Juan Pablo Russo
04/09/2013 15:36

El jueves 5 de septiembre, en el marco del Día del Inmigrante se estrena Venimos de muy lejos, La película (2012) de Ricardo Piterbarg a partir del clásico espectáculo del Grupo de Teatro Catalinas Sur, conmemorando asimismo los 50 años del barrio Catalinas Sur y los 30 años del grupo de teatro. “La película es una mescolanza infernal”, dice el realizador en diálogo en EscribiendoCine.

Venimos de muy lejos, La película

(2012)

Venimos de muy lejos, La película es una mezcla de ficción y documental, cine y teatro. ¿Cómo la definirías si la tuvieras que encuadrar dentro de un género?
Es peyorativo lo que voy a decir, pero siendo argentinos no debería molestarnos. En la obra de teatro hay una escena que no está en la película que cuando se casa un judío con una tana, algo muy poco frecuente, un personaje dice: “Esto es una mescolanza infernal” y la película es eso. Sin tomarla como peyorativa a la calificación. Así se pensó la película y así resultó. Donde no se confunden las líneas, no se confunden las cosas, sino que se funden. Y para mí eso está absolutamente logrado. Podrá gustar o no, pero eso es otra cosa.

¿Para entender de que se está hablando hay que entender la historia de la obra de teatro y del Grupo Catalinas Sur?
Creo que no hace falta tenerlo en claro. La película se entiende igual sin la necesidad de tener que explicarlo. Pero probablemente sin conocer la historia se te haga más difícil entrar en la película y también entiendo que es una película a la que hay que mirarla con ganas de ser atrapado. Si uno la va a ver con cierta distancia bueno…

¿Dónde tiene su génesis la película?
La idea sale a partir de mi viejo que me plantea a mí y a mi hermana por separado que quiere hacer una película que homenajeé a los inmigrantes a través de la obra de teatro Venimos de muy lejos. Al principio nos pareció algo muy difícil, algo que no nos podíamos plantear nosotros sino que tenía que salir de un consenso de mucha gente porque además es la obra de teatro del Catalinas más querida, es la fundacional, la que los catapultó al éxito y los plantó en la ciudad como un suceso. La única manera de hacerla era armando un consenso comunitario. Entonces mi viejo llamó a una reunión a la que fueron cincuenta personas y ahí se armó el consenso (Risas). De ahí se formó un grupo de seis personas para armar una sinopsis y después tuvimos un año y medio de escritura del guión con discusiones periódicas hasta llegar a una primera versión.

¿Es decir que la idea de mezclar todo salió del mismo grupo?
Eso se determinó en ese grupo de sinopsis donde en media carilla se decía que iba a ser todo mezclado. Iba a ver una ficción, una línea documental sobre cómo se hizo la obra de teatro pero también como se hizo la película, que de alguna manera representa de como los inmigrantes tuvieron que juntarse y trabajar en conjunto para poder salir adelante en su momento.

Vos sos del barrio, tu viejo es del barrio… ¿Hay un tono autobiográfico en la historia?
Veo el tono autobiográfico en el tema generacional. Trata de respetar las diferentes generaciones y en ese sentido me hago cargo de que es una película que tira la pelota hacia adelante esperando que las futuras generaciones tengan en la memoria que trabajando se construye una vida mejor.

Por la forma de encararla y las diferentes líneas narrativas que abarca, ¿fue una película difícil de poder concretar?
Toda la película fue difícil, esta es una película en la que actúan cien personas y la verdad que todo fue singular. Ellos se reencontraron con la obra y eso fue un plus que se ve en el material. Venimos de muy lejos es una obra que lleva 25 años y la verdad que filmando la obra brilló, se agrandó y eso fue bárbaro.

¿Hay planes de estrenarla en El Galpón de Catalinas?
Esa es una idea que veremos más adelante, si bien el teatro no está equipado para proyecciones la idea está.

Comentarios