Juan Pablo Russo
08/04/2010 16:25

Durante los jueves de abril a las 21.00 hs en el Centro Cultural de la Cooperación se proyecta la ópera prima de Eloísa Tarruella, Gené, en escena. Entre los preparativos del estreno y los ensayos de Amorar, obra teatral que estrenará en los próximos días, la joven directora habló con EscribiendoCine acerca de su maestro Juan Carlos Gené y los motivos que la llevan a dedicarse al cine y al teatro.

Gené, en escena

(2010)

¿Por qué hacer un documental sobre Juan Carlos Gené?
En principio conocí a Gené a los 20 años (ahora tengo 27). Fui su alumna en sus clases de actuación y dirección. Siempre me maravilló la manera de transmitir y repensar el teatro. Él es un apasionado del teatro, su vida transcurre entre escenarios y bambalinas. Es una persona comprometida con el arte y con las personas. El documental genera un ida y vuelta entre sus clases de teatro y su trayectoria artística, que creo que es una manera de descubrir parte de su universo.

¿Qué es lo que se va a encontrar el público frente al documental?
El público se va a encontrar con un film sobre un hombre de teatro. Hay una frase que dijo Gené que lo define a la perfección: “Estoy tan hecho para el teatro que uno de mis defectos es pensar que la realidad sucede en el escenario y que todo lo demás es ficción”. El film está construido como un rompecabezas de su vida, que va y viene en el tiempo, entre sus clases magistrales y distintos sucesos que marcaron la vida artística de Gené, como el éxito televisivo Cosa Juzgada o su labor como creador y director del Grupo Actoral ’80 durante su exilio en Venezuela; su relación con Daniela Catz –actriz de la obra Todo verde y un árbol lila que trata sobre la familia de Daniela y Gené decidió convertirla en un hecho teatral-, su vínculo artístico y personal con su esposa Verónica Oddó, que según palabras de Gené, cambió su manera de transmitir el teatro.

¿Gené, en escena puede considerarse un documental para gente de teatro o también el público ajeno puede tener acceso a él sin quedarse fuera de ciertos códigos que por ahí le resultan impropios?
Creo que el documental principalmente atrae a las personas relacionadas con la cultura en general. Pero también pienso que el film es para distintos tipos de público. Si bien se abordan cuestiones puntuales del teatro, creo que el film no es encriptado. Trabajé mucho en el montaje con Matías Mirassou para que tuviera dinamismo en la forma narrativa y que la estructura no fuera lineal sino que se fuera construyendo a través de las distintas piezas de la vida de Gené.

¿El film focaliza en la obra o en la vida de Gené?
Gené, en escena focaliza tanto en la vida como en la obra de Gené ya que ambas están ligadas. Por ejemplo Verónica Oddó, que es su esposa, también es su compañera de trabajo. Hacen obra teatrales en conjunto, dictan talleres…su vida personal y artística está ligada al teatro. Por eso creo que no se pueden separar radicalmente.

Aparte de ser directora de cine también dirigís teatro. ¿Cómo conjugás ambas profesiones?
Creo que tanto el teatro como el cine siempre fueron parte de mi vida desde muy pequeña, mis padres me llevaron de la mano a conocer estos dos universos; y es por ello que siempre estoy unida a ambas.  Ahora confluyen dos estrenos: uno cinematográfico, Gené, en escena, y mi obra teatral Amorar.
El film es sobre teatro y curiosamente Amorar tiene dentro de su esquema teatral una estructura narrativa ligado a lo cinematográfico. Pienso que si bien el cine y el teatro son dos lenguajes distintos, también se nutren mutuamente. Mi forma de conjugarlas es seguir aprendiendo de las dos. También soy docente, dicto talleres de dirección de actores para cine y noto que el haber transitado estos dos caminos hizo que pudiera mezclarlos de manera creativa.

¿Dónde te sentís más cómoda, en el cine o en el teatro?
Casualmente el maestro Jorge Dubatti me realizó la misma pregunta. La realidad es que no puedo disociarlas. Me encanta explorar en los dos lugares. Con respecto al tema de la comodidad, pienso que siempre uno tiene inseguridades a la hora de comenzar un trabajo y que luego esas dudas se van disipando a medida que avanza el proceso creativo.
Lo que intento siempre es ensayar con los actores tanto en cine como en teatro, porque me parece fundamental. Es algo que disfruto muchísimo.

¿El documental fue realizado de forma independiente o contaste con algún tipo de apoyo o subsidio oficial?
El film fue realizado con el apoyo del Fondo Nacional de las Artes tras una beca obtenida en el 2008. Luego estuvimos trabajando durante más de dos años en el rodaje y el montaje que llevó su tiempo por la cantidad de material que tuvimos.

Estrenas por partida doble ya que  además del documental también debutás en la dirección teatral con Amorar   ¿Contanós un poco acerca de la obra?
Amorar – deconstrucción de un amor- nace de la inquietud por retratar una historia que habla de uno de los sentimientos más movilizadores: el amor. Lo que particularmente me interesó es indagar el punto de vista de cada uno de los personajes el de Julia (mi personaje) y el de Ulises (Julio Bambill). Por qué dos personas que se amaron, se recuerdan a la distancia de modos diferentes; cómo guardan cada uno de ellos sus momentos vividos en la memoria; por qué ambos reconstruyen un mismo acontecimiento de manera distinta; cómo es el modo de ser del recuerdo, son algunos de los interrogantes que se plantean. Amorar se estrena el 17 de abril los sábados a las 21hs en El Bardo Estudio-Teatro ubicado en Cochabamba 743 – San Telmo.  Les dejo el link para que vean el video-avance de la obra http://youtube.com/amorarteatro

¿Pensás seguir en la rama del cine documental o experimentar con la ficción?
Por el momento continúo con la ficción que es el área que más he transitado. En caso de que aparezca alguna idea o propuesta que me motive también volvería a realizar cine documental porque es una experiencia distinta que implica otros desafíos, y esto es parte de un crecimiento personal.

Comentarios