Juan Pablo Russo
18/03/2012 22:28

Maximiliano Gutiérrez (Director y guionista) junto a Diego Villanueva, Claudio Corbelli y José Paquez (Productores) estuvieron durante la 8 Edición Pantalla Pinamar presentando El vagoneta en el mundo del cine (2010), film que nace a partir del éxito de una serie web y que se estrena esta semana en los cines argentinos. Una oportunidad para charlar sobre las “relaciones carnales” entre dos medios con más semejanzas que diferencias.

El vagoneta en el mundo del cine

(2010)

¿El Vagoneta nace como película y ante la imposibilidad de llevarla al cine se convierte en una web serie?
En realidad fue concebida como una web serie. A nosotros nos venía interesando internet como el medio masivo al que queríamos apuntar.

¿La película qué relación tiene con la serie web?
Es una ilación directa. Es un nuevo mundo con los  mismos personajes cinco años después. De todas formas es un módulo independiente. Lo que salió en la web se puede ver como un backstory  si se quiere, pero la película funciona de forma independiente.  

¿Cómo hicieron para trabajar el lenguaje cinematográfico viniendo de un producto pensado para Internet?
Convengamos que hay una ampliación en el campo cultural y eso tiene que ver no solamente con los lenguajes sino con los esquemas y objetivos de cada uno. Hoy Internet es el medio más masivo de todos. La decisión de seguir usando el mismo lenguaje en el cine fue tratar de respetar ese esquema receptivo que pudimos testear a través de la miniserie. Veíamos que eran de fácil comprensión y aceptación en el público. Lo que más nos motivó a mantener el lenguaje fue la aceptación inmediata del público que la veía. Fue mucho más fácil diagramar la trama a partir de la devolución de la gente.

Se podría decir que es un producto hecho a medida del público que lo va viendo.
La va haciendo junto con nosotros. Hay cosas dentro de la historia que tienen una relación directa con una devolución espontánea  del público. A eso nosotros tenemos acceso porque es una devolución que hace el internauta a partir de que lo ve y a partir de eso fuimos configurando una trama sabiendo que era lo que más les gustaba. La manera de adaptarlo fue respetar el lenguaje y el gusto y la preferencia  de la persona que lo veía.

¿Van a apostar a llevar al cine a un público internauta que normalmente no es adepto a ver películas en el cine?
No es obra de la casualidad haber hecho cine, entendemos como lenguaje que Internet es un producto que sirve para dos cosas: transformarlo como algo cinematográfico pero también para vender esta película. Nosotros apostamos al tema de la promoción. “Todos terminamos una película pero después nadie puede promocionarla porque nos quedamos sin plata”. De esta manera lo que estamos haciendo son alianzas con los grandes sitios para la comercialización de esta película. Que guste es un tema de cada uno. Creemos que es buena y que el lenguaje no es sólo de Internet. Es una película en donde pareciera que el espectador no puede aburrirse. El gusto sí tiene que ver con cada uno, lo que intentamos es que la gente diga esto es cine. Es una experiencia, no de ganar dinero sino de ver si se puede promocionar una película como esta  también por internet.

La película cuenta con un montón de cameos de muchos actores que muchas veces son difíciles de conseguir. ¿Cómo los convencieron para sumarse al proyecto?
Porque  creen en el producto. No les da vergüenza y quieren jugarse por este producto. Tanto Guillermo Francella, Gabriel Goity, Gastón Pauls como las chicas que trabajan creen en lo mismo que nosotros. Lo hicieron para ver qué pasa con esto. Vamos a poner nuestro nombre, nuestra imagen, nuestro cuerpo para ver qué pasa con esto que es un producto que tiene que funcionar.

¿Ven a Internet como un medio para poder conquistar otros ámbitos restringidos para unos pocos?
Lo que tiene la película de interesante es que es para todos. Está pensada desde ahí. Internet es un medio que permitió el ingreso a lo audiovisual y también creó un espacio para poder expresar nuevas formas, nuevos lenguajes, nuevas ideas en un lugar donde cada vez se puede mostrar menos. No es que pasa acá pasa en el mundo que cada vez hay menos espacios para mostrar. Internet vino a decirnos que acá las cosas tienen que cambiar un poco.  No pueden ser siempre los mismos. No hay lugar para gente nueva.  No hay lugar para nuevas ideas. No hay lugar para nuevos actores.  Esto también es importante destacarlo porque más allá de los cameos la película tiene grandes actuaciones.

Se va a poder ver por Internet en un futuro
Claro que sí.

Comentarios