Juan Pablo Russo
25/09/2013 18:14

Inacayal, la negación de nuestra identidad (2011), de los realizadores Myriam Angueira y Guillermo Glass, narra la historia del longko Modesto Inacayal, guerrero wiliche, héroe de la Patagonia, silenciado, que terminó sus días en el Museo de la Plata en muerte dudosa. Pero también muestra la historia de la restitución de sus restos (incompleta), al valle del Tecka en 1994 y de cómo pasó de ser un indio obediente y leal a ser un subversivo. "El relato de este documental intenta ser una reflexión sobre lo que ocurrió con Inacayal pero también de nosotros como país", dicen en una charla con EscribiendoCine.

Inacayal, la negación de nuestra identidad

(2011)
7.0

¿Cómo se conectan con la historia del cacique Inacayal y que los motiva llevarla al cine?
Surgió un concurso del INCAA sobre el Bicentenario que se llamo el Camino de los Héroes, donde la consigna era trabajar temas de "Héroes" no reconocidos en el relato oficial, nosotros que hace mucho tiempo trabajamos en la Provincia de Chubut, parte del equipo vive allá y otros en Buenos Aires, pensando que historia quisiéramos contar, surgió el nombre de Inacayal, la negación de nuestra identidad. Leonardo De Bella con quien hicimos la investigación fue quien sugirió el nombre, comenzamos a investigar y sentimos que ese era el tema. Y ahí comenzamos a trabajar, la investigación y la pre producción fue casi un año y luego vino el rodaje otro tanto, porque el gran desafío era humanizar a Inacayal y su familia, que había sido cosificado y tan maltratado. De forma subjetiva en el relato de la película hay un paralelismo entre esta época de la llamada Conquista del Desierto con la ultima dictadura militar, la apropiación de niños, los desaparecidos, es así que el relato de este documental intenta ser una reflexión sobre lo que ocurrió con Inacayal pero también de nosotros como país.

¿Más allá de la película ustedes también son parte del movimiento que lucha por la restitución de los cuerpos?
Los verdaderos militantes de la restitución son los compañeros del Colectivo Grupo GUIAS de la Universidad de Antropología de La Plata, que son los que llevan acabo las investigaciones y las restituciones. Ellos han sido muy generosos en cedernos material y su palabra para Inacayal, la negación de nuestra identidad. Esta película a ayudado a tomar conciencia sobre el tema a mucha gente y realmente para nosotros es muy bueno poder colaborar en la difusión de la importancia de las restituciones y dar visibilidad através de la pantalla a estos temas.

¿Cuáles son los justificativos que les dan para tener los huesos en un museo?
Con respecto al resto de los museos es un debate que creemos que se deben Antropólogos, Arqueólogos y los que estén al cargo de estos museos, con la suma de los representantes de los pueblos originarios, creemos que a esta altura de la humanidad, con tantos adelantos tecnológicos no se justifica de ninguna manera tener restos humanos en las vitrinas.

Sabemos que gracias al trabajo de los compañeros de GUIAS se ha logrado sacar de las vitrinas los restos del Museo de La Plata en esta gestión, pero aun falta la restitución complementaria y la de su familia, hay una ley nacional que se tiene que cumplir y la Provincia de Chubut tendría que pedir que así se cumpla en el caso de Inacayal.

¿Se entrevistaron con gente del poder político? ¿Qué les decían ante el pedido de restitución o que rol tomaban?
Con este tema hay una anécdota. Cuando estábamos haciendo la investigación de la película en un pueblo de Chubut, un intendente de renombre en la zona nos invitó a su despacho para conversar con nosotros y luego de escucharnos nos dijo: " Bueno ya se hizo la restitución del cacique este, a ustedes le parece que no es un poco morboso ahora hacer tanto lío para lo que falte del cuerpo Inacayal". Y entonces miro hacia atrás de él y había una foto del General Perón y le respondo: "Escúcheme intendente si encontramos las manos del general que hacemos las tiramos a la basura o las restituimos". A lo cual el intendente asombrado me dijo: "Ah pero eso es distinto, eso es distinto". Así son las cosas para mucha gente. Nuestros abuelos de los pueblos originarios siguen siendo un objeto, pero algo esta cambiando y como dice Marcelo Valko: "Lento pero llega".

¿Por qué creen que este genocidio no es reconocido aún por ningún gobierno como tal?
Fue un tema silenciado para construir este Estado Nacional, mirá todo lo que nos costó y nos cuesta reconocer como país lo ocurrido en los últimos treinta años, así que imagínate esto que paso hace tanto. Además hay mucho racismo sobre el tema, mirá lo que ocurre con los pueblos originarios en algunas provincias. Pero la historia vuelve y el Pachacuti, ese cambio de tiempo que hablan los abuelos, está haciendo lo suyo.

Desde lo cinematográfico, ¿cómo se plantearon la realización de la película?
La película tenia una idea muy clara desde el principio, queríamos el protagonismo de los abuelos de las comunidades de Chubut y a esa historia oral, que se repite de generación en generación que ellos contaban, sumarle sustento con la palabra de referentes e investigadores. Y es así que tuvimos el honor que el maestro Osvaldo Bayer le gustara la idea y nos diera su palabra. Y que grandes investigadores como Walter Delrío, Marcelo Valko y el Colectivo GUIAS nos dieran entrevistas y material que sumamos a la película de su propias investigaciones. A nivel realizativo el desafío fue hacer un relato dinámico y humanizado de un tema complejo y profundo.

¿Qué fue lo bueno y lo malo que les dejó hacer Inacayal, la negación de nuestra identidad?
Te diríamos que malo nada. Comenzamos en el 2009 a investigar y fue la etapa mas fuerte, terminamos la peli en el 2011, y en el 2012 comenzó a andar como pre estreno por festivales nacionales e internacionales, llevamos ganados ocho premios de los cuales dos son votos del público, montones de proyecciones independientes en Centros Culturales, universidades y escuelas, nos lo piden mucho los docentes de historia, y eso es fantástico. Todo ese esfuerzo fue una gran cosecha, a donde vamos hay colectivos de pueblos originarios o abuelos que se acercan, sahúman la sala, nos bendicen, ponen banderas mapuches, wipalas, es hermoso lo que pasa a nivel humano con la peli. Es como que llega desde la emoción un tema tan difícil, recorrió varios países de Latinoamérica y ahora llegamos al estreno del Gaumont y esperemos recorrer varios espacios INCAA del país para que lleguemos a mas público.

La lucha por la restitución sigue, ¿qué rol tienen ahora ustedes?
La lucha por las restitución sigue y como te decíamos los compañeros del Colectivo GUIAS son los que hacen el trabajo mas difícil y se cargan el tema al hombro. Nuestro humilde aporte al tema es esta película, sumando a la difusión del tema y esperanzados de que las autoridades de Chubut y las autoridades nacionales realicen las restitución complementaria de Inacayal para que pueda él y su familia descansar de una vez por todas en su tierra. Esta también es otra función del cine, no solo entretener, también debatir, reflexionar y emocionar, a través de lo que proponen las imágenes y que ese cine siga en el espectador cuando se apaga la luz del proyector.

Comentarios