Rolando Gallego
05/01/2016 13:03

En Camino a La Paz (2015) Francisco Varone construye una una road movie en la que Rodrigo de la Serna interpreta a Sebastián, un treintañero que no sabe cómo encauzar su vida y decide aceptar el desafío propuesto por un anciano llamado Jalil (Ernesto Suárez) para acercarlo con su coche a un destino tan lejano y extraño como La Paz, Bolivia, el viaje es tan sólo la excusa para poder hablar de temas más profundos como la religión y la transformación personal hacia lugares insospechados. EscribiendoCine se juntó con ambos protagonistas para conocer más de la película y sus papeles.

Camino a La Paz

(2015)

Rodrigo, vos participaste del proceso para encontrar al actor que interpretara a Jalil, ¿quedaste conforme con la elección?
Luego de mucho tiempo de búsqueda, Francisco Varone me mostró dos videos de Ernesto Suárez y pensé ya está, por la picardía, era perfecto, me di cuenta que si bien no lo conocía es alguien que tenía que estar y lo conocimos en Mendoza y ni bien nos bajamos del avión nos recibió con su auto.

Ernesto, ¿fue difícil aceptar la propuesta, siendo la primera vez que vas a hacer cine?
Nos conocimos con Francisco y él me quería hacer el verso, me hablaba del auto viejo, como el mío y cuando volvíamos del aeropuerto se me cayó el caño de escape y me decía “vos tenés que hacer a Jalil”. Cuando lo conocí a Rodrigo también volviendo del aeropuerto me pidió un cigarrillo y tenía uno solo y lo compartimos y cuando se lo dí me dijo “vos tenés que hacer a Jalil”.

¿Cómo entablaron el vínculo entre ambos?
Rodrigo de la Serna: Cuando conocimos a Ernesto nos invitó a comer unos gnoquis, que amasamos

Ernesto Suárez: Vos no, yo (risas). Tomamos unos vinitos, escuchamos unos tangos y le pedí a Pancho que nos conociéramos, fue algo bueno y además para mí que soy un artista y poder trabajar con ellos que estaban tan entusiasmados fue un honor. A Rodrigo lo admiro, para mí es un actorazo, y tener tanta cercanía desde el primer momento es muy bueno. Filmar Camino a La Paz fue algo hermoso, a mí me gustó la pasión que Francisco le puso, sobre todo por la garra. Jalil tenía mucho que ver conmigo, no por la religión, sino porque todos buscamos la paz y creo que el film iba más allá de la meca, y esa búsqueda nos une a todos, los dos protagonistas buscaban lo mismo y en charlas nocturnas entre los tres hablábamos esto. Para mí que no hice nunca cine me pareció hermoso. Los dos me ayudaron mucho, el primer día Francisco me dijo que fue horrible lo que hice y Rodrigo me pedía que actuara menos con la cara, algo que Anthony Hopkins en los guiones pone como NRA, o no requiere actuación, y eso tuve que hacer. Cuando actuábamos con Rodrigo nos mirábamos, algo que yo enseño y actúo, es una técnica, no sé cómo salió en la película, pero eso para mí es importante.

Rodrigo, ¿cómo fue el viaje y la transformación de tu personaje?
Sebastián es un muchacho negado que de alguna manera tiene muchos miedos y la genialidad del relato radica en que no evidencia todo y que su patología está encarnada en el vínculo con el auto de su padre, y de pronto llega el personaje de Jalil y lo modifica totalmente, y hay un pulso narrativo interesante, parece mentira que esta sea la primera película de Francisco, por lo austero del relato, no sobra nada pero tampoco falta y en la actuación también, en los chistes, por ejemplo, había que despojar todo, el paisaje empieza a narrar, cada vez más despojado todo, solos los personajes, la muerte. Ese es el arco del personaje, y en un momento se libera y se mira al espejo y se pregunta qué pasó acá.

¿Qué pueden decir de justamente la austeridad de la narración?
Ernesto Suárez: Una cosa linda para mí fue que nunca estuviera explícito en la película sobre el vínculo entre Sebastián y Jalil, hay afectos dichos sin mencionarlos. El viaje durante el rodaje ayudo mucho, fueron muchos días juntos.

Rodrigo de la Serna: Sí, todo empieza a ser mucho más vibrante, es una actuación mucho más despojada, porque pasa que uno exagera, pero acá durmiendo pocas horas, estando en el lugar, el tema que no es fácil. Y yo agradezco eso. El tema y el contexto de la película es movilizante y todo comienza a suceder.

Rodrigo, para vos y el personaje ¿qué significa la religión?
A Sebastián todo le daba mucho miedo, y la muerte se le acerca, pero cuando vas creciendo te amigas con la idea y sabes que hay poco tiempo, y la religión es necesaria, porque da respuestas por estos grandes temas.

Comentarios