Juan Pablo Russo
28/11/2013 18:49

Protagonizada por Carlos Belloso, Gonzalo Heredia y Eleonora Wexler, Omisión (2013), es la ópera prima de Marcelo Paez Cubells que llega a los cines argentinos este jueves. "Cuando la escribí pensé en que era lo que a mí me gustaría ver. Que me entretenga a mí. Si no me entretiene a mí cálculo que no va a entretener a nadie", dice el realizador sobre este thriller de luchas entre el deber y el hacer.

Omisión

(2013)

Omisión es una película donde los personajes superan la historia en si misma. ¿Cómo les diste forma a cada uno de ellos?
Son dos personajes que nacieron distintos e independientes de la historia. Uno es el que interpreta Carlos Belloso, Patricio. A mí siempre me interesó saber cómo la gente se justifica las cosas que hace. El extremo sería como alguien que mata se puede llegar a justificar, y eso es lo que me planteé a la hora de darle forma. Y el otro es el personaje que interpreta Gonzalo Heredia. El planteo que me hice fue que pasa cuando tenés una información, no podés hacer nada y tenés que lidiar con esa carga.

Ambos personajes son opuestos pero entablás un paralelismo en sus profesiones de psicólogo y sacerdote
Me pareció que era interesante mostrar como que son dos caras de la misma moneda. Los dos hacen cosas muy similares. Escuchan confesiones de la gente y supuestamente no pueden hacer nada. Me parece que antes la gente tomaba a los sacerdotes como un poco de psicólogos. La idea era demostrar que básicamente son lo mismo y que la vida los llevó a estar en lugares opuestos.

¿Al ser personajes tan extremos no pensás que pueden generar controversias entre la iglesia y la psicología?
Espero que no. Yo quise contar una historia de dos personajes que un principio los puse en esta situación pero que después lo que hacen es secundario. Fui muy respetuoso tanto de uno como del otro. No quise juzgar a ninguno, era algo que no me interesaba. Solo quise contar la historia. Mi intención no fue ofender a nadie, es un cuento.

Llama mucho la atención los tatuajes del personaje del sacerdote
Fue una decisión pensada para mostrar que tenía un pasado. No nació cura, nadie nace lo que sos, la vida te hace. Esos tatuajes son para mostrar la marca de su vida anterior. Cuando ves la película y ves un cura tatuado llama la atención. Bueno, eso es lo que busqué. Que el espectador se pregunte sobre el pasado de ese personaje.

Tanto Gonzalo Heredia como Eleonora Wexler no son actores vinculados al cine ¿Cómo pensaste en ellos?
Estábamos en preproducción con Fernando Musa, que es el productor ejecutivo, y barajamos varios nombres. Ahí surgieron los de ellos. Un viernes les mandamos los libros y el lunes contestaron que la querían hacer. Fue como verlos en los personajes de entrada. Al igual que a Carlos Belloso.

Este año las películas de argentinas género fueron las más taquilleras del año. ¿Pensás que la película va a seguir con esa corriente?
Ojalá. Cuando la escribí pensé en que era lo que a mí me gustaría ver. Que me entretenga a mí. Si no me entretiene a mí cálculo que no va a entretener a nadie. Traté de hacer algo que a mí me guste y que yo como espectador lo vaya a ver. Es el cine que me gusta.

¿Ves en el cine de género una recuperación del espectador?
Yo creo que si vos contás una buena historia y brindás un buen producto la gente siempre termina apoyándolo. Más allá de lo que sea. Si hacés una buena película la gente la va apoyar, sea de género o no.

¿Qué directores admirás?
Uno es como una esponja que absorbe todo lo que tiene a su alrededor y va incorporando cosas. Ahora se me ocurre desde Alfred Hitchcock hasta Martin Scorsese, desde Sergio Leone hasta Francis Ford Coppola pasando por Juan José Campanella, Lucrecia Martel, Jean-Luc Godard, David Fincher, Christopher Nolan…Me gusta el cine. Somos una esponja y agarrás lo que más te gusta y tratás de incorporarlo.

¿Hubo alguno en especial que te influenció para Omisión?
Una gran influencia que vi mucho cuando la estaba escribiendo es Colateral (Collateral, 2004) de Michael Mann. Si bien no tiene mucho que ver con la película lo que me interesó que de entrada está planteado quien es el bueno y quien el malo y la tensión está en saber cómo va hacer el bueno para frenar al malo. Esa pugna me influenció mucho.

Comentarios