Juan Pablo Russo
21/11/2020 18:27

La ópera prima del realizador de series como Un año sin televisión o La Frecuencia Kirlian es todo un hallazgo. Política y periodismo se entrecruzan con el thriller y el terror en una obra innovadora que no solo rompe con los estereotipos del género sino también con algunos prejuicios, aproximándose a una estética que la vincula con el film noir.

Historia de lo oculto

(2020)

Un programa de TV, “60 minutos antes de la medianoche”, una mezcla de Tiempo Nuevo u Hora Clave con un conductor similar al emblemático José de Zer, es el más exitoso del momento pero será levantado del aire debido a una investigación que involucra al actual presidente de la República Argentina con hechos de corrupción. Es el último programa y el invitado Adrián Marcato revelará detalles que conectan al presidente Velasco con rituales satánicos y que serán determinantes para su continuidad en el poder. ¿Pero?

La trama, que está ambientada en unos años 80 surrealistas que nada tienen que ver con el pasado, muestra a la historia tal como la conocemos corrida de su eje, en donde las Malvinas fueron recuperadas y Andrea del Boca se convirtió en una estrella de Hollywood tras protagonizar El exorcista, pero a través de hechos que resultan imposibles no vincularlos con el pasado. Las similitudes con personajes como López Rega, Isabelita y sus brujerías o la censura periodística no suponen una mera casualidad sino más bien una relectura de la historia argentina reciente.

Cristian Ponce, que dirige, escribe y edita, dosifica la información que el espectador recibe (y también los personajes) a través de un relato que muestra y revela los hechos a medida que estos suceden, siendo una de las principales armas narrativas para generar el suspense y el efecto sorpresa deseado dentro de una historia que no da respiro.

Visualmente soberbia, Historia de lo oculto (2020), que se estrenó en Sitges, es sin dudas, un brillante ejercicio de estilo, una obra elegante gracias al empleo de un blanco y negro en 4:3 y la utilización de formatos y estilos arcaicos que por momentos recuerdan a series nacionales de la época como El pulpo negro del maestro Narciso Ibáñez Menta. El resultado es, claro, absolutamente excepcional.

9.0

Comentarios