Juan Pablo Russo
13/10/2015 15:25

Fercks Castellani debuta en el cine de género con Pájaros negros (2015), una película de suspenso que narra la historia de Víctor (Luciano Cazaux), un exitoso empresario que lleva una vida feliz, mientras María, su mujer, muestra rasgos de una profunda depresión, Víctor siente que debe proteger a su pequeña hija de la fría relación que mantiene con su madre. "La trama de la película comenzó siendo una ficción original al cien por ciento, y mientras me iba metiendo más en el desarrollo de los personajes, necesitaba tener ciertas seguridades en cuanto al verosímil de lo que estaba pasando", dice el realizador en diálogo con EscribiendoCine.

Pájaros negros

(2015)

¿Cómo nació la idea de hacer una película como Pájaros negros? Sobre todo porque la mayoría de los nuevos cineastas apuestan a un cine más contemplativo.
Pájaros negros surge a partir de mi interés hacia las películas de suspenso, donde tienen un guion muy elaborado y todo se vá resolviendo hacia el final del relato. Con este film, quería contar simplemente una historia de ficción. Un cuento, que tenga principio, desarrollo y fin, pero que a la vez sea un rompecabezas complejo para lo atractivo del relato.

¿Cómo fue el proceso para trabajar un guion con tantos giros para que no se pierda la línea narrativa?
Fueron muchos meses dedicados a la escritura del guion, armando cada una de las tramas y subtramas, con el objetivo de que cada una de ellas trabaje en función de la otra, y que sean un complemento importante de la trama principal. La idea era conseguir que el espectador se reflejara con el protagonista y siguiera su punto de vista durante toda la película, sin perder el ritmo y el interés de la misma, que es lo fundamental en este tipo de films.

Desde el título hasta una escena en la ducha hay claras referencias a Alfred Hitchcock, ¿hay otros cineastas o películas que influenciaron en la película?
Sin dudas Alfred Hitchcock es el primer referente en mi cine. Pero también se pueden ver sutiles referencias de otros grandes directores como Martin Scorsese, Quentin Tarantino, y el recordado Fabián Bielinsky. Todos fueron de gran inspiración para el armado de ciertas escenas, donde la puesta y el perfil de los personajes tenían que ser explotados al extremo.

Salvo el personaje central (Luciano Cazaux) y algunas participaciones especiales trabajas con actores no conocidos para el público, ¿cómo fue el proceso de selección y por qué esa decisión?
Desde el inicio de la escritura del guion, comencé el proceso de selección de cada uno de los actores, comenzando por el elenco protagónico. A Luciano Cazaux lo conocía de otros trabajos previos, y junto a su mujer e hija (los tres familia en la vida real) fue un desafío nuevo al poder integrarlos al elenco y que funcionaran en la ficción como esa oscura familia que plantea la historia. El resto del elenco fueron actores que fuí conociendo a lo largo de los años, y sentía que este era el momento de brindarles un papel que sea especialmente diseñado para cada uno; y por suerte cada uno de ellos funciona correctamente.

La película se nota que tiene un gran trabajo de post producción sobre todo en las escenas de exteriores nocturnas donde logran generar un clima muy especial a través del uso del color, ¿cómo lo trabajaron?
El trabajo de post-producción de color fue una tarea muy detallista y obsesiva, con una idea clara de lo que quería de antemano. Fueron largas jornadas en la isla de edición, pero valió la pena el tiempo invertido, ya que el resultado fue muy positivo. Las referencias que tenía eran de películas de David Fincher, donde se generan esos climas, por momentos más densos y por otros más cálidos, donde conviven dentro del relato diferentes temperaturas de color, pero que funcionan armoniosamente en beneficio del relato.

Sin develar mucho de la historia se puede decir de que uno de los personajes sufre un trastorno de obsesión, ¿Hubo un desarrollo asesorado por psicólogos o es pura ficción?
La trama de la película comenzó siendo una ficción original al cien por ciento, y mientras me iba metiendo más en el desarrollo de los personajes, necesitaba tener ciertas seguridades en cuanto al verosímil de lo que estaba pasando. Mi padre es psicólogo y por suerte pude tener un rápido asesoramiento en cada uno de los temas que necesitaba relevar.

Pájaros negros podría ser considerada chica por el tipo de producción con el que se filmó. Contános como fue hacer tu ópera prima y como resolvieron las limitaciones económicas que tienen este tipo de películas.<
Pájaros negros es la consecuencia de mucha insistencia sobre un proyecto al cual le puse muchas fichas desde el principio y nunca bajé los brazos ante cada adversidad que iba ocurriendo. Por suerte pude contar con la buena predisposición de los actores, de los técnicos y de mi familia, que me bancaron durante todo este largo proceso, confiando en mí y en que en algún momento podía haber recompensa por todo ese camino realizado. La parte económica se fue resolviendo por etapas con una inversión muy grande propia, entre ellas la venta de un auto, y una co-producción local con la que pudimos sacar adelante esta película y llevarla hacia un estreno comercial. La peli cuenta con el gran apoyo del INCAA.

¿Las aspiraciones van en paralelo con el tipo de producción ó van por más?
Mis aspiraciones por la película son las mejores, más allá de la poca publicidad que pueda tener el producto, Pájaros negros es un film de suspenso digno de ser visto por cualquier tipo de público. ¡Obviamente vamos por más!

Comentarios