Juan Pablo Russo
25/10/2010 12:07

Te creís la más linda... (Pero erís la más puta) (2009) fue un suceso cinematográfico en Chile y desde hace un mes se puede ver en el circuito alternativo de Argentina. Ché Sandoval estuvo en el país para realizar la campaña promocional del film y aprovechamos la ocasión para hablar con él. “La rodé en nueve días con u$s 3000, se hizo y quedó bien.”

Te creís la más linda...(Pero erís la más puta)

(2009)

¿Esperabas de entrada la repercusión que generó la película?
Cuando la hice no tenía ninguna pretensión y poco a poco fue agarrando vuelo en los festivales y Work in Progress. De a poco me fui dando cuenta de lo que había hecho. Cuando la filme era un ejercicio que hacía con mis amigos.

¿Cuánto tiempo llevó rodarla?
La rodé en nueve días con u$s 3000 para el rodaje, se hizo y quedó bien. Ahora se puede hacer una película barata, algo que antes hubiera sido imposible.

¿Cómo nació la idea para Te creís la más linda (pero erís la más puta)?
Son muchas cosas que se unen. Como buen novato quería meter todo en una sola película y de a poco lo fui integrando. Antes había hecho cuatro cortos con un mismo personaje muy similar y que tenía mucho que ver conmigo. A este personaje lo quise instalar en la película ya que la modalidad del personaje era el mismo. Por otra parte yo de chico vivía en las afueras de Santiago y volvía a dedo siempre. Durante cuatro años mi vida fue así y siempre me pasaron cosas absurdas en la noche y un poco quería agarrar ese estado de ánimo, no es que me pasaron las mismas cosas del personaje pero sí el estado de ánimo.

¿Los actores como se suman al proyecto?
Los dos actores protagónicos son amigos míos, no son actores profesionales. Ahí si yo puedo apuntar con el dedo como cada uno refleja a una persona determinada. Ahí ya hay un robo extremo de la vida que resumí en un relato.

La película sucede en una noche ¿Qué fue lo que te llevó a narrarla casi en tiempo real?
Tenía muchas ganas de hacer una película sin elipsis de tiempo tan grande y que fuera más en tiempo real. Mi idea, y fue algo que termino lográndose, era que el espectador tenga la sensación de que lo que está viendo no sucede en una pantalla sino en la calle. Me interesaba que el espectador viera la película y crea que puede estar sucediendo en la esquina de su casa.

¿Por qué decidiste trabajar con actores no profesionales?
Para lograr ese realismo necesitaba que no hubiera actores conocidos de la tele. Un rostro te vota esa magia, entonces opté por rostros puros y nuevos de amigos y también por una búsqueda que estaba teniendo del habla, que quería que fuera muy naturalista.

¿Cómo fue el estreno en Chile, más allá de la repercusión que tenía del paso por los festivales?
En Chile le fue muy bien a la peli ya que con una sola copia metimos casi 10.000 espectadores. Salimos en DVD, sin multisala ni nada y estuvimos cinco meses en cartelera. Fue realmente un hit.

¿Cuándo te empezó a ir también nunca tuviste el deseo de ampliarla a 35 mm y apuntar a que fuera más masiva?
Cuando decidimos ir al alternativo nos la pidieron en exclusividad garantizándonos un tiempo seguro en cartel más allá del éxito. En un momento pensé en ampliarla, pero creo que ese no era el espíritu de la película, la actitud era también se puede por acá. Me acuerdo que estrenamos el mismo día que Iron Man 2 y en los diarios la nota grande era sobre nuestra peli.

¿Es decir que en cierto modo la película fue apoyada en Chile, más allá de su demasiado independencia?
Sí, hubo mucho apoyo de parte de los medios, en Chile se sintió muy refrescante la película y eso que el medio es muy chico y yo no conocía a nadie. Creo que se nota la falta de pretensión de la película y eso cayó muy bien. Más allá de que si tiene fallas técnicas o no es un producto honesto, para nada pretencioso, ni intelectual ni estéticamente. También nos pasó que  se sumaron desde los blog juveniles de internet hasta la crítica especializada. Transversalmente hubo mucho agrado por la película, más allá de haber algunos desertores.

¿No es común ver este tipo de cine en Chile?
Me dio la sensación, y esto puede resultar pedante, de que era una película necesaria para Chile. Con La nana (Sebastián Silva, 2008) había pasado algo similar pero en más grandes proporciones, era una película que podía festivalear y que también podía ser más o menos comercial y este es un tema que está muy dividido en Chile. 

¿Despúes de Te creís la más linda… como sigue la vida de Ché Sandoval?
Ahora estoy por hacer mi segunda película que toma un personaje secundario de la primera y cuenta la misma noche, no se cruzan las pelis pero es la misma idea.

Comentarios