Juan Pablo Russo
01/06/2016 15:33

En el marco del Día del Periodista, se estrena La construcción del enemigo (2015), de la directora Gabi Jaime, un documental sobre cómo los medios de comunicación montaron un operativo para convertir a una niña víctima de los crímenes cometidos por los militares en víctima de sus propios padres. "El caso de Alejandrina, no fue aislado sino una forma de accionar de los medios en complicidad con la dictadura", dice la realizadora en diálogo con EscribiendoCine.

La construcción del enemigo

(2015)

La construcción del enemigo aborda un tema de total actualidad sobre como los medios pueden manipulan la información influenciando sobre la ciudadanía a favor o en contra de un tema, ¿por qué la elección de trabajar sobre este caso particular?
Conocía el caso de Alejandrina, hace mucho, pero no tenía en cuenta de la dimensión, de la extensión del tema, no fue un caso aislado sino una forma de accionar de los medios en complicidad con la dictadura. El que fuera una niña, lo hace aún más brutal.

¿Tenías en mente abordar otros casos o siempre fue este en particular?
Hay otros casos, pero me pareció mejor recortar y centrarme en uno.

¿Cuánto de lo que aparece en el documental sabías de antemano y cuanto descubriste en el proceso de investigación? ¿Te sorprendió o era algo que esperabas?
Descubrimos muchas cosas en el proceso de investigación. Una es que en Uruguay la prensa uruguaya es la que comenzó la campaña, salieron cuatro notas en todos los diarios uruguayos desde el 22 hasta el 29 de diciembre de 1977. Y es allí donde hacen una producción fotográfica con Alejandrina, fotos que se usan luego en las revistas de Editorial Atlántida en Argentina que replica la campaña. Solo que cuando salen las notas Alejandrina ya estaba en casa de sus abuelos y no abandonada como figura en las notas.

¿Formalmente cómo fueron los lineamientos del abordaje estético y estructural para que la forma no opaque la fuerza del contenido?
Formalmente queríamos reproducir esto de que los hechos siempre están en los diarios, siempre construidos desde las palabras, parecen objetivos pero no lo son. Por eso contraponer estos discursos escritos con la memoria y el recuerdo de sus protagonistas, para reescribir la historia. No la de los que detentaban el poder en ese momento sino de los que luchaban contra ellos.

¿Considerás que el tema se puede trasladar a la Argentina de hoy cambiando algunos nombres?
Totalmente la construcción es la misma. Hoy los "enemigos" son los que salen a luchar por los despidos, los pibes con gorrita de los barrios pobres, los docentes que dejan las aulas para salir a luchar por la educación púbica…

Mucho se habla de que si en realidad la prensa es o no el cuarto poder, ¿cómo te parás frente a esa discusión?
Creo que la prensa no es el cuarto poder. Es parte del poder. Porque los que manejan los medios son empresarios, como los que fabrican autos, solo que en lugar de autos fabrican ideología. Ideología que representa a la clase dominante.

La película es una crítica al poder hegemónico de los medios, ¿cómo crees que esos mismos medios van a recibir el documental? ¿Pensás que lo van a ignorar o responderán con críticas?
No sé. Espero que sí, que genere debate, que pueda generar reflexiones acerca del presente, que construya ganas de leer la prensa desde otro lado.

Comentarios