Juan Pablo Russo
01/11/2013 15:38

En Los Boys (2012) Javier Zevallos lleva al cine la historia del grupo jujeño de breakdance The Boys Street, cuyos integrantes de entre 12 y 18 años, oriundos de un pequeño pueblo llamado Palpalá, adquirieron notoriedad tras presentarse en el reality Talento Argentino. El film, que tuvo su estreno en el Festival de Cine de Mar del Plata, puede verse en el ArteCinema de la ciudad de Buenos Aires a las 17 hs.

Los Boys

(2012)

¿Cómo se produce tu acercamiento a Los Boys?
Mi acercamiento se produce casi por azar: estaba en lo de mi vieja, ella estaba viendo Talento Argentino (Telefe) y me comentó que le parecía increíble la historia de unos pibes de Jujuy. Me puse a ver el programa con ella y me emocioné. Yo no tengo prejuicios con la televisión. Luego, me conecté con ellos, nos fuimos conociendo un poco, viaje a jujuy a conocerlos en persona y me deslumbraron.

¿Qué viste en ellos a la hora de convertir esa historia en una película?
Para mí, Los Boys representan la alegría de vivir, a pesar de todos los quilombos que pueden tener, siempre van para adelante. Y lo hacen a plena conciencia, ellos se consideran artistas, tienen una visión sumamente romántica del arte y de la vida y lo expresan todo el tiempo, en sus acciones y en su baile. Creo que esta vitalidad es algo raro y hermoso que contrasta con cierto nihilismo abúlico en el que a veces estamos metidos.

Gran parte del metraje se construye con imágenes filmadas por ellos mismos ¿Cómo trabajaste ese material para darle una estructura narrativa?
Cuando empecé a pensar el proyecto, me encontré con un problema. El periplo ya estaba terminado, los chicos ya habían pasado por Talento Argentino. Eso me ponía en la situación de tener que contarlo con archivo o por entrevistas, o bien concentrarme en el hoy, en cómo estaban ellos luego de sus cinco minutos de fama. Luego viajé a conocerlos y el dio anterior a mi vuelta a Buenos Aires, Yamil -uno de los chicos- me alcanzó una camarita de mano y me dijo que ellos habían grabado algo de todo lo que les había pasado. Por la noche me puse a ver el material, directo de la cámara y no lo pude creer: eran unos 200 clips, casi todos cortos, que contenían algo de la experiencia de la TV, pero también mucho de sus vidas cotidianas. Y era un material absolutamente fragmentado, espontáneo, caótico y fascinante. En un clip podían estar haciendo un sándwich y por corte -dado por el acto de prender y apagar la cámara- podían estar trepados en la punta de un monumento o corriendo por el medio de una avenida súper transitada.

Esa primera sensación que tuve como espectador, de estar viendo algo tan enérgico y fresco, que representaba tan bien cierto estado emocional ligado a la adolescencia y sobre todo, a la manera en que los chicos se manejan por la vida, se filtró en toda la película, fue la propuesta estética narrativa y de montaje.

El paso siguiente fue reconstruir, a partir de este material y el archivo televisivo, la trama que cuenta cómo llegaron a la final de Talento Argentino. Y hacerlo manteniendo el suspenso y cierta progresión estructural que llevara la película hacia un clímax final.

Luego nos dimos cuenta, mientras montábamos con Francisco -el editor- que si el peso de llevar la historia lo llevaba esta trama, nos dejaba mucho espacio para ser más laxos y relajados con la trama que cuenta su vida actual, que registramos en Palpalá. Esta trama es más libre, de observación, con planos fijos muy equilibrados, para descansar un poco de la energía del material propio de los chicos.

¿Nació un nuevo género cinematográfico que es el Reality Movie?

(Risas) No sé si lo llamaría así. Creo que desde siempre se ha utilizado el material de otra gente (o propio, en el caso de las home movies) para contar historias. Antes era más difícil de hallar, era sobre todo súper 8 y cosas en 16 mm. El genio de Chris Marker lo hizo desde siempre. Creo que este material generó algo así como una textura del recuerdo, ese registro de cámara en mano, poco foco, voz en off (cuando no había audio directo).

En el caso de algunas películas nuevas, me parece que se está empezando a indagar sobre cómo es hoy esta textura -perdón que me repita, pero no me sale de otra manera-, habiendo tanta variedad de registros posibles entre celulares, camaritas, cámaras de foto, cámaras de seguridad, mil canales de televisión, Youtube. Hoy los adolescentes se representan de mil maneras distintas, que poco tiene que ver con el HD o el manierismo de la imagen, sino con el low fi, las fotos en baja vistas en un celular, los videos fragmentados de Youtube. En nuestra película quisimos ser lo más fieles posibles a esta especie de estética adolescente y por eso la película por momentos puede resultar un poco "desprolija" en lo formal, es un poco la idea.

¿En todo este proceso notaste cambios en ellos tanto a nivel personal como musical?
Durante el rodaje no notamos muchos cambios. Ellos venían con mucho empuje después de la tele y que alguien se interesara en su historia para hacer una película me parece que les reconfirmó que iban por el buen camino. Los cambios los empecé a ver luego, cuando se formó una amistad con el grupo. Hoy los chicos ya están más grandes y muchos están empezando a dedicarse a otras cosas: algunos trabajan, otros estudian, otros no hacen nada. Siguen siendo amigos y se dan mucho sustento unos a otros. Ninguno se metió en ningún quilombo, son todos pibes súper positivos. Casi todos siguen bailando, algunos con más dedicación, otros con menos. Siguen yendo a concursos y bailan en fiestas y presentaciones. Nosotros les hicimos unos trajes lumínicos y hoy los usan para laburar. Lo lindo es que en Palpalá hay un semillero de bailarines y el grupo ya se está empezando a reciclar con chicos más chicos.

En historia de ellos como grupo se hace hincapié en su no formación profesional sino que son más bien autodidactas. ¿En tu caso ves similitudes?
Quizás ese sentido, no tantas. Yo estudie en la ENERC y luego seguí con mi formación. Si creo que hay algo inherente a las personas que estamos ligadas al cine. Por lo general somos autodidactas, curiosos y aprendemos a hacer un montón de cosas de diversa índole, pero no terminamos de hacer ninguna de una manera genial. Ese rejunte de saberes refleja un poco la mezcla de artes que componen al cine.

En lo que si me sentí relacionado con ellos tiene más que ver con el quehacer artístico: es decir, cuesta mucho dedicarse a cualquier disciplina artística, hay que ser perseverante y seguir peleándola siempre. No perder el foco y hacerlo desde un lugar positivo, para no comerte la cabeza. En eso vi en ellos un ejemplo y creo que lo hacen mucho mejor que yo (Risas).

La película se vio primero en INCAA TV y recién ahora se estrena oficialmente ¿A qué se debe?
En realidad, la película se estrenó oficialmente en mayo, en Jujuy, en Palpalá. Los Boys inauguró el Espacio INCAA de ese pueblo, que es un cine increíble. En la función inaugural el cine se llenó y había 1.000 (si, mil) personas en la sala y 300 quedaron afuera. Los Boys bailaron luego de la película. Y fue una de las experiencias más lindas de mi vida, por la que siempre voy a estar agradecido con la gente de Palpalá.

Luego de este estreno, estuvimos esperando un lugar en los Espacios INCAA de Capital. Se dio que el Gaumont cerró por reformas y luego que no había lugar hasta el año que viene. Y en esta espera, se venció el plazo que INCAA TV te da para estrenarla en el canal.

En principio nos pareció un poco raro, pero la idea es que la película llegue al mayor número de personas posibles, así que lo aceptamos de buena gana.

¿Cómo sigue el recorrido de la peli a partir de ahora?
La peli ya tuvo su recorrido en Festivales, se estrenó en Mar del Plata -en donde estuvieron presentes Los Boys- y luego estuvo en algunos más. El 16 de noviembre, vamos a proyectarla en el Festival de Hip Hop de Villa Lugano, que es un festival muy grande que hace hincapié en el baile como herramienta de inclusión social. Los Boys van a venir para esa fecha y van a bailar luego de la función. En diciembre, tal vez esté en Salta, también con Los Boys bailando luego de la función.

Luego, la vamos a estar en los distintos Espacios INCAA del Interior -sobre todo del NOA- y en algunos espacios relacionados a la movida del hip hop, que son el público natural de nuestra esta historia.

Comentarios