Rolando Gallego
02/03/2015 14:19

Naturaleza muerta (2014) marca el debut en largometraje del realizador Gabriel Grieco. La película es un homenaje a los slashers ochentosos y filmes clásicos de género pero con una vuelta “vegana” que lo dota de una impronta bastante particular. En un diálogo exclusivo con EscribiendoCine el director nos cuenta cómo surgió el proyecto, su empuje para sacar adelante la película a pesar de recibir respuestas negativas y la presentación en festivales.

Naturaleza muerta

(2014)

¿Por qué debutar en el cine como director con un film de género?
Hacer una película de manera independiente y sobre todo una ópera prima, es un proceso muy largo y complicado. En lo personal soy un apasionado del género, y creo que si le vas a tener que dedicar las 24 horas del día a un proyecto en el cual probablemente al principio no ganas un peso, mejor hacer algo que te apasione. Quizás elegir Naturaleza muerta no fue jugar a lo seguro, tenía mucho en contra: una película de género, donde las criticas pueden devastarte, con la poca tradición que aquí tenemos y una película sobre vegetarianismo en el país del “asado”. Al principio tanto el INCAA como muchos productores nos cerraban las puertas. Le contábamos la historia a mucha gente y se reían, pero seguimos adelante y nos mandamos a hacerla como pudimos, super independiente, sin plata. Le metimos garra y pasión “under” durante cuatro años y terminamos ganando mejor work in progress en Ventana Sur, y siendo seleccionados para ir a presentar la película al Festival de Cannes.

¿A quiénes o qué films tuviste como referentes antes de comenzar el rodaje?
Mi principal referente fue Alexandre Aja. Fue muy emocionante cuando presente la película en el Fantastic Fest de Estados Unidos porque me lo encontré a él presentando Horns. Fue extraño poder saludarlo y charlar, poder llegar ahí y conversar con quien de alguna manera me había inspirado en muchas decisiones estéticas para esta película.

¿Cuál es la película que más te asustó y por qué?
A esta altura no creo que me pueda asustar mucho una película, vi muchas, y ya las disfruto de otra forma. Ademas los peores “sustos fílmicos” los tuve en mi niñez. Pero si te puedo nombrar la película Cache de Michael Haneke, un film con un clima muy sombrío e inquietante que me apasionó mucho, algo que también me pasó lo mismo cuando vi Lost Highway de David Lynch. Tengo además que nombrar a Alta Tensión de Aja, cuando la vi en el cine sentí que la película le hacia un gran honor a su título.

¿Qué encontrará en Naturaleza muerta una persona aficionada al género?
Yo creo que va a notar influencias de muchos directores y estilos que son clásicos del género. Desde el Found Footage; el relato en primera persona; el terror sugerido en off, hasta alguna escena slasher o gore como también algún homenaje a Sam Raimi y al cine clase B. Espero que encuentren terror tensionante, como así alguna escena donde se juegue con el terror más absurdo. Traté de apropiarme de todas las cosas que me gustan y l esumé un enfoque personal. Ojala lo encuentren logrado.

¿Cómo se te ocurrió la historia? ¿Cuál fue el disparador?
Investigando para un spot que realizamos para la ONG sobre los derechos de los animales Animanaturalis vi el documental Earthling de Shaun Monson, el cual lo muestra todo. Veía animales en mataderos y pensaba en cómo llevar al espectador a una identificación con lo que viven los animales. Qué pasaría si nosotros fuésemos ellos y estuviésemos en ese lugar. Ahí surgió la idea. Y estaba ligada al género sin dudarlo: ¿y si esto nos pasara nosotros?, y nos ponemos en el lugar de ellos.

¿Cómo ideaste esta suerte de “venganza” de los animales?
Esta idea es un disparador pero el filme cambia de dirección hacia el final. La primera parte sigue una clásica línea del suspenso/policial, whodunit, y hacia el tercer acto entramos en un terreno cercano al slasher. Para ese final, la idea era basarse en los a veces moralistas slashers ochentosos, donde el villano de turno atacaba a víctimas, que siempre estaban al borde de la ley o la moral: el ladrón, los adolescentes que tienen relaciones sexuales prohibidas, el joven consumidor de drogas; El pecador. Si te pones a pensar estos slashers norteamericanos, tenían una ideología a mi entender bastante conservadora. Y el “Jason” de turno, al primero que iba a matar era al que estaba en la línea más roja. Bajo esta premisa, se me ocurrió el experimento: ¿que pasa si cambiamos esa moral y la llevamos a una moral “animalista” o “antiespecista”?. Si lo hacemos y partimos de la regla que maltratar a los animales está mal, bueno, ya sabemos quienes pueden a ser las potenciales víctimas de Naturaleza Muerta.

¿Cómo seleccionaste el casting para Naturaleza muerta?
A muchos los conozco de mis trabajos como director de comerciales y videoclips. Muchos otros son amigos de hace mucho y quería que estén en mi primer película. Otro caso aparte fue Nicolás Pauls, quien su participación fue clave en el film. El es “vegano” de hace tiempo. Tener su apoyo era fundamental para seguir con el filme. Luz Cipriota, apareció de la nada por recomendación de un productor, no la conocía actuando y cuando vi material de ella y nos juntamos en la primera entrevista, conocí su potencial. Era arriesgado sacarla del papel de “dulce” de las telenovelas y llevarla a hacer algo que nunca había hecho antes, un personaje con carácter y con fuerza, pero ella es super talentosa, laburadora y hoy por hoy creo que fue la mejor elección posible para ese rol. No me imagino a Naturaleza muerta sin Luz Cipriota.

¿Cuánto tiempo te llevo crear la historia y los personajes?
La verdad que no estoy seguro y mucho ya no me acuerdo. Pero de algo si estoy seguro, no fue sólo en el proceso del guion, que lo fui construyendo y cambiando en el rodaje y luego en montaje. Creo que la historia se termino de escribir en la isla de edición. Si lees el guion original que escribimos, es muy distinto a la película terminada.

El personaje de Luz Cipriota representa a la periodista aguerrida y que va a las últimas consecuencias pese a saber que terminará mal, ¿por qué lo pensaste así?
El tema en la película es la “obsesion”, y está presente en cada personaje. Trate de contar que cualquier ideología por más “buena” y linda que parezca puede llegar a ser peligrosa si se cruza la línea. Podrás encontrar en el filme varios personajes que están en su propio mundo obsesionados por lograr su cometido, sin tener en cuenta al otro, y Jazmín (Luz Cipriota) es uno de ellos.

Los paisajes son también protagonistas de la película, ¿cómo los seleccionaste?
En este sentido precisaba un paisaje imponente y árido, que de alguna manera recuerde a película como La masacre de Texas. Este tipo de películas se ven potenciadas con un gran ambiente rural. Después, fue una situación de ver que lugares teníamos a mano. A quién conocía, dónde podía ir, quién nos podía alojar. Me tome el trabajo un año antes y fui de vacaciones a explorar esos lugares como turista. Luego de ese periodo de esparcimiento y también scouting, tenía todos los lugares idóneos para este filme. Fui terminando de construir las escenas del guion con las locaciones que encontraba.

Hay lugares comunes, obvios en las películas de terror, pero también una sinergia de recursos que le otorgan una entidad propia a la película, ¿cómo trabajaste esta multiplicidad de materiales discursivos?
Recurriendo a las clásicas convenciones o tipificaciones del género, y tratándole de sumarle algún elemento distinto, alguna vuelta de tuerca personal, por más pequeña que sea.

¿Cuánto tiempo duró el rodaje?
Fueron dos semanas en el interior. A eso hay que sumarle que para el work in progress ya habíamos contado con algunas jornadas aisladas en Buenos Aires antes de empezar el filme. Pero básicamente fue todo a las corridas en dos semanas, donde tenía que ir a lo seguro y no hacer muchos planos o retomas. No podíamos tener a todo el equipo ahí por más tiempo. Fue el rodaje más veloz de mi vida. Creo que de tanto filmar cortos y videoclips me dio el entrenamiento para poder hacerlo y tener bien en claro lo que quería y se buscaba en cada escena.

¿Cómo fue la experiencia de presentar la película en Cannes y cuáles son tus expectativas frente al estreno local?
Impresionante y creo que inédita. Me parece que fue la primera vez que un film de terror nacional, hecho a pulmón y sin presupuesto llega al festival clase A más importante del mundo. Estar ahí fue cumplir el sueño del pibe. Un mimo enorme, increíble. Esto… junto a los logros en otros festivales, como estar en competencia oficial en Sitges y los premios obtenidos en Ventana Sur, hicieron que finalmente se abran las puertas que tanto nos habían cerrado en el país. Y que el INCAA finalmente nos apoye para un estreno en salas para que más gente pueda ver la película. Si te cuento que en un comienzo, cuando nos cerraban las puertas, decidimos filmar igual y nunca pensamos que íbamos a estrenar. La película fue filmada directamente a 29.97 fps, pensada para salir directo video, pero luego del buen recibimiento cuando se dio esta posibilidad, tuvimos que hacer la conversión a cine a 24 fps DCP, nos quisimos matar, porque le quita calidad y ahí nos excusabamos con Mariano Suarez el director de fotografía de que claro… nunca se nos ocurrió llegar a terminar en una sala de cine con formato DCP. Es que desde un principio por como estuvo planteado todo, no entraba en los planes. El estreno no es solo cerrar un ciclo, sino una recompensa a tanto esfuerzo y una alegría enorme e inesperada. Ojala la gente pueda ir a verla y la disfrute tanto como nosotros disfrutamos hacerla. Y la próxima película será encarada de otra manera.

Comentarios