Juan Pablo Russo
02/05/2012 15:10

Los Pibes del Puente (2011) es una de las nuevas ficciones generadas por el INCAA que desde el miércoles 2 de mayo a las 22.30 hs puede verse por la TV Pública. Protagonizada por Nahuel Viale, Guadalupe Docampo, Nicolás Condito, Matías Marmorato y Mónica Lairana, entre otros, marca el debut en la dirección de Patricio Salinas Salazar, quien en exclusiva habló con EscribiendoCine.

Cóntanos como se origina el proyecto
La idea surge de un montón de sensaciones, de imágenes de la ciudad, soy una persona que recorre mucho la ciudad, me gusta mucho andar en subte y recorrer en bicicleta. Fue ahí, en el subte donde me surgió la incertidumbre de estos pibes que recorrían los subtes y trenes y preguntas de dónde venían, hacia dónde iban, con quién se juntaban, que buscaban, y el porqué de su invisibilidad en la sociedad. A veces los seguía o me hacia amigo de ellos. Mientras me contaban o imaginaba su historia, recuerdo que me emocionaba mucho con las historias que yo mismo me inventaba. Conocí a un niño de aproximadamente 7 años que me contó que su madre había desaparecido y que tenia una enfermedad que se llamaba Sida, entonces me di cuenta que era mucho mas potente y mucho mas fuerte, algo tenia que hacer con eso, no podía quedar así. Se convirtió en algo que no dejó de dar vueltas en mi cabeza, conciente e inconcientemente. Un día que me volvía de la facultad en bicicleta tuve una especie de “revelación”. En el puente de un tren había un mural, este decía “Los pibes del puente” y  en frente había una fábrica…

Entonces pensé en el puente como el lugar de los pibes y la fábrica como el pasaje para salir de la marginalidad, imaginando a personajes que realmente querían salir de ahí y estarían dispuestos a pagar el precio. Tenia que crear una banda. La idea de buscar en estos personajes algo lúdico y crudo, una búsqueda del Peter Pan y también de Romeo y Julieta, algo así como la búsqueda del cielo en el propio infierno

Fui ahí cuando armé en la serie un arco de transformación de trece capítulos en cual después convoqué a Celesta Casco y la achicamos a ocho capítulos. Sabía muy bien que estos personajes irían en busca del cielo en el mismo infierno.

¿Qué nos podés adelantar de la historia?
Bingo y Luciano son hermanos de la vida y encabezan una pandilla, un grupo de chicos de la calle con un áspero pasado que buscan sobrevivir día a día en la jungla de cemento. En ese intento cometen un grave error. Bingo se gana la confianza del Ruso, el narcotraficante más pesado de Buenos Aires, y junto a sus pibes terminan duplicando cocaína en una fábrica abandonada.

Por otra parte está Yessy, la hija del Ruso, inmersa en la melancolía por la dudosa muerte de su madre, que conoce a Luciano, del cual se enamora profundamente, y se hace amiga del resto de los pibes encontrando su lugar en el mundo.

Reirán, tendrán miedo, se enamoran, sufrirán y lloraran. Estos pibes Irán en la búsqueda del cielo al mismo infierno…

¿Se basaron en hechos reales o es puramente una ficción?
Cuando comencé construir esta historia, empecé a interactuar con niños de la calle quienes siempre tenían historias particulares para compartir conmigo. Si bien Los Pibes del Puente son ficticios tiene mucho de la historia de estos pibes, su pasado está construido a través de estos chicos que podemos ver en el cotidiano porteño. Una de las historia que escuche y que mas me marco fue la de Chuqui; un día me puse a conversar con un pibe de unos 14 años y me contó que había escapado de su tío que lo cuidaba. Él lo golpeaba después de la muerte de su madre de VIH. A este pibe auque traté de volverlo a encontrar nunca mas lo volví a ver. Recuerdo que era un pibe muy inteligente, con mucha sabiduría que había tenido que aprender rápido el vivir en la calle y aún así no dejaba de reír. Esto para mi fue una enseñanza.

Con Los Pibes del Puente quisimos recordar que pese a toda la fiereza que ellos tienen para sobrevivir a la calle, hay niños y niñas que luchan por la felicidad.

La serie  tiene una estética muy cinematográfica, ¿cómo la trabajaron desde lo visual?
El formato, léase propuesta estética, esta muy ligada a la historia. La cámara es un personaje más, es un voyeurista que esta presente y reacciona ante las situaciones. El estilo de cámara está acompañada con un estilo de montaje duro, que no quiere ser transparente. Es una historia dura que tiene que ser contada ásperamente. Pensar un formato en función del guión es un trabajo muy interesante ya  que se trata de un trabajo de composición en el cual cada elemento (tipo de luz, cámara, estilo de edición, paleta de colores) funciona orgánicamente uno con el otro. 

La mayoría del elenco está compuesto por jóvenes actores. ¿Cómo se fueron sumando y de que manera trabajaron los personajes para no caer en el estereotipo?
Fue un trabajo difícil, tenia muy claro que quería alejarme del cliché. En su psicología sabia que no quería personajes lastimosos, quería personajes emocionales, con fuerza, dulces, románticos, conmovedores, una banda. Que de alguno de ellos te enamorarás y que de otros tuvieras miedo. Fue un trabajo intenso de psicología de personajes, para que cada uno tuviera un poder o una cualidad en la cual juntos se complementarán.

Trabajamos con un grupo heterogéneo de actores, todos talentosos, pero de diferentes corrientes y formaciones,  que tuvieron la posibilidad de componer y ensayar sus escenas y personajes, potenciando y transformando las características de cada personaje. Esto hace que el ritmo de la serie no sea monótono y que la intensidad narrativa que caracteriza a la serie se potencie.

¿La TDA hoy es una opción para aquellos cineastas que no pueden concretar su proyecto cinematográfico y ven en la TV una alternativa más para filmar sin perder la calidad?
Me parece que es algo nuevo  que va a llegar lejos, compartiendo lo que dice Robert Mckee.  Este es nuevo formato que va  revolucionar ya que los realizadores están cansados de esperar para hacer cine.

Comentarios