Rolando Gallego
24/06/2015 14:24

Primer largometraje como directora, pero tercero ya con su marido Carlos M. Jaureguialzo, Marcela Silva y Nasute encara en El prisionero irlandés (2014) una historia de amor prohibido en el marco de las invasiones inglesas. En la historia que imaginó de Luisa, una viuda que intenta salir adelante junto a su hijo, y Connor, un irlandés que llega a invadir el país y termina siendo apresado, hay un trasfondo amoroso que va ganando en tensión a partir de logradas actuaciones y una cuidada reconstrucción de época. Antes del estreno, EscribiendoCine dialogó con ella sobre el film y salir con un producto diferente en medio de un buen momento para el cine nacional.

El prisionero irlandés

(2015)

¿Cómo surgió la historia de la película?
La idea se desprendió de un concurso de guión de San Luis Cine con una propuesta relacionada a la vida cotidiana en la época de la Revolución de Mayo y por otro lado yo soy descendiente de irlandeses y me gustaba la idea de contar algo relacionado a esto, tenía una investigación familiar cercana a la época y descubrimos que durante las invasiones inglesas vinieron algunos irlandeses y después de la primera invasión éstos fueron llevados a las provincias y algunos terminaron quedaron, si bien la historia no es real sí el hecho histórico.

¿Cómo eligieron al casting?
Con el personaje del irlandés, Connor, queríamos que no fuese argentino por un tema de credibilidad, queríamos que hablara en inglés real y en castellano como le saliera. Hicimos casting para otros secundarios que necesitábamos que sean con inglés nativo y apareció Tom Harris, que hace poco está en el país, y audicionó para otro papel y lo terminamos convocando para el papel principal. Con respecto a la protagonista, fue parecido, Alexia Moyano era una opción que nos venía por varios lados, recomendada, y fue acertadísimo, más que ella vivió en el Sur, en condiciones parecidas y eso sumó mucho. Después trabajamos con el lenguaje para que no sonara irreal y sí lo más parecido a la época, no acartonado, y se trabajó mucho para esto para lograr la credibilidad.

¿Cómo seleccionaron las locaciones naturales?
Como el concurso era de San Luis nunca perdimos de vista que tenía que ser rodado allí e investigamos los lugares para que se acercaran a la historia, elegimos La Carolina que fue un lugar cercano en donde realmente sucedieron hechos históricos. La parte histórica esta superchequeada que fue así. Después filmamos en una casa ambientada en la localidad de Barker, cerca de Benito Juárez en Buenos Aires ya que recibimos apoyo de ellos y logística esenciales para la filmación.

¿Qué dificultades se encontraron al rodar?
La película en un 80 por ciento o más está rodada en exteriores, así que eso ya es una dificultad porque no tenés cobertura. Teníamos pocos escenarios. En algún momento necesitábamos que nevara, aunque lo hace frecuentemente, no lo hizo, por eso debimos utilizar efectos. Siempre nos llovió y en ese sentido fue complicado, para la fotografía fue ideal pero no para todo el equipo. Antes de rodar estuvimos tres meses en una olla del campo armando la película y fue muy épico todo.

¿Cómo pensaron desde el guión la tensión entre los protagonistas y su encuentro?
Creo que a la hora doce pasa el encuentro (risas) la idea era armar una historia de amor clásica, si busco un referente es Rio Bravo de John Ford, es muy clásico como planteamos la historia.

¿Y para Luisa (Moyano) en quiénes se inspiraron?
Para mí en las heroínas cinematográficas que veía cuando era pequeña, mujeres que nada las doblegaba pero cuando se enamoraban se derretían, algo como Maureen O’Hara, son esos personajes con los que empecé a ver cine.

¿Cuáles son las expectativas ante el estreno?
Íbamos a salir la semana pasada con 20 salas, un estreno pequeño y con la idea de llegar al público, pero luego nos llamaron y nos dijeron que no había salas. Después de discutir salimos en cuatro y ya venimos postergando desde mayo, hay un buen momento de cine argentino pero no es que al tener éxito bajan las extranjeras, al contrario, entonces haremos fuerza para que la gente la vea y nos apoyaremos en algunos seguidores para que hagan la patriada por la película. Estuvimos cinco años para hacerla y cuando tuvimos lo que necesitábamos para terminarla avanzamos, ahora esperemos que a la gente le guste.

¿Cómo es dirigir de a dos?
Estamos juntos hace 20 años, tenemos tres hijas, estudiamos en la ENERC y la verdad que en casa no se habla de otra cosa. Es natural. Es nuestro tercer film juntos y en la anterior de Carlos M. Jaureguialzo Matrimonio (2013) me interesé por lo artístico. El domina muy bien el set y yo estaba con los actores. Todo fluyó.


Comentarios