Juan Pablo Russo
12/05/2010 12:02

Sabrina Farji tomó el tema del “robo de identidad” y construyó una película distinta, que de cierta manera funciona como una continuación de La historia oficial (Luis Puenzo, 1984), veinticinco años después y desde la mirada adulta de quienes en ese momento eran niños. Antes del estreno de Eva & Lola (2010) en Argentina, Sabrina Farji nos cuenta como fue el proceso de construcción de una de las películas más esperadas del año.

Eva & Lola

(2010)
8.0

¿Cómo surgió la idea para la realización de Eva & Lola?
Hice un video arte en 1992 que se llamo Algunas Mujeres sobre el primer caso de una restitución a una nena de 7 años. Ese video es hoy parte de la colección del MOMA en New York y ha sido muy premiado en su momento. Luego hice otros videos como Un espacio al olvido para la muestra de Marcelo Brodsky sobre los alumnos desaparecidos del Colegio Nacional Buenos Aires. Quiero decir que siempre me intereso la idea de encontrar la vuelta de hablar de la temática de la identidad, la memoria como artista. Dando clases de guion un día una alumna, hoy la coguionista del largometraje Eva & Lola, Victoria Grigera Dupuy me conto su particular mirada sobre hechos de su vida. Que en realidad es en los que esta basada la película. Victoria tiene una mirada muy desenfadada sobre su vida y lo que le ha tocado vivir. A m i me pareció que ese era un punto de vista original sobre temas que ya se habían transitado en el cine pero nunca desde ese lugar. Por eso me embarque en esta historia.

Si bien tu película es realista se deja de lado la solemnidad con que muchas veces se trata el tema y se lo muestra de manera más simplista ¿Creés que al ser así puede tener una mayor llegada y puede ayudar  a que aparezcan más nietos?
Ojala que la película pueda llegar a la mayor cantidad de gente y que se pueda vivir como algo natural aunque no lo es.

Vivir una restitución de identidad para mí es inimaginable. Sin embargo a través de la historia de Eva & Lola se vuelve más natural, más humano. Hasta universal te diría. Porque la película habla del presente y como ese presente puede repercutir en el futuro. No es pasado. La historia de los bebes robados durante la dictadura es presente y futuro hasta que se encuentre el ultimo de los nietos.

La película esta centrada en el personaje de Celeste Cid (Eva) que es más universal que el de Emme (Lola). Ya que lo que ella busca es el amor, crecer, fortalecer su identidad como individuo. Eso es algo que buscamos todos.

En cierta medida la historia, a mi parecer, funciona como una continuación de La historia oficial ¿Vos también lo ves así?
Absolutamente! Me gustó tanto esa película y me parece hermoso poder pensar que de alguna manera mi película le da la voz a esa nenita que terminaba cantando “En el país del no me acuerdo…”

La película transitó por varios nombres tentativos ¿Por qué finalmente fue Eva & Lola?
Porque Años Luz no lo pude usar por un tema de derechos de una obra pre existente. Luego Kabaret Delux era más estrafalaria y distante… Finalmente, le puse el nombre propio de las protagonistas que es lo más natural y “propio”. De alguna manera es la identidad también y es mas humano. Y todo eso es lo que destaco de película.

En esta película, si bien hay cuestiones estéticas que la identifican como tuya, hay una estructura narrativa mucho más lineal y narrativa que tu trabajo anterior. ¿Creés que es un cambio que la película necesitaba para poder transmitir lo que querías?
Cada película es una partida de ajedrez nueva. Los elementos, el tablero, las piezas, las reglas son las mismas pero son partidas distintas y requieren otros tiempos y estrategias.Puede ser que en lo estético se vea mi “mano” pero la estructura del guion siempre es funcional a la trama que se quiere contar y no esta separado de ella.

¿Qué fue lo que viste tanto en Celeste Cid como en Emme para confiarles estos personajes tan ricos que traspasan la pantalla?
Básicamente mucha fuerza y compromiso. También deseo. Es fundamental el deseo a la hora de armar una película. Ellas querían ser Eva & Lola y eso se ve y cada vez que veo la película reafirmo mi elección. Además tenian que poder cantar y bailar. Y algo muy importante: transmitir esa luz y vitalidad que necesitaba que tuvieran las protagonistas. Y algo obvio: la calidad de actrices que son las dos. Ambas viniendo de películas muy exitosas y haciendo trabajos importantes aceptaron hacer Eva & Lola de corazón!

 Para la película contaste con el apoyo de muchas instituciones y entidades que por ahí están alejadas un poco del cine ¿Cómo conseguiste que se interesaran en el material, aún no estando terminado?
Justamente por la mirada original y desenfadada necesitaba recurrir a los organismos que me merecen el máximo respeto como son Abuelas y la Comisión para la Memoria de la Secretaría de DDHH. Una vez que les di el guion para su lectura, ellos me dieron su apoyo porque entendieron el punto al que iba. Justamente creo que fue más sencillo encontrar este tipo de instituciones que coproductores. Por suerte Aleph Media decidió sumarse mas por lo ideológico que por otra cosa. También la UNTREF y Caras y Caretas. Mas ligados al pensamiento y la formación que otra cosa. Y eso no es casual y me enorgullece.

¿Te costó trabajo poder estrenar una película de estas características?
Si. Me costo trabajo hacer comprender la propuesta y que era una película distinta. Una película pensada para emocionar e identificarse. También en este caso encontré buen eco en la figura de Pascual Condito que me abrió los brazos y “quería” tener la película.

Cambiando de tema, hiciste uno de los cortos de 25 miradas, la película del Bicentenario, ¿Contános de que va ese trabajo?
Es un proyecto del cual me enorgullece ser parte porque soy una mas de un equipo de realizadores todos muy personales y que admiro mucho. Es para agradecer la oportunidad que nos dio la Secretaria de Cultura de la Nación, la de tomar libremente el concepto de revisar estos 200 años de historia y hacer lo que más nos gusta hacer: cine.

Son 8 minutos que nos dieron a cada uno. En mi caso decidí trabajar con Elena Roger que hace de una especie de médium a la que le van surgiendo las voces de distintos personajes de la historia argentina. También canta estrofas del Himno Nacional Argentino. Hicimos una suerte de arqueología buscando partituras antiguas, arreglos y la letra de las estrofas que ya no se cantan más. El músico es Christian Basso que también hizo la banda de sonido de Eva & Lola. Un músico artista muy sensible y talentoso con el que me encantaría seguir trabajando.

Elena fue una revelación y tuve la suerte de que ella se pusiera en mis manos para su primer trabajo en cine. Estaba tan contenta cuanto se lo mostré que quería mostrárselo a toda su gente.

Para mi fue como un regalo que quería hacerle a mi país. Contar con la mejor cantante del momento, por eso se llama La voz también y repensando el himno nacional pero con una vuelta de tuerca. Es como una ensoñación pesadillesca, con reminiscencias de la Alicia de Tim Burton… que mezcla, no?

Comentarios