Juan Pablo Russo
15/06/2016 18:23

Del 16 al 22 de junio se llevará adelante el ciclo “Días de cine esloveno”, en el Espacio INCAA Cine Gaumont (Av Rivadavia 1635-CABA), que cuenta con la visita del director Nejc Gazvoda y que se realiza en el marco el “Mes de Eslovenia en Buenos Aires”. "No tengo problemas a la hora de elegir mis temas. Hay muchas cosas sobre las que hablar en este mundo, sobre todo ahora”, comenta el cineasta recién llegado a Buenos Aires en un almuerzo exclusivo con EscribiendoCine.

Con funciones todos los días a las 20 hs, la muestra, coorganizada por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales y el Centro Esloveno de Cinema, comienza el jueves 16 con la presencia de la embajadora de Eslovenia en Argentina, Jadranka Šturm Kocjan y uno de los máximos exponentes de la nueva generación de cine esloveno, el director Nejc Gazvoda, quien presentará su película El viaje (2011), una road movie de bajo presupuesto que agrupa a tres muchachos en un escenario sencillo para contar una conmovedora historia sobre la juventud, la amistad, el amor, la edad adulta e incluso la política.

“El rodaje duró apenas catorce días. No usamos luz artificial. Sólo teníamos dinero para alquilar un coche durante un día, así que había que pensar muy bien cada escena. Filmar dentro del coche fue muy duro porque el espacio era muy limitado y se necesitaba de mucho tiempo. No pude hacer encuadres muy amplios, salía gente y hacía falta tiempo para mover al equipo. El único modo de hacer una película con poco dinero es estar muy preparados. El cine de guerrilla no significa improvisación, sino estar listos para cualquier cosa. De hecho, tenía escenas escritas para distintas situaciones, para el caso de lluvia o de que se rompiese el coche. En mi mente sólo estaba hacer la película y nada me iba a parar. En caso de lluvia, rodaríamos bajo la lluvia, no esperar a que parase”, comenta el cineasta a EscribiendoCine.

Luego agrega: “Quería que fuese una película sobre mi generación, sobre nuestros problemas, con muchas emociones y centrada en los personajes. Una historia sencila sobre temas importantes. El relato de mi primer libro (Nothing Escapes the Squirrels) tenía todos estos ingredientes, así que fue muy fácil elegirlos. No tengo problemas a la hora de elegir mis temas. Hay muchas cosas sobre las que hablar en este mundo, sobre todo ahora”.

Con un promedio de tres producciones estrenadas a lo largo del año, el cine esloveno sufre igual que la cinematografía de todo el mundo. "La gente la escapa al cine de nuestro país. Están muy contaminados por el cine de Hollywood. Quieren ver ese tipo de cine. El día que un director esloveno haga una película de acción como los americanos lo van apludir de pie", sostiene entre risas.

El viaje, que filmó con apenas 26 años y 15.000 euros, se desarrolla cuando siete años después de terminar la escuela, tres amigos se reúnen para realizar un viaje a su pasado común en Eslovenia. La película comienza con una toma, cámara al hombro, de Gregor volando una cometa junto a la carretera mientras Živa y Andrej  llegan a su encuentro. Nos damos cuenta de que Gregor, de apariencia dura, se encuentra de licencia antes de continuar un entrenamiento en el contingente de las fuerzas armadas destinado a Afganistán; Živa, guapa y desenfadada, continuará pronto sus estudios en el extranjero, cuestión sobre la que guarda cierto misterio; Andrej, un gay gordito, alegre y lo suficientemente listo como para no seguir estudiando o buscar un trabajo, se dedica a verlas pasar.

"Con los actores fuimos compañeros de la Universidad de cine y teatro, así que conocía su trabajo y de lo que eran capaces de hacer. Tienen mucho talento. Aunque la historia estaba escrita desde mucho antes que nos conociésemos, escribí personajes y diálogos pensando en ellos. Ensayamos mucho, hablábamos sobre los personajes, las escenas de la película. Conocían muy bien a sus personajes.  Sabían a qué se dedicaban, qué hacían sus padres... Nada que aparezca en la película, pero era importante para ellos. Quería darles la mayor cantidad posible de información y de ayuda", sostiene.

La historia se arma en base de diálogos inteligentes que arroja luz poco a poco sobre secretos del pasado (y del presente) en lo que a primera vista parece el viaje sin más de tres jóvenes que se encuentran en el umbral de la edad adulta. Gazvoda consigue retratar con detalle al trío protagonista sin que en ningún momento caiga en estereotipos fáciles.

El mismo director estará presente el viernes 17, para encabezar la charla debate posterior a la película El enemigo de la clase (2013), que codirigió junto a Rok Biček. La cinta, basada en hechos reales, cuenta la tensa relación con desenlace fatal entre los alumnos de una escuela y su nuevo profesor de alemán, de carácter autoritario. Debido a la licencia por maternidad de su profesora de alemán, llega un reemplazo mucho más severo y áspero. Rápidamente, los alumnos, acostumbrados a la indisciplina, ven cómo el nuevo docente impone un ambiente muy distinto, acorde a su temperamento, hasta que, un día, una estudiante introvertida llamada Sabina  decide acabar con su propia vida. La clase reacciona ante este suicido traumático de manera incontrolable, acusando al profesor por sus métodos de trabajo.

La programación continuará con la comedia Una pizzería de lujo (2015), de Jan Cvitkovič (sábado 18); y los dramas Buenas noches, señorita (2011), de Metod Pevec (domingo 19); Sedúceme (2013), de Marko Šantić (lunes 20); El árbol (2013), de Sonja Prosenec (martes 21); y Silent Sonata, Circus Fantasticus (2010), de Janez Burger (miércoles 22).

El ciclo “Días de cine esloveno” tendrá su primer paso por Buenos Aires y luego visitará otras provincias de nuestro país, como parte de los festejos del 25º aniversario de su independencia.

Comentarios