Ezequiel Obregón
14/09/2010 17:51

Juan José Jusid, realizador de Asesinato en el Senado de la Nación (1988), Made in Argentina (1987) y Un argentino en Nueva York (1998), entre otras, habló sobre Mis días con Gloria (2009), film en el que dirigió al ícono sexual argentino: Isabel “Coca” Sarli y a su hija Isabelita.

Mis días con Gloria

(2009)
6.0

“El regreso de Isabel está dentro de la estructura de un policial negro, a partir de la propuesta de guionistas que trabajaron con una intención de la Provincia de San Luis de hacer un homenaje. Yo fui convocado cuando ella ya estaba en el proyecto. Me subí a bordo sabiendo en donde estaba metido” dijo sobre Mis días con Gloria. Luego de haber regresado al cine de la mano de Jorge Polaco, la “Coca” asumió un rol sumamente autorreferencial, el de una diva de antaño que está obsesionada con su pasado. Sobre la leyenda (la de la actriz, no la del personaje) se refirió Jusid: “Yo participé de la leyenda. Hace muchísimos años me enteré de que se estaba por estrenar una película con la Coca Sarli. La vi llegar en una limusina con Armando Bo, ambos fueron ovacionados. Cuando leí el libro de esta propuesta, fue como una historia que se empezaba a cerrar.” 

El film tiene varias secuencias que recurren a la filmografía de la diva, y algunas imágenes fueron rescatadas por el director. “Se trata de un material que en general estaba hecho por Armando. Mi primera película fue Tute Cabrero (1968), que se estrenó en una sala chiquita de la calle Corrientes, el Lorca. Un día entra Armando Bo, saca una entrada y a la salida pide verme. Y me dio una serie de consejos, que me sorprendieron mucho, con mucho conocimiento del oficio. Yo me plegué a la idea de dedicarle la película, porque creo que de alguna manera fue el constructor de Isabel Sarli. Una dupla casi inseparable. Tuve acceso a muchas películas, y el criterio fue eminentemente estético. Como en Sunset Boulevard (Billy Wilder, 1950) la diva estaba viendo su material. La película transita todo el tiempo sobre las cosas pasadas, tanto al personaje de Gloria como el de Roberto Sánchez (el remisero que se hace compinche de la actriz, encarnado por Luis Luque). Las imágenes son una manera cinematográfica de testimoniar el pasado. Tienen una belleza descomunal.”

Sobre la particular inclusión en el film de Nicolás Repetto, también se explayó: “Esta fue una idea muy arriesgada que la tuve yo. Nico vino a mi casa para saber si yo estaba seguro de lo que iba a hacer. Me llamaron amigos para preguntarme si yo había enloquecido cuando se enteraron del casting. Yo había tenido la suerte de verlo en los primeros episodios de Poliladron, en donde componía a un comisario corrupto. Me pareció que era interesante su cara para un personaje que llega a niveles de perversión muy sutiles. Realmente se entregó al trabajo de forma notable.”

Finalmente, antes de que el encuentro culmine, el realizador destacó el apoyo de San Luis, productora del film: “Trabajamos en condiciones notables. Tenemos personajes corruptos que aparecen con los patrulleros de San Luis. Jamás nos pidieron el libro, algo que sí me pasó cuando hice Bajo Bandera (1997). En este caso jamás tuvimos problemas.”

Mis días con Gloria se estrena este jueves en las salas de Argentina.

Comentarios