Juan Pablo Russo
27/01/2014 18:53

El problema de la calvicie masculina lleva a Tuti Turman (Nicolás Vázquez) a un inhóspito lugar en el norte argentino en donde un agua misteriosa hace crecer el pelo. La ambición de este personaje convertirá al lugar en un centro de estética capilar al que visitarán luminarias y desconocidos, quienes a cambio de un dinero volverán a tener una frondosa cabellera. Este es el eje de la nueva película de Néstor Montalbano (Pájaros Volando, 2010) quien dialogó con EscribiendoCine para adentrarnos en el mundo de Por un puñado de pelos (2014).

Por un puñado de pelos

(2014)

¿Por qué la decisión de contar una historia cuyo desencadenante es el tema de la calvicie masculina?
Después de Pájaros Volando tenía esa necesidad de seguir haciendo cine. Así que nos juntamos con Damián Dreizik con quien habíamos tenido una linda experiencia y enseguida nació la idea. Este personaje que en su génesis tiene problemas de calvicie refleja un poco una preocupación de los hombres en general y mía también (Risas). Así que fuimos en busca de una historia desde ese lugar.  Justo nos encontramos con una noticia sobre el tema de la minería y se nos ocurrió esto de llevar un personaje ambicioso a ese lugar y que se encuentre con el oro, que en la película es el agua que hace crecer el pelo.

¿Cómo fue el trabajo de llevar adelante esa idea inicial a  una historia mucho más compleja desde lo narrativo?
A partir de que está la idea y el concepto de lo que uno quiere contar la cosa es más fácil, aunque después todo se vuelva más tedioso con la escritura del guión. Pero este guión fue realizado de manera muy rápida. Tengo un vínculo muy fluido con Damián Dreizik en el intercambio de ideas y así es como el proyecto logró tomar vida propia.

También sos productor de la película, ¿eso te dio más libertad para trabajar?
Al asumir el rol de productor uno no hace concesiones. Todo lo que está es lo que quise hacer y lo volvería hacer igual. Si algo salió mal no le puedo echar la culpa a nadie, todo lo que está en la película es una decisión mía. Siento que es una película que refleja lo que soy  y que, lejos de mi egocentrismo, si yo fuera espectador elegiría ver y no la encuentro acá.

¿Por qué no encontrás acá?
No encuentro magia en el cine argentino a excepción de los grandes directores que todos sabemos quiénes son y que les va bien.

¿Por qué la elección para el protagónico de un actor como Nicolás Vázquez que está más relacionado con la televisión que con el cine?
Un poco para desestructurarme y para que no me relacionen siempre con los mismos actores. Podría haber pensado en Diego Capusotto también pero quería que el personaje lo hiciera un actor que no estuviera encasillado en cierta intelectualidad de esa que te da prestigio, que le pudiera dar una frescura y una impronta personal al personaje pese a estar más relacionado con la televisión que con el cine. El desafío fue ese y también en lo que respecta a mí está eso que la crítica te mira como que estás encasillado en una cosa de culto y que no te corrés hacia otros lugares.

¿Cómo te clasificarías como director ya que para muchos sos inclasificable?
Soy consciente de que para muchos soy inclasificable y no lo digo para recostarme en un ser especial sino porque sinceramente no me identifico con el cine que se hace en la Argentina. El cine nuestro no tiene magia, mi generación creció viendo un cine que te hacía soñar. Por ahí yo seré especial, no lo sé. Esta es una historia muy simple pero que tiene esa magia que acá no se encuentra. Por ahí la gente me relaciona con Diego Capusotto, con el under… y esta es una película sobre un pelado que busca hacer un negocio. No me identificó con el hoy del cine aunque reconozco que hay muy buenos directores y buenas películas argentinas que la gente misma las avala.

¿No pensás que eso puede ser interpretado como un resentimiento de tu parte?
No actúo con resentimiento sino con la felicidad de ser parte de un país que financia películas y produce cine como en ninguna otra parte de Latinoamérica. En Colombia se hacen ocho películas al año… Así que si te dan el dinero para hacer una película hay que ser responsable con el espectador. Yo me pongo en ese lugar. Las películas son buenas o son malas, no hay cine cine independiente y cine de Hollywood. Hay películas buenas y películas malas.

Comentarios