Juan Pablo Russo
06/01/2013 13:52

Con más de sesenta videoclips en su haber, entre los que se encuentran los de grupos como Miranda! y Babasónicos, Leo Damario comenzó hace un tiempo a trabajar en la realización de largometrajes con una impronta tan personal como indie. Olympia (29/1) (2011) y Palmera (8/1) (2012) serán de la partida del ciclo Proyecciones Fuera de lo Común 2013 (PFDLC 13) que desde 8 de enero se realizarán en Ciudad Cultural Konex (Sarmiento 3131) todos los martes a las 19 hs. “Me planteo hacer cine como la búsqueda de un género en sí mismo”, dice en una charla con EscribiendoCine.

Palmera

(2012)

A pesar de no haber estrenado comercialmente ninguna de tus películas podríamos decir que ya contás con una filmografía que te define como director independiente. ¿Cómo es el mecanismo de producción para tus obras?
Tanto Palmera como Olympia tienen un sistema de producción muy diferente entre si. Palmera responde básicamente al sistema clásico del cine en cooperativa, en cual la producción de la obra es con el apoyo de todos los involucrados en el proyecto. Si bien es un film de una hechura técnicamente muy ambiciosa y elevada, fue concebida sin cashflow alguno. Desde ese punto estoy muy orgulloso en como el guión se abrió camino para hacerse tal como lo pedía frente a semejante adversidad. En el caso de Olympia, que también es una película off INCAA, fue producida por la productora publicitaria “Banana Films”. En mis películas jamás me comprometo con capital financiero propio. Creo que mi capital como director de cine es mi visión, mi arte personal, que es la carta mas sincera a la hora de seducir mis aliados.

Palmera y Olympia cuentan con actores conocidos y músicos ¿Cómo los convences para que se sumen a tus proyectos?
La primera obra que hice fue ¡Yok! a los 17 años. Un corto de artes marciales que protagonizaba Emmanuel  Horvilleur. Luego, a los 19, dirigí el primer documental que se hizo sobre Babasónicos y de ahí en más me fui desarrollando como director dentro del universo del videoclip. Como videasta llegué a tener más de 60 videos realizados. Entre las bandas con las que te toca trabajar con algunas tenés más feeling que con otras. El caso de Miranda! Y Babasónicos fue excepcional porque se relacionan mucho con la cosmética de mi universo visual. Respecto a los actores, desde mi lugar como convocador, puedo decir que los cuido y respeto mucho. Me gusta delinear muy bien a mis personajes, ensayar, tener mucho feedback sobre cine. Pasarles películas, generar mucha confianza y estar cercano a ellos en el plató. Me gusta buscar una afinación juntos que se plasmé en todo el ensamble actoral y darles todo de mí para que disfruten el proceso de rodar una película como un viaje inolvidable.

¿Qué se va a encontrar el espectador que se acerca a ver tus películas?
Me planteo hacer cine como  la búsqueda de un género en sí mismo. Palmera es una obra más radical en ese punto. Es la balanza perfecta entre como me gustaría que fuese el cine y como lo pude realizar.  Es un cine puro, muy nuevo y virgen que revienta los lugares comunes. Trato de darle opciones al espectador, persuadirlo, darle herramientas de análisis e incitarlo a la búsqueda. Pero al margen de mis aspiraciones, tanto Palmera como Olympia son dos películas muy lindas de ver.  Tienen mucha belleza, la imagen es muy potente y seducen constantemente por la estética, la banda sonora o el discurso. El espectador se va a encontrar con algo tan renovador como excitante.

¿Qué tipo referentes tenés a la hora de filmar?
Hace un tiempo, cuando era docente en una facultad de cine, amaba armar listas interminables para mis alumnos. Creo que el mejor profesor de cine siempre es un compendio de un manjar de películas. Me gusta estudiar y leer las carreras de los directores, ver como era la coyuntura de la época en la que Godard todavía no era Godard. Me gusta el mito de Fellini, Favio, Bertolucci, Roger Vadim, Bo, Lynch, Lars von Trier, Sergio Leone, Keneth Anger, Woody Allen... Bergman. Me gustan  esos directores  que  los veo como a  estrellas de rock.

¿Cuáles son los motivos porque ni Olympia ni Palmera encuentran lugar en el circuito comercial?
Tampoco lo buscaron. Las películas se hacen por razones infinitas.  Olympia fue proyectada en Berlinale en EFMKT por ejemplo... También hicimos otro screen en el Hair Boutique Roho a mitad del año pasado con un público hermoso. Ese es un acto que veo completamente contracultural estrenar una película en una peluquería. Nunca fue la idea de Olympia salir al circuito comercial. Y Palmera menos... nació como un proyecto para internet y superó cualquier expectativa. Inaugurar el ciclo Proyecciones Fuera de la Común en Ciudad Cultural Konex con una obra que en tres meses de trabajo quedo tan acabada es un placer que no se pueden dar muchos directores noveles de acá.

Para mi es un honor y  un goce inmenso comenzar mi carrera de director en los circuitos alternativos. Es lo que me interesaba. Incluso antes de que se me pase por la cabeza la idea de que yo también podía hacer cine.

Igualmente, me gusta aclarar que la obra de un director no es una película. La obra se hace con el devenir de muchas películas, relecturas, movimientos…

Con Resentimental, mi nuevo proyecto, estamos trabajando de un modo completamente diferente a Olympia y Palmera. Se encuentra en el inicio de la pre-producción ya que es una película de corte más mainstream. Por eso me parece fantástica la cantidad de variantes y posibilidades que nos da el país para hacer cine. Que exista el INCAA es maravilloso, que la nación aliente a los directores hacer cine y estrenar de tantos modos tan disímiles me parece muy bueno ¡Lo celebro!

¿Producirlas por fuera del circuito oficial limita las posibilidades de estreno?
La verdad es que no existen los límites para una película. Justamente los límites y el cine no se llevan muy bien. A mi me gusta proyectar mis películas en todos lados. Y eso abarca desde la casa de los actores con los trabajo después de cenar a un teatro, la web, un teléfono, un museo, una peluquería, un escenario o treinta salas oficiales. Lo que si entiendo es que cada película tiene su espectador, su lugar y ese tipo de cosas se da de modo natural.

Olympia  y Palmera son dos películas lo suficientemente de vanguardia como para que dentro de diez años se puedan seguir exhibiendo como “estreno”.

¿Ves en este tipo de eventos como PFDLC 13 como la posibilidad de poder mostrar un cine diferente?
Totalmente. Me cerró desde todos los ángulos la propuesta. El ciclo tiene un muy buen line up y ser la película que abra me pareció halagador. Además de mostrar un cine diferente, PFDLC tiene un público diferente, un modo de presentar muy particular.Palmera se proyectará en un escenario, después de un show de Carca y presentada por Érica (García). Es un evento en si mismo, tiene mucho de feria, rescata lo mas noble de la real tradición cinéfila. Un sueño. Va a ser una fiesta para todos.

¿Cómo sigue el 2013 en materia cinematográfica?
2013 me va a tener ocupado trabajando en Resentimental. Se generó mucho interés con está película en los medios y publico, pero aun seguimos ajustando detalles y es probable que el rodaje se  pase para mas adelante. Últimamente al proyecto quisieron sumarse muchos actores y celebridades que me siempre me coparon para mi cine.

También ya tengo otro guión  terminado para seguir y hace poco comenzamos con Karina Noriega (mi esposa) a trabajar en otra historia de corte algo más épica y violenta. Pero ahora mi meta es saltar a Palmera  para seguir adelante con todo.

Comentarios