Emiliano Basile
09/01/2021 19:49

La miniserie de 7 episodios de media hora cada uno que estrenó Netflix es presentada y dirigida por Martin Scorsese pero, el alma y figura de esta aventura urbana es la escritora y comediante Fran Lebowitz, quien en modo grinch deambula las calles de la ciudad dando su punto de vista tan neurótico como divertido. 

Supongamos que Nueva York es una ciudad

(2021)

En el año 2010 HBO estrenó Public Speaking, un documental de Martin Scorsese sobre Lebowitz. Una suerte de antecedente inmediato de Supongamos que Nueva York es una ciudad (Pretend Its a City, 2021), debido a la preferencia de ambos por el bar Waverly Inn de Nueva York, la mirada generacional (ella tiene 70 y él 78) y el amor por la ciudad.

El humor ácido sobre los problemas políticos y culturales de la ciudad son el motor de este relato, narrado por la propia Lebowitz en sendas charlas al estilo Stand Up, ya sea en el bar, en el escenario de Times Square o en un programa de televisión. Scorsese es el interlocutor de Fran.

El estilo cómico se corre levemente de lado en los episodios posteriores, cuando la actividad under de la Nueva York de los setenta -cuando ambos eran jóvenes- generaba la semilla de los movimientos políticos culturales posteriores. La información rica y precisa en torno a esa movida cultural contextualiza la escena de la miniserie.

Entre las críticas y humoradas a la ciudad y el estilo de vida urbano (con el que cualquiera que viva en un ambiente urbano puede identificarse) aparece una profunda declaración de amor por Nueva York, asumiendo la mayor postura política de Fran y Martin: criticar para mejorar y hacer arte para transformar.

7.0

Comentarios