Ximena Brennan
20/09/2012 14:01

Ley Primera (La leyenda del Gran Chaman) es la película que el director argentino Diego Rafecas está pre-produciendo junto a su productora Zazen, protagonizado por actores de Hollywood. En una charla exclusiva con EscribiendoCine, Rafecas nos cuenta sobre este proyecto que se rodará en Buenos Aires, Chaco, Los Ángeles y Nueva York y de cómo se convive con las críticas en un medio tan hostíl.

Ley Primera (La leyenda del Gran Chaman)

(2017)

Ley Primera (La leyenda del Gran Chaman) habla sobre la legalidad y legitimidad de las tierras fiscales ocupadas por aborígenes, ¿cómo te interesaste en este tema para llevarlo al cine?
Sí, escribí el guión después de Un Buda (2005). En el 2006, hice tres películas en medio. Nunca había podido acceder a un presupuesto de esta dimensión. Cuando Norma Aleandro era presidenta de la Academia, me llamó después de ver Un Buda y me invitó a su casa a tomar un té; yo aproveché y le llevé este guión, y después de leerlo me dijo “Esto lo tenés que filmar con Hollywood”. Al principio no entendí bien. “¿Por el presupuesto?”, le pregunté y me dijo que sí, que necesitaba más experiencia para darle la máxima potencialidad al guión. Yo asentí de buen agrado aunque no entendía bien que me decía. Finalmente, sin pensarlo se dio lo que dijo, y hoy entiendo a qué se refería.

La película cuenta con la participación de figuras de Hollywood como Armand Assante y Pierce Brosnan, ¿de que manera llegaste a ellos?
Fueron las propuestas de los productores americanos Eric Basset y Michael Tardos. Pasamos por Harvey Keitel, Christopher Walken, y terminamos en ellos dos por recomendación de ellos, por  afinidad con el guión y por tiempos.

Contanos un poco sobre el desafío para vos como director y para los actores de rodar en Qom, el idioma del pueblo Toba.
Soy muy amigo de Charo Bogarin, la cantante de Tonolec junto a Diego Perz. Ella me ayudó mucho a entrar en las comunidades; también, cuando el gobernador Jorge Capitanich era senador, me dio ideas buenísimas y me presentó a caciques Qom excepcionales. Estuve seis meses en el Chaco con algunos asistentes y hoy no lo siento como una complicación, al contrario, le dará un color autentico a la película. Y, además, tendremos un coach para la película.

Elegiste como uno de los escenarios el impenetrable chaqueño. ¿Te costó conseguir el apoyo allí?, ¿cómo fue el proceso
Si me preguntas por el apoyo de la provincia, sí, desde el 2007 vengo con Jorge Capitanich trabajando en el guión y tomando data muy útil para él. No tengo bandera política, pero he visto el cambio de la provincia desde el 2006 a hoy, y es de un nivel de evolución exponencial. La cantidad de industrias que se han radicado y las cadenas de valor agregado a las materias primas del Chaco son increíbles, ejemplares. Y, repito, no soy peronista, ni mucho menos, soy del que haga bien las cosas. Me importa el fútbol bien jugado, no los colores de los equipos.

La mayoría de las veces elegís a los mismos actores para tus películas, como por ejemplo, Norma Aleandro, Romina Richi y Juan Palomino, entre otros. Se nota que admirás su trabajo. Contanos cómo es trabajar con ellos.
No es tan así. Con Carolina Fal trabajé sólo en Un Buda y nunca tuve otro personaje para ella. Con Julieta Cardinali, con Nacha Guevara, con Daniel Fanego, con Valentina Bassi, etc etc, con muchos trabajaría perennemente. A veces, por supuesto, los amigos pesan en la balanza, por comodidad y por la vida misma; es mejor entre amigos si funciona. En el caso de Norma Aleandro, en Paco (2009), fue una maravilla, aprendí tanto sin que ella se diera cuenta, su humildad y su disciplina, su generosidad, pero lo que más me interesa es el nivel de verdad a la hora de actuar y decir las cosas. Es una persona que sabe como ser. La mayoría de la gente no sabe como ser, mira al de al lado, ríe cuando se ríen, aplaude cuando aplauden. Pocos miran dentro suyo y construyen una raíz genuina.

¿Y cómo fue trabajar con divas como Moria Casán, Nacha Guevara y Enrique Pinti en Cruzadas?
Un placer. No sabía que habían discutido mediáticamente, fueron muy generosas, totalmente opuesto a lo que se pueda pensar, fue muy tranquilo y profesional. Por supuesto, cada uno con su estilo, Nacha Guevara obsesionada por su personaje, Moria Casán sin leer el guión y Enrique Pinti fue el sol del set, tenía cuatro horas de make up y nunca se escucho una queja, un malhumor, ama hacer cine. Las chicas de FX, cuando termino el rodaje, lloraban porque no iban a verlo más.

Paco y Rodney se comercializarán en Estados Unidos. Contanos sobre cómo te animaste a esta iniciativa.
No es que yo me haya animado, sucedió solo. El Festival de Valladolid fue el puntapié inicial de mi contacto con Hollywood. Acá no le dan mucha importancia, pero creo que es uno de los festivales más importantes de cine de autor. De hecho, en la sección oficial, estaban Steven Soderbergh, Theo Angelopoulos, Goran Paskaljevic; y abrió el festival Ken Loach. Nosotros llamamos la atención cuando en Variety nos pusieron excelente y nos dieron como ganadores del premio máximo. Ahí comenzó mi relación con los estudios y productores de Hollywood, y Eric Basset fue el que me compró Paco y Rodney y hoy produce, finalmente, Ley Primera (La leyenda del Gran Chaman). No menos genial es que el Indio Solari haya dicho públicamente que le había gustado mucho Rodney, que le había parecido muy buena y que la haya contado al aire; que el Indio diga eso públicamente me satisface mucho mas que todo Hollywood, es como Gardel o el Diego.

Este año dictaste varios cursos sobre cómo actuar en cámara, ¿cómo fue esta experiencia y cómo surgió la idea de dar clases?
Después de Paco, se juntaron cientos de mails, pedidos y preguntas sobre si daba clases, si entrenaba actores; creo que tiene que ver con que soy actor y pongo el foco en la actuación en mis películas. Un día Noe, una asistente que quiero mucho, me propuso hacerlo y lo hicimos. Salió genial y me encontré riéndome, dando todo de mí, ayudando. Uno es feliz cuando sus dotes y cualidades se sitúan donde pueden servir mejor a los demás. Y hoy hace cuatro años que doy seminarios, cuando no filmo.

¿Cómo convivís con las críticas a tus películas?
A veces es un gran dolor que entre argentinos se desprecie tanto, como lo hace muchas veces, la crítica con el cine local. Hoy me encuentro trabajando en mi quinto largo, en co-produccion con Hollywood y con productores de cine de arte, de autor -es la misma gente que produce a Werner Herzog, Alex Cox y David Lynch-. Haber sido elegido por ellos es no sólo un gran honor y una alegría indescriptible; lo mas importante es esta suerte de certificación de que mi trabajo es arte cinematográfico de calidad, un sello en mi interior que termina una discusión, cierra una herida grande y abre las puertas a una dimensión de otro nivel de desafíos. Por supuesto, no es generalizador y hay mucha gente que critica honestamente, pero en toda la historia siempre sucedió que “aquellos que fueron vistos bailando fueron juzgados insanos por aquellos que no podían escuchar la música” (Friedrich Nietzsche).

Comentarios