos nosotros queríamos que sean los protagonistas Lali y Martín, lo hablamos con Nathalie, pensando que todo lo demás podía ser otro cast, pero queríamos a estos comediantes que vienen de dos palos diferentes para hacer una comedia, para sumar, porque siempre todo es Adrián Suar o Valeria Bertuccelli.

Vos estás haciendo otro tipo de comedia que suma a generaciones que quedan fuera de las comedias…
Sí, no quiero que suene a titular, pero yo hice cinco películas de comedia y no laburé ni con Adrián Suar ni con Guillermo Francella, nunca, no les dí la mano y fueron películas exitosas, Sin Hijos hizo medio palo, en Perú es la segunda película Argentina más exitosa, detrás de Metegol (2013), claro que me encantaría hacer una película con Suar pero voy por otro lado. Esto lo hago desde CCara de queso (2006), pensando que hay que armar más star system y esto es un disparador, sumamos, tiene que haber más Suar, Francella, Lali, Martín.

Y lo bueno es que también haces trabajar en otros rubros a estrellas como Benjamín Vicuña
Claro, que acá hace su primera comedia, y esto depende del humor de los actores.

¿Lo del personaje de Benjamín Vicuña y la mermelada lo tomaste de aquello que pasó en Sorpresa y Media de España?
No sé, ¿qué?

Que cuando una vez Ricky Martin a una fanática, la encontraron a esta haciendo algo con su perro y mermelada.
Ahhhh, sí lo escuché, pero lo tomamos del mito de jugar un poco con el personaje. Cuando me junté con Benjamín y le hinchaba para que haga la película me envió una foto de él abrazado a un león y entendió todo. Igual tomamos cosas de actores y situaciones reales, como un empresario que hizo una fiesta y tenía mucho olor y nos contó que no se bañaba porque se estaba purificando.

¿Lorna fue una inspiración para el personaje Soledad que interpreta Maruja Bustamante?
Si, y le pusimos la zeta en los momentos que ella se ponía más nerviosa. Cuando leímos el guión pensamos en Maruja y a mí me gusta que en mis películas como fue Iair Said en Mi primera boda (2011), o Guadalupe Manent en Sin Hijos, que haya un actor que todo el mundo conoce, porque viene del under, o gente que los conoce del teatro, que sean conocidos por un personaje, como director me gusta esto, siento que estoy aportando algo nuevo.

¿Cuándo vuelve Sergio Denis a tus películas?
Queríamos poner una canción pero al final no pudimos. Ya va a volver.

¿Estás con otro proyecto?
Sí, estamos con un guion que si sale todo bien en enero empezamos al filmar.

¿Seguís con la publicidad?
Sí.

Porque incorporas el tema en el film…
Sí, el concepto de “permitido” es solo un disparador, pero hablamos de la fama y el comercio y el tema de redes sociales y de cómo de un día para el otro te volvés famoso, más en una pareja a la antigua y de cómo son afectadas por la fama efímera, del retweet, de sentirte bien por eso, de tener todo al instante, y hay que bajar, por eso la película pone a los personajes en ese lugar. Y de hecho un periodista me dijo que veía un poco bizarro el personaje de Maruja, pero si vos te acercabas al rodaje, y ojo, que las fans de Lali son lo más, pero venías un día a un rodaje era una locura, y ojo que los fanáticos también terminan disparando a la gente. La fama y el ya no nos está dejando vivir y eso era el tema de verdad para contar.

¿Tenés pensado volcarte con contenidos para la TV?
Sí, estamos juntándonos, quiero recuperar para una serie el espíritu de Cara de queso, tengo ganas de hacerlo porque creo que me sentía más cómodo.

¿Cómo ves al cine nacional hoy siendo un privilegiado que filma todos los años?
No veo mucho, porque después de filmar me encerré, sé que la gente responde y que el cine sigue siendo barato y es un plan y a la gente le gusta y vez los números que hay arriba de cien lucas y decís que bueno, ya no es tan difícil.

¿Te da vértigo?
Sí.

¿Por la próxima?
No, por esta, me da vértigo. Pero soy cero futbolístico y creo que cada película tiene que ser mejor que la otra.

¿Vez tus films?
No, ví un poco de Sin Hijos en un avión y me emocioné un poco, me acordé de un plano, o dieron en Max Vino Para Robar (2013) y veo los planos, veo que quedó bien filmado, pero no soy de decir “che amor vemos una peli que hicimos”, no, creo que hay cosas más interesantes para mirar por la ventana.

Comentarios