Ximena Brennan
08/10/2013 17:12

Abril en Nueva York (2012) es el primer largometraje del prolífico actor argentino Martín Piroyansky (Vino Para Robar, 2013) filmado íntegramente en esa ciudad en 2010 y protagonizado por Carla Quevedo (20.000 Besos, 2013) y el músico Abril Sosa.

Abril en Nueva York

(2012)

Desbordante de lugares comunes de las típicas comedias románticas americanas, la película de Piroyansky parece decir mucho más. “Es un poco tramposa la peli en ese sentido porque arranca como una comedia romántica pero a partir de la separación de los protagonistas se vuelve un poco más melancólica y nos olvidamos del género”, reconoce el joven cineasta en diálogo con EscribiendoCine.

Sobre su debut en el largometraje, el también realizador del premiado corto No me ama (2010) cuenta que se dio muy naturalmente cuando trabajó de camarógrafo en Nueva York en un documental sobre Gustavo Santaolalla, donde además se encontró con Carla Quevedo quien ya vivía allí y estaba en pareja con Abril Sosa, músico de la banda Cuentos Borgeanos.

“Estuvimos una semana dando vueltas por la ciudad y se me ocurrió hacer una peli sobre una pareja que se separa en otro país. Armamos un mini equipo y salimos a filmar. Había hecho cortos y me daban ganas de experimentar con un largo, y surgió así, más como un juego, como una prueba. Después se transformó en algo más serio, pero sin buscarlo”, agrega Piroyansky.

Con Carla Quevedo ya había trabajado anteriormente dirigiéndola en un corto hace varios años. Cuenta que fue todo un desafío para los dos dado que ella nunca había protagonizado una película ni él dirigido algo tan largo. Con respecto a Abril Sosa, reconoció que fue arriesgado elegir a alguien que nunca había actuado para protagonizar la película, pero que terminó siendo una revelación.

Abril en Nueva York va recorriendo junto a la pareja protagonista algunos sitios no tan famosos para el común de la gente. Sobre esta locación, el actor cuenta que estar en un lugar tan lindo le dio ganas de filmar una película que muestre más un lado B de la ciudad, no los típicos rincones que estamos acostumbrados a ver en el cine.

“Fui dejando que la historia apareciera sola”, parece ser la mistica que utilizó Piroyansky, quien ahora se encuentra trabajando en un guión titulado Voley, que trata sobre las vacaciones de un grupo de amigos en el Tigre, aunque aun no sabe cuándo se comenzará con el rodaje.

Comentarios