Rolando Gallego
09/05/2016 16:13

Apostando al género policial, con una propuesta cinematográfica sugerente, La casa del mar, serie de ficción, creada, escrita y dirigida por Juan Laplace, estrenará nueva temporada con las actuaciones de Juan Gil Navarro, Dario Grandinetti, Delfina Chaves, Soledad Villamil, Federico Olivera, y otros, en la que los personajes de la entrega anterior verán cómo se desarrollan sus conflictos potenciándolos con una trama política que atraviesa e impregna todo. EscribiendoCine dialogó con el realizador, los actores Juan Gil Navarro, Soledad Villamil y Delfina Chaves para conocer detalles del rodaje y sus expectativas.

En La casa del mar, segunda temporada, luego de la aparición de Laura Ramos y la suspensión de su cargo del inspector Pelazas, el senador Ramos aparece muerto en el bosque de Mar del Pinar. Esta segunda temporada se centrará en la investigación del crimen, y se extenderá a distintas líneas que surgirán a partir de las pesquisas. El caso se abrirá al entorno familiar y político del senador.

La secuela estará compuesta por 8 capítulos de una hora de duración y el rodaje se realizó entre los meses de enero y marzo en diferentes locaciones de Buenos Aires y Necochea.

Juan Laplace, ¿al armar la primera temporada ya pensabas una segunda?
La fantasía siempre está, con mi serie anterior Perfidia también. Cuando terminamos La casa del mar, y DirecTV la compró, cerré la primera pero dejé líneas abiertas. Cuando nos confirmaron la segunda temporada comenzamos a pensar cómo seguir, porque no es fácil, hay que pensar qué actores querés y no y también con los que estás trabajando para preguntarles si estarían de nuevo, y por ejemplo a Tomás Fonzi y Federico D´Elía les escribí poco porque estaban con tiras.

¿Sumó el contar con el respaldo de DirecTV?
Es buenísimo, porque tenés mucho más presupuesto, lo nuevo es compartir el trabajo, porque opinan sobre guiones, episodios, etc.

¿Vos sos multitask, cómo repercutió esto?
Yo escribo, y me gusto dirigir lo que escribo, también edito.

¿La impronta cinematográfica de la serie tiene que ver con tu formación?
Yo estudié cine hace muchos años y trabajé toda mi vida en eso, y luego empecé a dirigir, tengo más de 25 películas hechas.

Soledad ¿Cómo te llegó el proyecto?
Juan me dijo que había pensado en mí un personaje y me encantó la historia, las ideas que tenía para hacer.

¿Viste la primera temporada?
No, sí la vi en ese momento y también había visto Perfidia y no tuve dudas de sumarme al proyecto.

¿Encontraste diferencias con tus trabajos anteriores?
Yo es la primera vez que hago una serie, siempre hice unitarios, no un proyecto con todo escrito que permite conocer la curva de lo que va a pasar con la historia y el personaje, me pareció muy interesante, y también que sea un policial, con un desarrollo visual, me pareció atractivo que contara también con imágenes y no sólo con diálogos. Eso para mí es novedoso e interesante.

¿Buscaste referencias externas para el personaje?
Si, un poco, los actores somos coleccionadores de imágenes y referencias, soy muy fan de las novelas policiales desde pequeña, Séptimo Círculo, Christie, en el último tiempo Menkel, Larsson, y por eso tiene un doble atractivo hacer esto. Últimamente estamos viendo muchas series, con Juan hablamos de The killing, su color y textura de narración y que en La Casa del Mar está logrado, porque se cuenta mucho con las imágenes y mi personaje es muy frío y distante. En el primer episodio es encantador, pero después cambia, porque oculta lo que siente, tuvo un golpe muy fuerte, y es difícil contar sin spoilear, pero lo importante es esto de ser muy contenidos en la actuación. Algo que estuvo bueno fue que no por ser un policial y de género pierde su localismo y eso está bueno para mí.

Delfina, Juan, ¿cómo se sintieron al ser convocados para esta segunda etapa de la historia?
Juan: Muy grato, porque de hecho es más complejo, arranca intentando vender un libro, no se lo quiere comprar y vuelve con sus adicciones y en el medio de todo eso aparece Laura con un hecho que no puede eludir, está complicado y se mete en un callejón sin salida. Es un conflicto mucho más profundo, va y viene y en vez de ser cuatro son ocho.

¿La curva del personaje es más grande, eso te interesa?
Sí, cuando hicimos la primera no había presupuesto y ahora podemos meternos más en sus adicciones, es alguien muy pusilánime, lo llevan, pero es raro y a la vez muy complejo, Juan me ayudó mucho, porque sabe mucho de actuación y de cómo arribar a una opción, porque muchas veces te revolean conceptos, y el no. El consejo era ir siempre ir a lo más chiquito, porque cuando te cierran el plano en la cara es complejo. Si se detallaba más se complicaba.

Delfina: Para mí es un honor, es como un privilegio, porque si bien yo arranqué muy poco a actuar, la primera temporada fue lo primero que hice en TV, y fue arrancar bien arriba, como un curso acelerado de actuación, pudiendo compartir escenas con actores importantísimos, puedo impregnarme de todos ellos y por eso le agradezco al director por esto.

¿Dónde buscaste referencias para componer a Laura, que primero es débil y luego muy fuerte?
Yo creo que es una estrategia, porque su debilidad es una fortaleza, y con eso manipula, y logra que la protejan, así consigue lo que quiere. Yo soy muy fanática del cine, pero no quería copiar, el director me dije que me quede con información y por ejemplo me marcó La chica del dragón tatuado y muchas otras. Además hablé con una psicóloga que trabaja con casos de abusos y también me sirvió.

Ese es uno de los temas más fuertes de la serie…
Sí, imagínate qué fue para mí acércame a ese tema, porque yo no sé cómo es convivir con ello, y trato de ponerme en el lugar, pero no lo sé, recién que vimos el primer episodio me angustiaba mucho cómo su familia utiliza eso para escalar políticamente.

¿Por qué hay que ver la serie?
Delfina: Primero porque si te gustó la primera, esta te va a encantar, además tenemos actores muy buenos en papeles interesantísimos, y además creo en qué nada es pura coincidencia y que verlo esto con estos actores y con este guion es increíble.

Soledad: Yo es la primera vez que hago una serie, siempre hice unitarios, no un proyecto con todo escrito que permite conocer la curva de lo que va a pasar con la historia y el personaje, me pareció muy interesante, y también que sea un policial, con un desarrollo visual, me pareció atractivo que contara también con imágenes y no sólo con diálogos. Eso para mí es novedoso e interesante.

Juan: Porque está mucho mejor y porque tiene corazón.

¿Vos crees que la TV abierta no respeta al espectador?
Si alguien apuesta a que se cuente algo no hay que sacrificarlo en el horario. No importa que haya plata si por ejemplo la historia está hecha con corazón, y que la gente sepa que hay algo por lo que está pagando y que es sólo para él. Acá pasa con DirecTV, pero en EE.UU pasó con otras series como Breaking Bad, hay que mirar a la gente que tiene el conocimiento para ir para allá. Hoy La Leona paga, pero hubo otros proyectos truncos. Creo que como actor y espectador, que el problema está en el punto de partida de una ficción, por el concepto trillado de Doña Rosa, es algo misógino, creado por Bernardo Neustad, hace mil años, si salimos de la métrica de malo o bueno, le interesa algo que no le contaron, si todos los días comes milanesa, por más que esté buena, te cansás, entonces ven cosas de afuera, sin conocer a los actores y doblados por locutores, a los que se les entiende todo, influye eso, y quizás termina siendo interesante sólo por eso.

¿Qué tiene La Leona y qué la diferencia?
Salió a contar algo social con una visión política y social determinada y creo que será la última ficción que lo hará, con todo lo que implica, porque mandar a dormir a la gente tan angustiada es complicado.

La Casa del Mar 2 estrena en OnDIRECTV el 9 de mayo a las 22 horas con emisiones todos los lunes a la misma hora.

Comentarios