Rolando Gallego
10/04/2016 12:28

El próximo 18 de abril en Bolivia comenzará el rodaje de Los últimos, ópera prima de Nicolás Puenzo protagonizada por Germán Palacios, Peter Lanzani, Luis Machín. la modelo y actriz Juana Burga y donde Natalia Oreiro tendrá una participación especial.

Los últimos

(2017)

La película se centrará en un futuro no tan lejano en el que las guerras, terminaron por generar un contexto agresivo para todos. Dos jóvenes, tras enterarse que serán padres, deberán atravesar un viaje transformados para conseguir un mejor lugar para el hijo que está por venir.

EscribiendoCine participó de la presentación que se brindó en un hotel céntrico de Buenos Aires, de la que estuvieron presentes no sólo el director, sino también el elenco protagónico, quienes contaron a la prensa especializada detalles del rodaje. Además, y en exclusiva, Nicolás Puenzo nos brindó detalles de la idea y su fuerte compromiso con ella.

“La película habla del presente pero se sitúa en un futuro muy cercano, que está a la vuelta de la esquina y en el contexto de una guerra, en el desierto de atacama, donde hay un campamento de refugiados y ahí están los últimos, en un contexto desesperado, y deciden salir a buscar un futuro”, comenzó narrando Puenzo. “En ese camino se encuentran con el personaje de Palacios, un corresponsal de guerra que se cruzará con ellos”, afirmó

Peter Lanzani, se mostró muy entusiasmado por la propuesta y su papel “es muy interesante la temática que se cuenta, es lo que más me atrajo, también filmar en locaciones así para contar una película apocalíptica y contar cosas que ya están sucediendo”.

Germán Palacios, por su parte afirmó que la decisión de rodar con Puenzo surge por “el vínculo que tengo con Nicolás y su familia y cuando me contó el filme me interesó el grupo, la historia, la convivencia en una condición difícil, estoy muy entusiasmado”.

Otro que dijo presente en la conferencia fue Luis Machín, quien agregó que Los últimos “es una película que excede los límites del cine argentino, se mete en la realidad latinoamericana, la convocatoria para el personaje me resultó atractiva. Me entusiasma que haya gente como Nicolás que se juegue por esto”, finalizó.

La actriz y modelo Juana Burga quien será la protagonista del film agregó sobre el compromiso narrativo de la película “me intereso poder participar para poder mostrar una situación relacionada con el agua que muchos ya están viviendo y me interesa reflejarlo como latinoamericana”.

El rodaje, en apariencia complicado, comenzará este 18 de abril próximo en Bolivia, y luego tendrá otras etapas en Buenos Aires y Chile. “Particularmente nos gusta trabajar en locaciones naturales y en condiciones extremas, ya lo hice en Cromo y repito en Los últimos dijo Nicolas Puenzo, quien también agregó que la película “habla de la belleza, pero también de la belleza intoxicada, y las cámaras mostrarán esa zona afectada por la megaminería”. Así también definió las líneas temáticas de la película “tiene dos ejes, contar lo que está pasando en la tierra, más ecologista, y el otro es una cierta mirada sobre el romanticismo, su gesta, de personajes que avanzan en situaciones difíciles, en el núcleo íntimo reflexiona sobre la potencia y la voluntad de vida que puede florecer a pesar de todo”.

¿Cómo surgió en tu cabeza la historia de Los últimos?
Fue un proceso largo, es una historia que cambió dentro de mi cabeza y surgió un poco de querer hacer una historia de personajes íntima en un contexto épico. Así apareció la historia con reminiscencias al western americano, la frontera salvaje, y el estado abandonándolos y no va quedando nada. Ellos serán refugiados, los últimos, y todo se disparará cuando ella queda embarazada y deciden buscar otra vida porque no quieren quedarse a morirse, y salen en un viaje iniciático y la crisis de refugiados de Siria me impactó, a todos creo, y me encontré con algo humano, que es querer vivir, y en esa fuerza interior sorprendente, yo quise hablar de eso, y lo puse en un contexto épico, de la guerra, la tierra, pegada a la realidad, algo documental, construyendo junto a muchos algo realista. Los jóvenes se encuentran con un corresponsal de guerra que lo moverá del lugar que tienen. Elegí a los chicos porque me interesaba el concepto de lo bello y lo intoxicado y Peter, Juana y Germán son muy bellos y quería transformarlos como la tierra se intoxica con la megaminería. Con Germán ya trabajé, y quería volver para que me ayudara en mi ópera prima.

¿En Cromo trabajaron de cerca con científicos, acá repetiste ese arduo proceso previo?
Una persona que me influenció mucho es un fotoperiodista que refirió al personaje de Germán, es Rodrigo Abd, y la posibilidad de estar con una persona que ha estado en zona de conflicto real nos revolucionó el guión. También hable con un arquitecto que arma campos de refugiado en medio oriente, y con el nos nutrimos, como fue en Cromo. Todo lo que se verá en la película será como es, con una base e iremos a lugares donde no se ha podido ir. Cuando vos estás en un lugar, como por ejemplo una mina abandonada pones los pies así y todo lo que te contaron y que vos ves no tiene ni comparación, y ahí pensé que había que documentar esa información, igual creo que la ficción tiene la capacidad de sintetizar y que dispare a que busques la información.

¿Buscan con la productora generar una línea autoral asociada a la ecología?
Creo que la realidad nos lleva a eso, no soy partidario de creer que no hay que explotar los recursos naturales, hay que hacerlo a conciencia. Viendo cómo es hacerlo mal el siguiente paso es cómo hacerlo bien.

¿A la hora de filmar sentís presión por el apellido?
No para nada, mi viejo es mi gran asesor y tenerlo cerca, aún joven y activo, me sirve su background. La presión es hacer cosas buenas, y sí me genera que me enseñaron un oficio de muy chico y siento que tengo que hacer cosas que valgan la pena, no filmar por filmar. Es una buena presión, un motor fuertísimo para la película. Sabía que una ópera prima es muy complicada y quería tener una historia que me entusiasme hacerlo, porque es muy fácil perder la motivación. En el último scouting me di cuenta que iba a estar así. Otra cosa que me inspira es el tema de la luz, que en el lugar se da de una manera única. Filmé en varios lugares, pero nunca como en Bolivia me pasó que la belleza de la luz me impacte de esta manera y nunca me pasó que la intoxicación del progreso me perturbe como allí.

¿Estrenás en 2017?
Si, es cine de autor pero también roza géneros como el western o el bélico y queremos que se vea. Quisiera llegar al WIP de San Sebastián con algo más o menos armado y estrenar el año que viene.

Comentarios