Juan Pablo Russo
12/02/2014 13:38

El cordobés Mariano Luque estrena este jueves a las 18.45 en el ArteCinema (Salta 1620 -CABA) su largo Salsipuedes (2012) acompañado de Sociales (2013), cortometraje premiado en el 28 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Protagonizado por Mara Santucho, Marcelo Arbach, Mariana Briski y Camila Murias, Salsipuedes aborda la relación de un matrimonio joven en crisis, que pasa unos días de vacaciones en un camping. Mientras que Sociales narra la relación de un joven que estudia cine y filma fiestas de casamientos con su jefe. En exclusiva charló con EscribiendoCine.

Sociales

(2013)

Salsipuedes nace como un corto y tras su paso por Cannes se convierte en un largo. ¿Por qué esa decisión?
Salsipuedes no fue concebida como una película de una duración determinada. En el guión había diálogos extensos, contemplaciones y acompañamiento al mundo interno de la protagonista. Necesitaba que el tiempo sea regulado por lo que iba a pasar en el plano durante el rodaje.

Al encontrarme con el material filmado tuve la necesidad de añadirles más matices y ambiguedades a los personajes, sobre todo a la pareja protagonista, para poder cerrar la película como quería. Después de varios meses de edición, sentí que necesitaba otras escenas, y así luego de un año del primer rodaje volvimos a filmar. En ese momento sentí que podía aprovechar lo que fui descubriendo con el tiempo que duró mi proceso, para reencontrarme con algunas certezas que surgieron al tener gran parte del material procesado. Me pude dar el gusto de considerar algunas cuestiones estéticas y narrativas que no habían sido planificadas en el guión y que aparecieron en el montaje. Creo que fue una decisión enriquecedora.

Tocás el tema de la violencia de género pero de manera muy sutil ¿Te basaste en hechos reales o fueron percepciones producto de la imaginación?
Creo que los hechos reales que forman parte del entorno pueden ser las primeras imágenes disparadoras, pero desde un primer momento esas experiencias son filtradas por una percepción particular. Después en el proceso de guionado esas percepciones son desarrolladas con la imaginación, y ahí es donde se empieza a configurar la mirada y el sentido de lo que busco.

¿Qué te llevo a abordar un tema de estas características?
La película tiene un tema central que es la violencia de género y quise abordarlo desde la convivencia de los personajes en un marco de vacaciones, donde supuestamente van a descansar. En esa convivencia aparece la violencia naturalizada que está presente en los vínculos, en los silencios, las relaciones de poder, la complicidad y los mandatos.

Los temas, preocupaciones o necesidades sobre las que me propongo trabajar en un guión aparecen cuando ya está avanzada la escritura. No digo “ahora voy a hacer una película sobre tal tema”. Me gusta escribir sobre personajes tomando como referencia lo que veo en el cotidiano, a partir de las experiencias personales o las que me cuentan. Una vez que encuentro ciertas relaciones e ideas globales trato de ser consciente de la perspectiva que planteo.

A simple vista pareciera que de la forma en que se mueven los actores tuvieron mucha preparación antes de llegar al rodaje. ¿Cómo fue el trabajo con ellos?
Tuvimos muchos encuentros durante varios meses, charlando y ensayando varias escenas, sobretodo con los protagonistas; Mara Santucho y Marcelo Arbach, que son unos actorazos. Trabajamos en equipo con Ricardo Ryser que asistío en la dirección de actores. Durante esas reuniones fuimos encontrando el tono individual, cómo serían representados algunos momentos particulares y cómo hayar la tensión que transcurría en sus vínculos. Con los personajes de la madre (Mariana Briski) y la hermana de la mujer (Camila Murias) tuvimos reuniones entre todos, para trabajar más que nada los diálogos. Fue un proceso muy placentero.

Salsipuedes se estrena junto a tu corto Sociales, ganador del premio al mejor director en el último Festival de Mar del Plata, en donde trabajás una historia en tiempo real. Contános como fue este proceso.
A Sociales lo ideamos junto a José Benassi y Erwin Otoño, quienes hicieron la dirección de fotografía y de sonido. Tuvimos la necesidad de realizarlo para hacer una especie de catarsis sobre algunas anécdotas de nuestra experiencia estudiantil y laboral. Estas anécdotas siempre estaban de alguna manera pendientes para ser usadas como material, había algo atractivo en relación a los vínculos laborales que comentábamos con cierto pesar, complicidad y algo de humor.

El corto trata sobre la relación laboral de un jefe y su empleado que es un estudiante de cine que trabaja filmando fiestas de quince y casamientos. Las escenas son muy pocas, transcurren en la casa del jefe, que tiene su productora armada en el garaje. La idea de filmarlas en planos secuencia fue con la intensión de expresar la tensión de ese vínculo desde los actores, los diálogos y los gestos.

Con Salsipuedes estuviste en Cannes y Berlín, con Sociales te premian en Mar del Plata. ¿Te sentís un "mimado" por los festivales?
No! (risas). Apenas estoy comenzando, he dirigido unos pocos cortos y un solo largometraje, no creo que la palabra “mimado” sea la correcta. Sí hay muchos factores que intervienen para que los trabajos sean seleccionados o no en los festivales, primero hay que probar suerte, enviamos la película a un montón de lugares en donde no quedamos, en otros sí, pero una vez que se pone en marcha la maquinaria de la visibilidad hay cuestiones que a mí me exceden.

¿Estás trabajando en algún nuevo largo?
Sí, estoy trabajando en el desarrollo de mi segundo largometraje de ficción, que se va a llamar Otra madre, y desde hace unos meses, arranqué con otros proyectos con un registro más cercano al documental.

Comentarios