Matías E. González
04/06/2016 13:19

EscribiendoCine dialogó con Luis Ortega, director y guionista de Lulu (2014), película que cuenta la historia de Lucas y Ludmila, dos chicos enamorados que viven en la calle. Lucas trabaja recolectando el cebo de las carnicerías y comete delitos menores en sus tiempos libres, mientras que Ludmila circula por la capital en su silla de ruedas. El film narra el derrotero que sufre esta pareja de jóvenes marginales en medio de la ciudad que funciona como un juego de mesa. Lulu habla de la primera vez que haces llorar a alguien y tomás conciencia de lo que eso significa, afectar la emoción del otro”, sostiene el cineasta.

Lulu

(2014)

Lulu es una película que no solo dirigió sino que también escribió ¿cuál fue el origen de la historia? ¿se basó en situaciones y personajes reales o ambos aspectos fueron creados para el film?
Bueno, Lucas (Nahuel Pérez Biscayart) se parece bastante a la energía que yo tenía a los dieciocho años y Lulu habla de esa primera relación, la primera vez que hacés llorar a alguien y tomás conciencia de lo que eso significa, afectar la emoción del otro. Nadie nos enseñó eso. Entonces un poco surge de ahí.

Ludmila y Lucas, los personajes protagonistas de la película, viven, en cierto punto con luz propia, en un mundo bastante oscuro que los margina ¿cómo fue la construcción de esta idea?
Los personajes no tienen tiempo, cultura ni moda. El mundo los margina pero ellos marginan al mundo también. Es un desprecio mutuo y bienvenido de las dos partes. Se ignoran a tal punto que uno puede disparar en el medio de la ciudad y nadie lo registra. Es bastante espectacular. En vez de entrar en guerra ignorás al otro hasta que desaparece.

Respecto al reparto de Lulu donde los personajes tiene ampliamente desarrolladas no solo sus apariencias sino también sus psicologías ¿cómo surgieron Ailín Salas para interpretar a Ludmila y Nahuel Pérez Biscayart para componer a Lucas?
Con Ailin tengo un vínculo muy profundo mas allá del cine y ya habíamos hecho Dromómanos. Un día vi a una chica en sillas de ruedas con un arma en la mano y empecé a pensar en ese personaje de Ludmila Vieytes, buena gente pero no de bien. Hay cosas que son como son y Ailin era Ludmila. Nahuel tiene algo de bailarín que me gusta.

Gran parte de los escenarios en los que transcurren las acciones de Lulu son espacios públicos, en medio de la gran ciudad, que permiten reflejar con mayor veracidad la marginalidad de los personajes ¿cómo fue el rodaje en las distintas locaciones?
En el subte por ejemplo filmábamos de terminal a terminal y cuando pasaba el inspector tapábamos las cámaras. Después filmábamos yendo para el otro lado. El tema es que no te pegan las tomas que van para distintas terminales. Ponéle, la toma que hiciste de Plaza de Mayo a Primera junta no te pega con la que vuelve a Plaza de Mayo. Es un tema. La escena en que Lucas se empieza a montar a unos viejos en la barra de un bar, eran tipos que estaban ahí de casualidad y nosotros llegamos, tomamos algo y armamos la puesta alrededor de ellos. En las calles nos manejamos con libertad o rápido antes que venga la policía.

La banda sonora de la película cumple un rol muy importante en la misma, ya que cada canción complementa perfecto con lo que se transmite en imágenes ¿en qué se basó para la selección de los temas musicales?
Me gusta mucho Manal y Daniel Melingo y es una película bien urbana. Ellos transmiten bien ese dromomanear sin rumbo y habitando la calle. Después está la música de Ezequiel Araujo que hace lo que quieras cuando quieras y es bien funcional a la imagen.

Lulu es un film que se muestra diferente a la estructura de muchos de los proyectos que hay hoy en día en el cine argentino, los cuales tienen características bastantes similares entre ellos ¿a qué se debe su decisión por innovar en este sentido? ¿qué opinión tiene del cine nacional en la actualidad?
Es hacer lo que sentís a tu manera, no tiene muchas pretensiones raras. Es algo muy sencillo que se ha hecho mil veces. Quizá no está de moda. Pero tampoco creo que el cine argentino vaya en ninguna dirección en particular, por suerte. Cada uno encuentra su camino o no encuentra nada.

 Con respecto a su futuro en el cine y la TV ¿cuáles son sus próximos proyectos?
Quiero hacer una película inspirada en Robledo Puch, que transcurre en 1971.

Comentarios