Juan Pablo Russo
19/03/2014 17:12

Luego de su presentación en la 10 Edición de Pantalla Pinamar, el español Jorge Algora (El niño de barro, 2007) estrena Inevitable (2013), film basado en la obra teatral Cita a ciegas de Mario Diament con un elenco que encabezan Dario Grandinetti, Antonella Costa y Federico Luppi en el rol de un reconocido escritor argentino.  "Admiro la vitalidad y diversidad de este país, me gustan sus historias y me convence la verdad de los actores y actrices de acá", dice en una charla exclusiva con EscribiendoCine.

Inevitable

(2013)

Fabián trabaja como ejecutivo en un banco. Tras la muerte de un compañero de trabajo entra en crisis. Mariela, su mujer, es psicóloga y tiene como paciente a Olga, una mujer amargada que trata de volcar su frustración sobre la terapeuta. Fabián conoce a un famoso escritor ciego que intenta ayudarle. Guiado por sus consejos, Fabián fuerza una relación con Alicia, una joven escultora, a la que ve como su amor inevitable.

¿Cómo te encontrás con la obra teatral Cita a ciegas de Mario Diament y que te motiva a llevarla al cine?
El coproductor de La historia oficial, Jakie Finkielstain, contacta con mi productora, Susana Maceiras, para decirle que ha comprado a Mario Diament los derechos de adaptación de Cita a ciegas y que tiene interés en que la produzcamos. Leo la obra y me gusta su planteamiento envolvente. Hacía tiempo que andábamos buscado un argumento cuya fuerza principal estuviera en los actores y comenzamos a trabajar en la financiación.

¿Cómo trabajaron la transposición cinematográfica para que no perdiera la esencia y que a la vez no se convirtiera en teatro filmado?
La obra original de Diament transscurre en un banco de parque, por el que van transitando los distintos personajes pero tiene historias que se narran y que permiten averiguar otros escenarios y personajes. A partir de aquí, surge la idea de la recreación del mundo del banquero, un personaje anclado en la rutina y con unos hábitos y formas que proceden de la dictadura.  De ahí surgen las repeticiones en los detalles que nos permiten ir construyendo desde adentro la transformación del personaje. Como oposición aparece el mundo de Alicia, una escultora en hierro, bohemia y libre, que encarna los nuevos valores de la democracia. Su mundo es muy a pie de calle, desordenado y vital, que ubiqué en el barrio de La Boca.El choque entre esos dos mundos, provoca la mimetización del banquero. En medio de esos dos mundos se sitúa el parque, en donde el ciego actúa como un adivino, que de forma inconsciente influye en las vidas de los demás personajes. Durante los ensayos trabajamos especialmente, la eliminación, en el lenguaje, de elementos excesivamente retóricos que aún se conservaban de la obra teatral.

¿Qué sentís que cambió con respecto a la versión teatral?
Nuestra historia es más real. Las pasiones se muestran con toda su potencia, haciendo creíbles las reacciones de los personajes.La cámara juega a favor de la narración y los estados de ánimo y los matices actorales creo que logran una mayor implicación del público.La construcción con secuencias breves, que se van superponiendo, hacen que la narración se vaya entretejiendo, para instalarse en un lugar donde incluso los cambios temporales se justifican

Si bien nunca lo llaman por su nombre el personaje de Federico Luppi es claramente Jorge Luis Borges. ¿Cómo trabajaron su construcción para no caer en el estereotipo ni en una imitación?
La sugerencia surge de lo que dice y de elementos formales como la ceguera y el bastón. A partir de aquí, nuestra construcción se basó en la humildad, la ironía y las sonrisas amables.Creo que Federico disfruto mucho con la creación de este personaje y se nota en la riqueza de matices que nos aporta.

Tengo entendido que estuvieron cerca de seis años en concretar el proyecto. ¿A qué se debió tanta demora?
El proyecto tenía muchas posibilidades, estuvimos a punto de rodarlo en época actual e íntegramente en España, pero la decisión de conservarlo en unas condiciones de credibilidad histórica y el interés de nuestro socio coproductor Luis Sartor hizo que todo volviera a sus orígenes. De cualquier forma los tiempos de los proyectos son imprevisibles y más en los marcos económicos de los últimos años.

¿Cómo viviste la primera proyección en Argentina dentro de Pantalla Pinamar?
Pinamar es un lugar cálido y agradecido. Después de numerosos pases en festivales internacionales, era la primera vez que se pasaba en Argentina y tenía mucho interés en ver como reaccionaba el público de acá. Me sorprendió lo bien que entraban en las ironías de los diálogos y los agradecimientos al final de la proyección fueron muy reconfortarles.

¿Por qué siendo español decidís filmar en Argentina? Ya lo habías hecho con El niño de barro y ahora reincidís con Inevitable.
Admiro la vitalidad y diversidad de este país, me gustan sus historias y me convence la verdad de los actores y actrices de acá. Supongo que ha sido inevitable como esta historia de amor.

¿Después del estreno argentino como sigue el recorrido de Inevitable?
Estrenamos en México el 4 de abril, el 11 en España, luego pasaremos también por las salas de Estados Unidos, Colombia y Chile. Hemos vendido la película para Latinoamérica, Japón y Taiwán y aún nos esperan varios festivales que nos la han pedido, la verdad es que no nos podemos quejar.

¿En qué nuevo proyecto estás trabajando ahora?
Al llegar a España, barranco con la dirección de un documental y me han encargado un guión sobre mafias judiciales. Ahí andamos, espero que pronto pueda presentar una nueva historia en este país al que amo y respeto.

Comentarios