Ximena Brennan
30/10/2012 01:12

Actor consagrado, a pesar de su corta edad, y devenido en conductor del ciclo Ficciones Cortas por la pantalla de Canal (á), serie que presenta cortos de géneros varios, Martín Slipak dialogó con EscribiendoCine sobre el cine, los cortometrajes, las ganas de dirigir y sus nuevos proyectos que incluyen una obra de teatro en Francia y una película producida por Lita Stantic.

Tratame bien

(2009)

¿Cómo fue que te propusieron participar en Ficciones Cortas?
Un día me llegó un mail de un chico llamado Mariano Hueter. Me decía que tenía 20 años y quería hacer un programa de televisión donde mostrar cortometrajes y que había pensado en mi para que los presente. Yo en esa época estaba terminando Tratame bien si mal no recuerdo. Me pareció bastante osado que un tipo tan joven, estudiante de cine, tenga ganas de hacer un programa para TV y la temática me interesaba particularmente ya que ver cortometrajes me genera un placer inmenso. Conocí a Mariano y entendí que el programa se iba a hacer, iba a estar bueno e iba a encontrar su lugar en la tele (en ese momento no estaba siquiera vendido). Así que yo también me animé a hacer algo que nunca había hecho. Ya vamos por la tercera temporada y sigo disfrutando ver los casi treinta cortos antes de presentarlos y siento que cada día los presento un poquito mejor (había arrancado muy tenso).

Sos un actor muy elogiado por los trabajos que hiciste, ¿recibís los mismos comentarios por este programa?
Gracias. El programa gusta mucho. A mí al principio me criticaron bastante. Mi hermano me preguntó si hacía mucho frio en el estudio, porque yo estaba todo duro frente a la cámara. No es cosa tan fácil que te pongan una cámara y decir cosas. Y encima salir simpático y relajado. Pero creo que en la segunda y en la tercera temporada se me ve un poco mejor. Yo igual no me veo porque lo único que quiero es ver los cortos y como lo hago antes de presentarlos no paso por el feo momento de mirarme.

¿Cómo te llevás con la conducción, dado que lo tuyo es más bien la actuación en realidad?, ¿Al conducir sos vos mismo o también actuás un poco?
No, no actúo para nada al conducir. Se vería como algo muy falso. Inclusive si no estoy de acuerdo con algo escrito en relación a un corto buscamos la manera de decir algo en lo que yo crea. Justamente para no tener que mentirle a nadie. Trato de estar lo más relajado posible y no moverme demasiado. Igual hay un clima tan relajado al hacerlo, que las condiciones ayudan.

¿Cómo es trabajar con Mariano Hueter?
Mariano es un adicto al trabajo. Un joven prolífico que no para de filmar ni pensar proyectos un minuto y estoy seguro que le va a ir muy bien. Nos gusta mucho el cine, así que disfrutamos mucho mientras trabajamos porque las charlas derivan en tal o cual película y en que este corto nos gustó por tal o cual cosa. Todavía no entiendo muy bien por qué quiso co-conducir el programa conmigo pero me parece que es parte de su osado y curioso ser. Además le quedaban muy bien las remeras de colores que se puso. Supongo que seguiremos teniendo proyectos juntos.

¿En qué te influyó trabajar en Ficciones Cortas?, ¿qué te dejó y qué te llevás de cada programa?
Pude conocer muchos realizadores. Acercarme. Decirles que sus trabajos me habían gustado. Pude descubrir en muy poco tiempo una inmensa diversidad de estilos. Y de todos rescatar algo. Descubrir qué me interesa a mí como actor y ojalá como futuro director. Disfruté viendo lo que yo consideré mejor y más conmovedor y también lo que no me interesaba tanto. Lo disfruto un montón. Tanto que lo seguiría haciendo hasta ser viejito.

¿Tenés en mente algún otro proyecto para hacer?
Por suerte estoy con muchas cosas. Tengo próximamente un viaje a Francia con una obra de teatro que estrenamos acá en el San Martin. Se llama Sallinger y es de Bernard Marie Koltes. Filmé una película llamada Habi, la extranjera, con dirección de Florencia Álvarez y producción de Lita Stantic. Fue un hermoso proyecto. Hice un personaje en Babylon que es una serie muy linda de Gastón Portal que ya está al aire. Yo aparezco en noviembre. La pasé genial y tuve grandes compañeros, grandes actores como Norman Briski, Luis Luque o Santiago Pedrero. Participé en un capítulo de 23 pares de Albertina Carri. Estoy con ganas de filmar un corto, dirigirlo. Y muy probablemente a mí vuelta de Francia ensaye una obra de teatro que me gusta mucho para estrenar en enero. Y ni hablar de ser siempre buen padre y buen marido.

¿Qué balance personal hacés desde que arrancaste en Magazine For Fai de muy chico hasta hoy?
Muy positivo. Puedo sacar como conclusión que realmente disfruto mucho de este trabajo. Que tengo ganas de investigar desde distintos puntos de vista como la escritura y la dirección. Que dentro de todo siempre elegí bien y las veces que necesitaba trabajar y lo hice en cosas que no eran tanto de mi agrado, igual me dejaron grandes aprendizajes. Si uno pone el interés o el deseo en cosas interesantes, esas cosas terminan apareciendo. Que es una profesión complicada cuando no hay trabajo porque uno adora tanto actuar, que si no puede hacerlo es desesperante, por lo tanto siempre hay que conocer textos y directores que tengan ganas de hacer cosas cuando se encuentren en la misma situación que uno. Que hay gente de lo más buena e interesante que tiene ganas de enseñar y charlar y que me muero de ganas de trabajar con muchísima gente con la que todavía no trabajé y espero el momento de hacerlo.

Comentarios