Cynthia García Calvo
16/03/2011 20:53

Cinco años han pasado desde que el argentino Ariel Winograd presentara su opera prima Cara de queso (2006) un viaje noventoso al interior de un country judío para radiografiar a un grupo de preadolescentes. Ahora, el realizador salta generaciones para centrarse en el casamiento mixto (judío-católico) de una joven pareja en Mi primera boda (2011), comedia que comenzó a rodar el lunes contando con un elenco de comediantes de primer nivel encabezado por los uruguayos Natalia Oreiro y Daniel Hendler. "La idea es que sea una comedia popular, pero eso no significa que sea algo malo. Todo lo contrario", aseguró el realizador a Noticine.com

Mi primera boda

(2011)

En su primera película, Cara de queso, retrata el mundo de los pre-adolescentes. En Mi primera boda pega un salto generacional y habla de una pareja joven a punto de casarse. ¿Cómo se da ese paso?
La verdad que sobre todas las cosas, el paso es querer contar una historia, y el paso del tiempo que a uno en la cabeza le sostiene decir cuál es la historia que quiero contar. Entre Cara de queso y Mi primera boda hubo otros guiones, hubo un guión que se iba a hacer y al final no se hizo...Y creo que lo que prevalece, por lo menos para un director de qué historia querer contar, es si todos los días se levanta a la mañana y dice: 'Esta es la historia que quiero seguir contando'. Yo hice cuatro versiones de la película escrita, y llegamos a la conclusión de que uno puede dirigir, puede contar personajes pero que uno no es guionista. Y que hay que llamar a un guionista para hacer una buena película. Lo llamamos a Patricio Vega, y le dijimos: 'Tenemos este mundo. Queremos contar esta historia'. Y Patricio hizo una trama maravillosa que nos encantó.

¿Cómo se trabaja cuando la idea es de uno, y el guión pertenece a otro, más teniendo en cuenta que en la Argentina lo usual es que el director sea el guionista?
Está relacionado con esto de darse cuenta uno como director que la película que quiero contar y hacer, no la puedo escribir, que la tiene que escribir otra persona. Yo puedo contar el mundo, puedo conocer a los personajes. Yo estoy eternamente agradecido al trabajo de Patricio, para mí es uno de los mejores guionistas de la Argentina porque es un narrador de historias muy generoso a la hora de pensar un guión en una situación en la cual hay un director, que también en cierta manera conoce el mundo y conoce a los personajes. El personaje del novio es un poco yo, el personaje de la novia es un poco mi mujer. Los padres son mis padres. Los abuelos son mis abuelos. Y en el medio hay que hacer una trama y contar una historia que esté buena. Entonces era como que cada uno desde su terreno aportaba siempre respetando el lugar del otro.

El elenco está compuesto por probados comediantes, cada uno con un estilo ya desarrollado y particular. ¿Cómo piensa lidiar con ello para lograr que sigan tus directrices?
Hay un tema de selección de casting de por qué cada uno está haciendo ese papel. Los directores de casting y nosotros creemos que estos personajes están casteados, entonces es más fácil porque no es que le estamos pidiendo a un actor que haga otra cosa, sino que está tan pensado para ese personaje que el trabajo en ese sentido es generar un mismo tono para que no sea un delirio donde cada uno hace lo que sea. Además, todos están copados con el guión. Todos son actores a disposición mía. Estoy muy copado con todos. Todavía no puedo creer cómo se fue dando.

La película está centrada en un casamiento, que es mixto, ¿qué tan importante es este aspecto en la historia?
Tiene que ver con el lugar sutil de la caracterización de los personajes. Pero a diferencia de Cara de queso, que al ser una opera prima es como que uno quiere contar todo un mundo y su visión de todo, acá el desafío era hacer una comedia transparente.

Si bien no se quiere contar demasiado de la trama de la película, me gustaría que me cuente sobre el estilo de humor que tendrá.
Tiene el espíritu Muerte en un funeral, (Death a at Funeral, 2007) a nivel comedia inglesa que pasa todo en una sola localización, en un solo lugar, con muchos actores. Cuando estábamos escribiendo el guión fuimos a ver esa película y tuvimos que borrar dos escenas porque eran muy parecidas. Hay mucho humor negro pero no tiene esa cosa de Cara de queso, que es algo de las óperas primas, de llegar y patear. La intención es hacer una comedia donde la gente se cague de risa.

¿La ve como una comedia popular?
Ojalá que sí. La idea es que sea una comedia popular, pero eso no significa que sea algo malo. Todo lo contrario. La idea es hacer una película de recontra calidad, con los mejores técnicos, los mejores actores, con un excelente guión, para que la vea todo el mundo.

Comentarios