Ximena Brennan
26/11/2012 17:51

Luego de presentarse en el 26 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, el próximo jueves 29 de noviembre se estrena en los cines argentinos, Dulce de leche (2011), la intensa historia de dos adolescentes que se enamoran por primera vez, dirigida por Mariano Galperín. En diálogo exclusivo con EscribiendoCine, el realizador nos cuenta cómo surge la película y cómo fue el rodaje; por qué eligió Ramallo para filmar y habla sobre la química entre los actores.

Dulce de leche

(2011)

Luis y Ana son chicos que se enamoran tan profundamente que hasta parecen adultos, ¿te pasó algo parecido alguna vez?, ¿por qué te resultó interesante retratarlo?
No, a mi no me pasó algo por el estilo. Muchas veces en el rodaje y en la edición nos preguntábamos cómo reaccionaríamos, tanto como padres o como adolescentes a una situación así, y eso es uno de los sabores que tiene la película, la duda de qué sería lo mejor para la vida de Anita y Luis. 

Con Dulce de leche quise desarrollar una profunda historia de amor pura e inicial. Yo a los 15 años enloquecí con la película Melody (1971) y pensé que sería bueno poder hacer algo en ese tono para las generaciones de hoy.

Recuerdo haber visto a Camilo Cuello Vitale en Las viudas de los jueves (2009) encarnando a un personaje casi inexpresivo e indiferente hacia el mundo, ¿cómo fue que decidiste convocarlo para el papel de Luis?
A todos los actores adolescentes los elegí vía casting. Camilo hizo un casting excelente, ultra expresivo y no dudé en que se re bancaba el protagónico junto a Ailín Salas, que también hizo el casting y ya la había elegido antes que él. Después de confirmar a los dos, me enteré que se conocían de la primaria y eso fue algo tan inesperado como genial. La relación de ellos explota en el primer fotograma que comparten. Todo lo que hacen es creíble.

¿A qué se debe este título tan particular para la película?, ¿qué quisiste enfatizar?
El guión lo escribimos con Martín Greco, con quien fuimos compañeros de la secundaria; eso nos hizo más fácil el viaje a ese tiempo. El título salió bastante de una, creo que tiene que ver con los sabores y el estado general del film. Y ya tengo dos chistes con eso: 

1. El premio Moviecity lo ganamos en la capital mundial del Dulce de leche (MdP). 

2. Es natural que Dulce de leche este en el Festival de La Habana.

¿Por qué nos contás esta historia situándola en la tranquilidad de un pueblo y la alejás de la gran ciudad?
Quería que sea una película generacional, pero sin el formato noche-alcohol-ciudad. En los pueblos pasa todo, pero con otra velocidad, con otros filtros. Una caminata entre flores es distinta a una entre colectivos. Ambas pueden ser geniales, pero yo quería ese aroma. Los conflictos de la edad son básicamente los mismos en todos lados, en este caso el colegio, los amigos y la familia.  Los padres, incluso deseando lo mejor para ellos, chocan fuertemente. 

¿Qué desafíos o dificultades se dieron a la hora de ponerse a filmar?
En esta película el gran desafío fue que sea creíble la historia de amor, sin eso nada estaría bien. Las dificultades económicas siempre están, pero al igual que Anita y Luis, nos metimos en la mágica burbuja de Ramallo (donde filmamos gran parte de la película) y flotamos hasta llegar. El rodaje fue genial, Cardón y el Howard Johnson ayudaron a que todo fluya, y siempre todos tratando de trabajar mucho y pasarla bien.

La película compitió el año pasado en el Festival de Mar del Plata, ¿cómo pensás que la va a recibir el público luego de que se estrene comercialmente?
En Mar del Plata a la gente le gustó mucho, sala llena y aplausos. La mayor parte la disfruta mucho, sale emocionada, contenta y los deja pensando, en un estado que perdura. El premio fue un genial broche para ese momento. Algunos me decían que se sentían identificados con los padres y con los hijos y eso los dejaba felizmente confundidos. Soy optimista en ese sentido. Mi preocupación es que la gente llegue a las salas.

Sos fotógrafo además, ¿eso está relacionado con la hermosa fotografía con la que cuenta la película?
Qué bueno que te pareció hermosa. Diego Robaldo, Lorena Ventimglia y yo trabajamos mucho para que parezca casual y hermosa. Nos gusta la idea de que la belleza fluya de un modo natural y acompañando el estado de los protagonistas. Que sume en el amor, la tristeza, el enojo y en todos los estados por donde transitan los personajes.

¿Tenés algún proyecto a futuro que nos quieras adelantar?
El futuro es hoy y hoy estoy intentando que la gente vaya al cine a ver Dulce de leche. Muchos que la vieron me comentaron que verla fue como irse de vacaciones. Ese es un buen proyecto para hoy ir a verla al cine.

Comentarios