Rolando Gallego
16/03/2016 13:00

Internet Junkie (2015) de Alexander Katzowicz  es un film que analiza las relaciones humanas en tiempos en los que la hiperconectividad, las redes sociales y el yo virtual termina por hacer estragos en la vida cotidiana. Imposibilitados de comunicarse frente a frente y de dialogar con el otro de manera fluída, Katzowicz, a través de la pantalla y los múltiples idiomas que utiliza para construir la narración, termina por consolidar una propuesta que se adapta a los tiempos que corren. Sobre el origen de Internet Junkie, su inserción como hipertexto dentro de la era 3.0 y demás EscribiendoCine dialogó con el cineasta para conocer más detalles del film que protagonizan Angela Molina, Arturo Ripstein, Antonio Birabent, Nicolás Mateo y Paula Carruega, entre otros.

Internet Junkie

(2015)

¿Cómo pensaste las historias que se van entremezclando en el guion?
Fueron historias que fui escribiendo durante años, con la idea de hacer un film sobre la adicción de la gente a internet, adicción en aumento y que alieniza a las personas, enajenándolas del vínculo humano.

¿De dónde tomaste información para inspirarlas?
Internet ha sido una de las fuentes, sin duda. Y se mezcla con historias propias. Un escritor siempre toma de su vida y de lo que le circunda.

¿Cómo seleccionaste al casting?
Tuve jefes de casting, primero veía fotos y videos, luego hacía pruebas de casting, y finalmente escogía a quienes mejor se adecuaban al papel.

¿Cuánto duró el rodaje y cómo elegiste las locaciones?
El rodaje total duró 33 días. Las locaciones las escogía primero en fotos, y luego yendo al lugar a ver si me cuadraban.


¿Cuál fue el proceso de edición y post producción? ¿Apostabas a eso?
La edición es uno de mis fuertes. Yo empecé a los 18 años, trabajando en Nueve reinas (2000), en la post, y es la parte que más me gusta. La edición la hice en ocho días, y la post de color y sonido duró 10 semanas. Tuvimos seis ingenieros de audio, está terminada en 5.1 THX. Fue una post en súper estudios en México, con los mejores profesionales.

La multiplicidad de lenguajes y estilos responde a un mundo hiperconectado, pero ¿cómo decidiste qué incluir de esto y qué no?
La misma historia te va llevando por el empleo justificado del lenguaje. Todo tiene que estar justificado en el cine, sino lo está es gratuito. Y si es gratuito se tiene que quitar.

¿Cuáles son tus expectativas ante el estreno?
Un arranque despacio, pero con un boca a boca que va creciendo.

Estás con un nuevo proyecto?
¡Con varios! Quiero filmar un largo en Nueva York, pero el problema no es tener proyectos, sino, como en todo: el vil metal.


Comentarios