Juan Pablo Russo
30/09/2012 18:49

El director Daniel Rosenfeld y la actriz Eugenia Capizzano se propusieron llevar adelante la primera adaptación cinematográfica de un texto de la autora Silvina Ocampo, con el doble desafío de dirigirla y protagonizarla, respectivamente.  Así surgió esta versión de Cornelia frente al espejo (2012), una historia en la que el cine y la literatura se combinan al servicio del espectador y el lector.

Cornelia frente al espejo

(2012)

“El desafió era no perder la poética de la autora transformando sus diálogos en un guion convencional de cine, porque una característica del texto es que está estructurado a partir de sus diálogos”, dice el realizador en una charla con EscribiendoCine.

Una mujer que quiere morir y a su vez necesita ser salvada se enfrentará a sus propios fantasmas del pasado. Cornelia como la Alicia del país de las maravillas atravesará un estado en donde la certeza estará librada a la propia imaginación.

Cornelia frente al espejo es una obra surrealista, pero que también se acerca al misterio, que tiene que ver con el melodrama velado, con la agonía de un cisne que muere, y con las digresiones, tan características en la obra de Silvina Ocampo, y que a mí me hacen pensar en Las mil y una noches, agrega Rosenfeld mientras saborea un sándwich en el lobby de un hotel de la zona de Retiro que está apoyando el lanzamiento del film.

Con una voz tenue y pausada Eugenia Capizzano cuenta que mientras leía la obra sentía que tenía que hacer algo con ella y que como escribirla no podía (por que ya estaba escrita y no podría nunca hacer algo tan mágico y bello) se propuso actuarla, “Para eso soy actriz”, dice. Fue así que le acercó el cuento a Daniel Rosenfeld y juntos se pusieron a trabajar en la transposición cinematográfica. “No podía creer lo que tenía en mis manos, era algo maravilloso, de una poesía increíble”, confiesa la actriz que ya había trabajado junto a Rosenfeld en el guion de La quimera de los héroes (2003).

Además de Eugenia Capizzano, Cornelia frente al espejo está protagonizada por Leonardo Sbaraglia, Rafael Spregelburd y Eugenia Alonso, ésta última con un parecido calcado al de la protagonista. “Es sorprendente lo parecidas que somos -dice Capizzano-, si bien fue buscado tener un parecido a medida que el tiempo pasaba nos íbamos dando cuenta que teníamos rasgos idénticos, además Eugenia Alonso es una gran actriz y maravillosa persona”.

El film mantiene los diálogos que Silvina Ocampo escribió para el cuento original, resultando imposible que haya lugar para la improvisación. “Antes de filmar ensayamos mucho, no había lugar para la improvisación porque los diálogos eran textuales, el desafío era que a pesar de no ser coloquiales resultaran verosímiles. La película se filmó en once días, no seguidos pero sí fueron once jornadas de filmación donde los textos estaban súper ensayados y no había lugar para ningún tipo de improvisación”, revela el director mientras producto del azar o del fantasma de Silvina Ocampo se escucha por los parlantes del hotel El lago de los cisnes.

Rosenfeld viene de de realizar los documentales La quimera de los héroes y Saluzzi, ensayo para bandoneón y tres hermanos (2000), pero ya había experimentado en la ficción dirigiendo algunos cortos por lo que sostiene que no tuvo dudas a la hora de meterse con este proyecto tan complejo.

La música original de Cornelia frente al espejo fue creada por Jorge Arriagada (compositor en numerosos films de Raúl Ruiz, Olivier Assayas y Barbet Schroeder) y cuenta con la dirección de fotografía es de Matías Mesa, habitual colaborador de Gus Van Sant; y si bien no tendrá un lanzamiento masivo tanto el director como la actriz aspiran a que la película pueda ser vista en el cine que para eso se hizo. “Queremos llegar a la mayor cantidad de gente posible, queremos que puedan verla tanto cinéfilos como amantes de la literatura y por supuesto de la obra de Silvina Ocampo. Es una película que está hecha para que se vea en los cines”, dicen para finalizar.

Comentarios