Juan Pablo Russo
21/10/2013 15:47

Humorista, actor, escritor y también director, el multifacético Diego Recalde (Sidra, 2010) estrena T.VES?, película que rodó en 2004 sobre el poder de la televisión y la manipulación mediática. "De este tema no se hablaba en aquel entonces y más de un periodista se enojó mucho con la película", dice en una charla con EscribiendoCine.

T.VES?

(2004)
6.0

¿Pensás el cine como una forma de crítica a ciertos sectores de la sociedad?
Sí. Y si es a través del humor, mejor. El humor es un género que tiene muchas ventajas. Tarda más en envejecer y te permite decir lo que pensás sin ofender. Al menos de un modo directo. Y también evita que caigas en una moralina berreta. Debe ser por eso que reivindico la burla... Además, la burla es el arma que tiene el neurótico, para defenderse del perverso.

La película la filmaste en el 2004 y sin embargo hoy parece mucho más actual. ¿Por qué creés que sucede esto?
Creo que me adelanté. ¡Pero fue sin proponérmelo…! Simplemente tenía ganas de hablar sobre un tema que me venía obsesionando y coincidió con que, en aquel entonces, no había muchos oídos dispuestos a escuchar. Hoy, creo que la cosa cambió.

Lo que muestra la película está más instalado en la sociedad, algo que en 2004 no se cuestionaba masivamente. ¿Lo ves de esa manera?
Algo de eso hay. Pero de verdad fue azaroso. Mirá, T.VES? es una película que vengo proyectando con intermitencias en circuitos alternativos desde el año 2004. Y una de las cosa que hoy noto es que, en primer lugar, la gente se ríe cada vez más con la película. Antes, muchos se ofendían. Por ejemplo, una de las cosas que molestaba y mucho es que la película se mofa ferozmente de los militantes de izquierda. Claro, ahora ya está instalado Bombita Rodríguez, pero en aquel entonces no había nada y algunos me putearon y mucho... También la burla final a los críticos de cine me trajo más de un inconveniente con un crítico… Y es más, otra cosa que también pasa en la película es que pone la lupa sobre el género periodístico. Pero claro, ¡esto lo hice en el 2004! ¡Mucho antes de la pelea gobierno vs Clarín! De este tema no se hablaba en aquel entonces y más de un periodista se enojó mucho con la película. Pero en eso, la película es muy democrática. Se burla de todos por igual. Incluso también de mí.

Hablando de eso, ¿cómo ves el rol de los medios en la actualidad?
Es interesantísima la discusión que hoy se está dando. Ahora bien, si yo voy a salir a mostrar los hilos de los demás, tengo que hablar de los propios. Si no, me transformo en lo que critico. Y paso yo también a ser hablado por un otro…

¿Por qué la comparación del Mc Donalds con Macri?
En aquel entonces se decía que las hamburguesas de Mac Donalds no estaban hechas con carne de vacuna sino de lombriz. Algo que Mac Donalds obviamente salió a desmentir. Entonces me propuse inventar una compañía de comidas rápidas que esté sospechada de hacer hamburguesas con carne de grillo. Y me parecía que podía quedar gracioso que, aunque la compañía lo negara, ya desde el nombre uno tenía pruebas de que era así. Entonces junté el “cri cri cri” de los grillos con la palabra Mac. Y quedó Mac cri. Pero no es que quise hacer un chiste asociando al jefe de gobierno con una hamburguesa. Al menos de un modo conciente.

Todas tus películas las hiciste de manera independiente y sin ningún tipo de apoyo. ¿Trabajar de esta forma te permite no hacer concesiones o las tenés que hacer igual?
La independencia tiene una ventaja respecto a otras formas de producción. Podés salir a decir lo que querés. Ojo, siempre y cuando seas vos también el productor. El que manda en una película finalmente es el que pone la plata.

Tus películas remiten a un humor que el cine argentino no explota salvo casos excepcionales. ¿Creés que se debe a algo particular?
Tal vez porque hacer reír es más difícil… Y quizás porque, absurdamente, el llanto goza de más prestigio que la risa. El llanto está emparentado con la revelación, con la verdad, y esto se lo debemos, en parte, a las religiones, siempre tan serias y solemnes. Yendo a contramano de lo que se piensa, para mí la comedia es un género superior. Porque la risa desafía. Toca lo intocable. Cuestiona esos bronces que nos obligan a lustrar todos los días.

¿Tenés más películas para estrenar o ya estás para filmar algún nuevo proyecto?
Por suerte después de doce años y de presentarme con varios guiones que fueron rebotados, me acaba de salir el crédito y estaré filmando en breve por primera vez con apoyo del INCAA. Pero para no renunciar a la independencia, ahí también estoy como productor. Aunque esta vez, asociado a la productora Idehados. Como ya nos conocemos, ellos dejan en mis manos todo lo que tiene que ver con lo artístico. La película está basada en una novela que se llama Tenemos un problema, Ernesto, que es de mi autoría y publiqué por Planeta allá por el 2010.

Comentarios