Ximena Brennan
05/11/2012 13:53

Tomás Sánchez es el director de Otro corazón (2012), film que reflexiona y concientiza sobre la importancia de la donación de órganos, y que se estrena en las salas nacionales este jueves 8 de noviembre. En diálogo exclusivo con EscribiendoCine, el realizador nos habla sobre el personaje de Elena Roger, la colaboración en la película de personas que pasaron por esta situación, destaca el apoyo del INCUCAI y la Fundación Favaloro y nos adelanta su próximo proyecto.

Otro corazón

(2012)
6.0

Tu película tiene un fuerte mensaje sobre la paciencia de esperar a que llegue un órgano y la importancia de donarlo, ¿cómo fue que quisiste concientizar a la gente sobre esto filmando esta película?
Me llama la atención el vértigo que sentimos a ser generosos. Como si lo que guardamos, lo que atesoramos, nos garantizara algo. Nos quejamos de no recibir y mientras tanto, detenemos la circulación. Es decir, lo que se guarda está fuera del circuito de la vida y no nos damos cuenta. Luego, la convivencia entre el pulso vital de la panza que se desarrolla y la espera del órgano, potencian el conflicto. 

Además que la familia en cuestión disponga de dinero por ser financistas, nos permite imaginar que podrían tener un trato preferencial, al estar en lista de espera. Al mismo tiempo tenemos a una cooperativa agraria deudora de la financiera que busca asociarse con ellos, nos permitiría hacer una metáfora con respecto a decidir ser donantes. 

Como dice uno de los personajes, "Lo que se guarda más de la cuenta se pudre". Es decir, el dinero, en lugar de estar en un cajón podría volver a la producción, a la vida. 

¿En qué se basó la elección de estos actores?
En la calidad actoral, en el humor y en que algunos tienen, entre sí, vínculos de años en la vida real que ofrecieron generosamente para filmar esta película. 

Elena Roger hace de esposa de Leo, personaje que encarna Mariano Torre, su compañero en la vida real, ¿cómo es trabajar con ellos y ficcionalizar esa pareja?
Fue maravilloso. Es muy importante la entrega que hicieron. Armamos minuciosamente la convivencia de una pareja que no tiene que ver con ellos, pero por momentos, quizá nos permitan presenciar la historia real de ese vínculo. 

Fuiste coach actoral de Elena Roger en otra película (La vida anterior, 2011), ¿cómo fue que la viste como mamá para encarar el personaje de María?
Con Elena Roger siempre decimos que trabajamos muy bien juntos. Nos conocimos en esa oportunidad. Ella tiene una rapidez mental que me parece sorprendente y que, al momento de meternos con las emociones, es fundamental.

Yo estaba buscando a María pero durante ese rodaje no hablamos de eso. Cuando la fui conociendo, me di cuenta que tenía algo que me gustaba para el personaje. El último día de filmación le ofrecí leer el guión, le encantó y al mes comenzamos a trabajar.

Contame cómo decidiste explotar al máximo su beta de cantante y formar un personaje completo
El canto para María es estructural. Ella fue cantante y evocará ese tiempo en momentos de crisis. Actualmente es profesora de canto. Será la música el elemento que la acercará a la naturaleza donde reforzará sus deseos hacia la maternidad.

Trabajamos muy bien con Javier López del Carril que es el responsable de la música de la película  y también el director musical de Elena Roger desde el 2006.

¿Cómo fue acercarle esta historia al INCUCAI y a la Fundación Favaloro?
Ellos nos asesoraron desde el comienzo y cuando estábamos casi en la etapa final del montaje, es decir, cuando todavía teníamos posibilidades de modificar textos o alguna escena que estuviera en conflicto con la realidad de los trasplantes en la República Argentina, mostramos la película a los directivos de la Fundación Favaloro y al directorio del INCUCAI. En ese momento nos otorgaron los auspicios por entender que contribuye enormemente a la creación de conciencia en nuestra sociedad, estimulándola a la reflexión sobre el tema de donación de órganos para trasplante. Además, es compromiso de la producción donar parte de lo recaudado a la Fundación Favaloro.

Convocaste al Dr. Jorge Rodríguez Kissner, un médico real que pasó por un trasplante de corazón, ¿cómo diste con él?
En el 2009 el Dr. Alejandro Bertolotti,  Jefe de Cirugía Torácica de la Fundación Favaloro, me lo presentó. El Dr. Jorge Rodríguez Kissner hacía muy poco había recibido un trasplante de corazón después de haber estado en emergencia nacional.

Presencié su recuperación y nos hicimos amigos. Jorge nos ofreció su experiencia como paciente en lista de espera, como médico obstetra, especialidad que sigue ejerciendo y como actor en el rol del responsable de una ONG que contiene a familiares en ese difícil momento.

¿Podemos decir que la película es también una lección de que no hay que descuidar a la pareja pase lo que pase?
Creo que la nueva vida en María genera una transformación profunda en cada uno y como consecuencia en la pareja. En ella, la situación del padre "sustituto" en lista de espera... ¿le permitirá sanar e incluir la desaparición del suyo? Y en él, la no aceptación del deterioro del padre... ¿lo ayudará a que su miedo a la paternidad no sea un impedimento?

¿Qué otros proyectos tenés como director?
Principalmente, la segunda parte de Otro corazón.

Comentarios